cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
La Dama de Salm y la Llevadora de Espíritus
Fantasía |
09.05.07
  • 4
  • 11
  • 5259
Sinopsis

Según dicta el dogma, cuando la muerte llama a la puerta del mortal y éste se niega a dejar el mundo de los vivos, la eterna corriente de almas se fractura produciéndose ecos devastadores tanto en la Tierra como en el Cielo. Con fin de evitar trágicos augurios, la Llevadora de Espirítus, investida en el negro de su Orden, hizo entrar a la Dama de Salm en la habitación dónde yacía el moribundo.

- Pese a que apenas tiene las fuerzas suficientes para respirar, nos ha sido imposible quitarle ese trapo viejo al cuál se aferra con la misma obstinación que a la vida – Indicó la córvida mujer, con desenfado, mientras se acercaban al lecho del agonizante.
Probablemente sabía que ese pañuelo pertenecía a la noble, pero en su tono no hubo ningún tipo de consideración hacia los sentimientos que esta pudiera guardar, sin embargo la Dama de Salm no dio muestras de ofensa. Era conocido por todos que, las Llevadoras de Espíritus, acostumbradas a tratar con los muertos, habían perdido la capacidad para socializar con los que aún no estaban próximos a su último suspiro. Aunque en este caso había algo más en su tortuosa cadencia: indignación, impotencia, asombro…
A pesar de que la noble era experta tanto en la hipocresía como en los matices del lenguaje corporal, no supo discernir a que se debían tales emociones

Sir Aeron, el caballero de plata, yacía sobre una pulcra camilla, aunque los vendajes delataban que seguía perdiendo sangre. Sus ojos, carentes de percepción, parecían de cristal y el cuerpo antaño fornido, aparecía débil, huesudo, consumido.
La Dama de Salm había navegado, en secreto, por cada uno de sus rasgos, surcado todos los recovecos de su cuerpo y sin embargo, en tales circunstancias, solo supo reconocerlo por sus cicatrices. Cada una de ellas representaba un combate, una guerra.
No pestañeó, era una noble y no debía mostrar flaqueza pero aquella imagen le quedaría grabada en lo mas profundo de su ser. Sir Aeron, a pesar de todo era mortal, y como tal, la última de todas sus batallas la libraba consigo mismo.

- Y bien… ¿Que es lo que queréis de mi? – Preguntó a la Llevadora de Espíritus en un tono demasiado gélido: Sobreactuaba.
- Es Sir Aeron. No se marcha y ya es tarde para que se quede – Replicó ésta sin que el detalle le pasara por alto - En sus sueños repite una y otra vez vuestro nombre. Por eso os he traído aquí, tal vez vos podáis convencerlo, liberarlo de su carga.
- Y dando por supuesto que así fuera, que es mi influjo el que le impide descansar tranquilo ¿Por que debería ayudaros a él… o a vos?
- Porqué esta situación vulnera el orden natural de las cosas. Miradle: su cuerpo está hecho trizas, su alma ya hace mucho que debería haber volado al reino de los Dioses… ¡Es un milagro que consiguiera arrastrarse hasta aquí con todas esas heridas.
- Los milagros no existen. Los Dioses no existen. Sólo las guerras y los malditos que están dispuestos a librarlas tienen cabida en el universo ¿Por qué debería preocuparme? – espetó la dama de Salm sin poder evitar que escapase algo de la ira que le recomía.
La sacerdotisa suspiró
- Dicen que las de nuestra orden carecemos de sensibilidad, ¡per diez! Si no lo hacéis por las fuerzas naturales que gobiernan la tierra, hacedlo por él: ¿Su sufrimiento es innecesario!
- ¡Su sufrimiento es su propia voluntad! Yo no tengo nada que ver con eso, igual que no tuve nada que ver con su marcha en respuesta a la llamada del honor ¡Maldita sea! – Dijo entre sollozos - ¿Que hay de
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 93
  • 4.35
  • 538

Ingeniero de universos Cetrero de sueños Domador de quimeras

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta