cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
La Despedida
Reflexiones |
13.09.21
  • 5
  • 4
  • 117
Sinopsis

A veces es necesario despedirte para volver...

Nos despedimos de espaldas, sin mirarnos a la cara, silenciosos, como un orgasmo mudo o un beso sin labios ni bocas. Nos dijimos un puñado de palabras tras el cristal templado de nuestras vidas digitales, con los dedos en la pantalla, sin olor ni sabor, con el agua hasta el cuello y los ojos ahogados. Pusimos punto y final y punto y seguido, y acabamos en puntos suspensivos, entre comillas, atrapados en un paréntesis,  con los órganos fundamentales palpitando, goteando. Fue despedirnos y desearla más allá de lo terrenal. Me dijo adiós y sufrí una fuerte erección. Nos cogimos las manos desde la amistad, y acabamos follando como perros desde lo animal. Me despidieron sin finiquito, sin carta de recomendación, sin agradecimientos, un lunes al sol... Acordamos dejarlo para poder seguir juntos. Me dijo adiós después de decirle te quiero. Sobraron las palabras, nos lo dijimos todo con los cuerpos, con las bocas, las lenguas, las manos, los dedos. Lo dejamos aquí, cada uno desde su teléfono móvil. Despedida de soltero infiel, la despedida de uno mismo, despedida a ciegas, con gafas de sol en día nublado, con intermediarios, abogados, terceras personas y media, por el teléfono escacharrado, con el corre, ve y dile, mensaje en una botella, susurrándole al oído a otro, desde el juzgado, vía burofax; la despedida del que no se va, sin billete de ida, sin puerta de salida, sin plan de fuga. Me despedí tantas veces que nadie me creyó.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Las despedidas donde aún hay amor son difíciles y dejan huellas . Me encantó la pasión del relato que más que una despedida fue un canto al amor.
    excelente relato
    Entre despedirse sin marcharse o volver sin quedarse no hay mucha distancia, si bien lo miras. Porque al fin y al cabo, estás. Saludos, Jabato.
    Despedirse nunca es agradable, incluso en aquellas ocasiones que deseas hacerlo resulta doloroso
  • A veces es necesario despedirte para volver...

    Con la ayuda de Google, todos los caminos conducen a Roma (amor al revés) o Carabanchel...

    El placer, a veces, puede llegar cuando menos te lo esperas, basta con amanecer, abrir los ojos, estirarte y respirar...

    A veces es necesario coger distancia para despertar y salir de ese letargo que te tenía atrapado en el tiempo, como Bill Murray en el día de la marmota. Recuperas el olfato, el gusto, los sentidos y te apetece tocar, saborear, ver, sentir, disfrutar... vivir...

    Es tiempo de copiar y pegar, de ver la vida pasar tras el cristal templado de un teléfono móvil o tableta digital, desde el anonimato de un perfil vacío, tras las cortinas... Confinados y confitados, envasados al vacío....

    Todos los caminos conducen a Roma (Amor, si lo lees al revés), basta con dejarse llevar, con vivir tu vida, aunque esta esconda diferentes caminos en uno mismo, aunque esa vida esté llena de aventuras paralelas y secretos a gritos.

    A menudo, la felicidad se confunde con normalidad disfraza de rutina, y se hace bueno aquello de "más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer"...

    Todo salta por los aires cuando la normalidad se convierte en incertidumbre y lo que pensabas que era una vida plácida y feliz, no es más que un espejismo de felicidad fotocopiada, disfrazada de conformismo...

    Cuando el deseo y las ganas son más fuertes que el sentido común; te ciegan obviando la realidad... Los ensueños y las fantasías se agolpan y nada es imposible (o eso crees). ¿Quién no ha pagado una fanta alguna vez? O cientos de fantas...

    La sala de un cine es el escenario perfecto para dejar que fluya la pasión y se resuelva la tensión sexual de dos personas en fase de descubrimiento. Se atraviesa esa línea morbosa que en numerosas ocasiones imaginaste, pero que nunca llegaste a experimentar... Y todo aderezado con el delicioso sabor de una botella de gominola,.

  • 28
  • 4.55
  • 140

Qué sé yo...

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta