cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
LA DIMENSIÓN DESCONOCIDA 1
Reales |
01.05.21
  • 5
  • 5
  • 880
Sinopsis

En la Naturaleza existen misterios insondables que no encuentran ninguna lógica explicacion.

He de confesar que cada vez que voy a visitar a mi tía Matilde Calaf, a la que siempre he querido mucho que es la hermana de mi padre, la cual es una mujer de seseinta y siete años y que en su día fue una famosa actriz de cine y de series de televisión de los años 60 del siglo pasado en su solariega casa que está ubicada en Sarriá que es una señorial población adjunta a la gran ciudad de Barcelona, siento una honda preocupación por su estado mental.

Ella que a pesar de su edad todavía se conserva físicamente en buen estado; pues tiene un hermoso cabello cabello negro y unos ojos rasgados del mismo color, se ha quedado rezagada en el tiempo; vive completamente ajena al vuelco cultural y tecnológico de nuestro presente y exhibe un trasnochdo glamour de su fenecida época dorada en el que ya pocos reparan en él, a la vez que abriga la esperanza de que cualquier día un director del Séptimo Arte o un productor se acuerde de ella y la vuelva a llamar para protagonizar una nueva película al lado, como no, de su actor favorito llamado Vicente Peña con el que mi tía había trabajado en innumerables ocasiones, y del que siempre había estado enamorada, pero que a causa de un infundado pudor costumbrista de aquel entonces nunca se lo había hecho saber.

Cuando hoy nuevamente me he presentado en el domicilio de mi tía con unos duces que he comprado en la pastelería Foix cuyo propietario del mismo apellido era un célebre poeta de la lengua catalana que sé que a ella le encantan, la mujer que la cuida llamada Angelines se ha dirigido a mí con manifiesta preocupación.

- Ay señor Gonzalo. Su tía es una persona muy obstinada; muy dificil de llevar y me trae de cabeza, Hoy después del desayuno le he propuesto que diéramos un paseo por la Rambla de Sarriá y se ha negado en redondo con muy malos modos - me ha dicho la cuidadora-. Se pasa el día encerrada en la habitación donde está la televisión viendo los viejos vídeos de sus películas y suspirando por el actor Vicente Peña que aparece en ellas. ¡A saber lo que será ahora de este viejo acrtor! MIre usted a ver si la puede convencer para que salga a la calle y que le toque un poco el aire porque es que a mí no me hace ningún caso.

- Claro que lo haré. Esto es insano y no puede ser - convengo yo-. Hablaré con ella pero no le prtometo nada.

Como es de esperar al adentrarme en su "santuario" de la imagen encuentro a mi tía Matilde absorta en el televisor recreándose una vez más en las escenas de un olvidado film de antaño en las que sale su admirado actor.

- Buenos días tía. Te he traído aquellos dulces que tanto te gustan - le digo a modo a modo de saludo.

- Gracias Gonzalo. Eres muy bueno conmigo - responde ella mirándome de soslayo para no perder de vista ningún detalle de la interpretación de su amor platónico.

- Ahora, mientras venía aquí me he cruzado con el doctor Vila y me ha dicho que te hace falta hacer más ejercicio; que te conviene pasear y que te dé el aire y el sol porque de lo contrario acabrás mal de los nervios. Y creo que tiene razón - le digo yo amparándome en una falsa autoridad clínica para motivar a mi tía a vivir con más plenitud.

-¡No me gusta que digas mentiras Gonzalo! - se enfurece ella-. Esto no te lo ha dicho el doctor Vila. Te lo ha dicho esta mujeruca que es un sargento con faldas que me habéis puesto para que me cuide y que me trata como si yo fuese una colegiala tonta y caprichosa.

- Está bien. No he visto al doctor Vila - admito yo-. Pero tía. Comprende que ella tiene razón. Piensa un poco. Hay personas que aunque sean antipáticas o adustas, objetivamente pueden decirnos algo que sea verdad y hay que asumirlo. Y en este caso concreto creo que Angelines hace bien en instarte a salir a pasear. Al fin y al cabo lo decimos por tu bien.

-¡Bueno, bueno...Ya veremos! Ya te avisaré cuando me apetezca salir a la calle - dice mi tía bruscamente más que por convicción, para salir del paso y hacerme callar. Pues en sus palabras se advierte una cerrada postura que no admite ningua otra opinión que a su juicio la pueda desviar, distraer del interés que siente por la figura del viejo galán Vicente Peña.

Como me ha parecido que en esta ocasión mi tía parece que está más obsesionda con su glorioso pasado artístico que otras veces, me he ido a ver al consabido doctor Vila en su consulta el cual durante muchos años ha sido el médico de cabecera y amigo de mi familia para que me aconseje que camino debemos de tomar para poder mejorar la calidad de vida de aquella testaruda mujer.

-¿En qué te puedo ayudar Gonzalo? inquiere el doctor Vila que es un hombre afable de seseinta años de edad; de cabello blanco y con un venerable mostacho, quien en su juventud fue un incondicional admirador de mi tía como actriz.

- Verá, Es que mi tía cada vez está más dependiente de las películas de antes. Pero yo diría que ella apenas se fija en las tramas de las mismas, y cada vez está más obsesionada con aquel galán Vicente Peña. Vive más del recuerdo, de fantasía que de la realidad y temo que al final pierda por completo la razón - le expongo yo al doctor.

- Bien. Las últimas pruebas neurológicas que le hicimos a tu tía no revelan ninguna lesión cerebral. Lo de tu tía es más un problema psicológico que otra cosa. Se trata de una intensa fijación romántica de este actor con el que trabajó, asociada a una profunda nostalgia del pasado que la hace rechazar, evadirse del hostil presente.

- Pero esto la puede hacer perder el sentido de la realidad ¿no? - objeto yo.

- Este sentimiento llevado a un exrtremo si que la puede hacer perder el mundo de vista. Sin embargo tiene su lógica - dice el doctor Vila-. En la actualidad las cosas, las noticias casi siempre malas, puesto que hay mucha negatividad en el ambiente, avanzan de un modo vertiginoso, implacable y apenas hay tiempo para digerirlas, y menos en una persona mayor como es esta mujer. Hay muchas personas de la edad de tu tía que no les gusta el modo de vivir actual y se han refugiado en los felices años 60. Por otra parte, es muy posible que ella haya percibido que ahora se ha perdido el respeto en las relaciones humanas y que por eso mismo.haya idealizado a este actor Vicene Peña que es el prototipo del héroe, del galán que respetaba a la mujer como si de un caballero andante se tratase.

,                                        CONTINÚA

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Interesante historia de amores imposibles, obsesiones e idealizaciones. Veremos su continuación.
    Buena primera parte, un saludo
    Francesc, como dice el médico hay una fijación con Vicente, pero cuando las personas no tienen un presente feliz, recurren al pasado para donde fueron felices. Es mecanismo de defensa llamado regresión. lo usan mucho los niños cuando están en dificultades, se chupan el dedo como lo hacían cuando eran bebés. Es una manera de escapar de la realidad.
    Una narración que inspira interés al espíritu del lector...."el sentimiento llevado al extremo" lo dice el médico de la historia, capaz de "perder el mundo de vista", es definitivamente, a mi óptica, cuando se cae en la obsesión. La fijación de Matilde, puede ser el amor imposible, su rol de artista ya no ejercido, , una parte de sí, idealizada, o un suceso traumático. Visiones positivas el nuestro mundo de letras: "El pasado es la única cosa muerta, cuyo aroma es dulce" dijo Eduard Thomas, el poeta británico. García Márquez, señaló: " La memoria del corazón elimina los malos recuerdos y magnifica los buenos, y gracias a ese artificio, logramos sobrellevar el pasado". Saludos gratos!!
    Muy interesante y real. Yo como buen neoludita cada vez estoy más cansado de que me organicen la realidad digitalmente, y he estudiado programación. Lo entiendo y la película Ideocracia expresa un poco como va todo. Por cierto, tan mayor no parece tu tía, no pareces Millenial, pero 67 años no es una "vejez", a no ser por alguna alteración cognitiva o física que la limite. Voy a subir un relato ahora que te recomiendo. Lo que sí te doy la razón es en moverse y salir, es muy importante, pero tampoco tiene que ser para acudir a una Rave, y creo que me entiendes de sobra, por lo que he leído de en tus escritos. Salud!
  • Aunque esta historia fantástica que sucedió realmente en Austria, yo la he situado en mi tierra natal, y que el mismo lector saque sus propias conclusiones.

    Un experimento real que se hizo sobre el comportamiento humano llevado a cabo en un laboratorrio de psicología en Norteamérica.

    Un hombre pasa por delante de una tienda de sombreros y ve algo en ella que será su perdición

    A una enfermera se le despierta un sentimiento filantrópico y en sus ratos libres se dedica a hacer un servicio muy especial a los más necesitados de afecto. Un relato que está inspirado en un hecho real.

    Hay personas más sensibles que otras, que pueden ser soprendidas por la magia de su mente.

    Existe un colectivo que parece ser un enemigo del comercio. Mi intención es la de defender a la libertad personal del individuo frente a cualquier imposición ideológica que se le pueda presentar.

    Un hombre vive subyugado por la figura glamurosa de una presentadora de televisión, y cuando un día va de excursión conoce a una mujer similar a ella, pero pronto descubre que la cosas no son como él desearía que fuesen.

    Un paseo por la Barcelona histórica a tavés de un personaje que existió. Un relato dedicado a mi amiga Serena, a la estupenda Ana Pirela, que aunque no es de esta ciudad, sí que la visitó una vez, y a los buenos autores de esta página.

  • 175
  • 4.54
  • 151

He realizado estudios de psicologgía profunda y metapsíquica:; he publicado relastod en algunas revistas; y hace años que colboro y llevo tertulias literarias.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta