cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
La Distancia Fortalece (2/2)
Amor |
17.03.17
  • 5
  • 2
  • 836
Sinopsis

estalle en una alegría, como aquel tesorero que encuentra un gran diamante, o como aquel pintor que admira una gran obra de arte

Había despertado de un gran sueño, aquella mañana era perfecta, en un par de horas su vuelo arribaría, y podría verla cara a cara, camine hacia la cocina para hacerme un café, aquel olor tostado y ese sabor algo amargo y dulce a la vez, despertaba mis sentidos, afloraba en mi piel múltiples sensaciones, tome una ducha para refrescarme y luego de vestirme decidí encender el coche, me di cuenta que aquel se había descompuesto.

Trate de no ver el lado negativo a eso, simplemente cogí mi abrigo, y Salí a coger un taxi, aquellos autos pasaban a gran velocidad sin si quiera fijarse en mis señas, angustiado por no poder llegar a tiempo cogí el bus, el trayecto se hacía cada vez más lento, el chofer paraba por cualquier persona, y eso me retrasaba, al llegar a mi destino más cercano debería caminar hacia el aeropuerto.

En el camino, algo empezó a deslizarse por mi mejilla, era algo que nublaba mi vista, al  revisar mi mano varias gotas cayeron en ella, efectivamente estaba comenzando a llover, tome prisa y cada vez aquella lluvia se hacía más fuerte, así que no había caso si  caminaba, ya iba retrasado, algo triste por lo que me había pasado, y la cereza sobre el pastel, empapado.

Llegue todo empapado al  aeropuerto, aquellos guardias me negaron la entrada, y no había ni una señal de ella, sin esperanzas me senté debajo de la entrada, revisaba mi celular con esperanzas de algún mensaje pero nada.

Los minutos pasaban, y aquello me transmitía esa sensación de haber fracasado en todo, o  que todo hubiera sido un  muy elaborado sueño del que me había despertado esta mañana, una mano de uno de los guardias se posó sobre mi hombro, me pregunto si podía prestarle una llamada a una chica que había llegado no tenía quien la recogiera y su teléfono se había descargado, extendí mi mano junto con mi teléfono mientras volteaba a ver a dicha persona que estaba de espalda a mí, 

Al darse la vuelta supe que era ella, su sonrisa fue tan grande como la mía, casi caímos al pavimento al abrazarnos fuertemente, se había quedado sin batería a mitad de vuelo por eso no había señales de ella

Me disculpe por estar empapado el cual ella simplemente me abrazo fuertemente, alegando que no importaba, lo importante era estar juntos por primera vez, aquella calidez de aquella muestra de cariño  hizo que mi corazón se acelerara al máximo, y solo para darle un beso en la frente.

La acompañe hasta el hotel donde se había hospedado, le dije que pasaría por ella en la noche que descansara y que recargara su celular, no queríamos separarnos por ningún motivo, pero veía en su cara una sensación de cansancio, llegue a mi casa tal y como me había ido, pude llevar mi auto a que lo acomodaran y arreglarme para más tarde.

Aquel momento, había pasado por ella, y me quede atónito ante su belleza, estalle en una alegría, como aquel tesorero que encuentra un gran diamante, o como aquel pintor que admira una gran obra de arte, estaba muy esplendida y entre algunas caricias cogimos rumbo hacia aquel restaurante, entre unas copas decidimos pasar el resto de la noche en un parque cercano.

 No parábamos de mirarnos, era tanto el tiempo anhelando ese momento y tenerla frente a mí era algo inexplicable, entre caricias, unimos nuestras manos como aquel sueño que tuve, acaricia su suave piel, y con un beso.

 Sellamos nuestro profundo amor.

Al final nos reímos juntos como dos tontos enamorados, y decidimos que era tiempo de descansar mañana seria otro día, y aunque dormiríamos separados no pararíamos de pensarnos, ese día, sería  de los más inolvidables de mi vida lastimosamente ella mañana se marcharía en la noche, así que me propuse a aprovechar el tiempo al máximo que pudiera tener.

Fuimos a todos sitio posible, siempre agarrados de la mano, mirándonos, amándonos incluso compramos unos collares compartidos, el cual yo tengo una mitad y ella otra pero aún seguía pensado que haría cuando tuviera que verla partir.

¿Volvería a estar solo nuevamente? , ¿Me sentiría infeliz? , No Nada de eso, sé que cada vez que pudiéramos nos volveríamos a ver y que haríamos algunos planes a futuro.

Aquel momento, de verla subir en el avión derrame una lagrima, de felicidad había pasado el mejor fin de semana de mi vida, gracias a ella , esto me ayudaría a no darme por vencido, a motivarme para seguir viéndola y quizás ir mucho más allá.

Pero algo paso, el avión no despegaba, nadie sabía el porqué de repente una persona salió corriendo bajando a toda velocidad solo para saber que era ella, quien se lanzó a mis brazos, le reclame si estaba loca, y solo me respondió, loca de amor, quería empezar una nueva vida conmigo, y nunca más separarnos, nos fundimos en un grato abrazo

La distancia me fortaleció, me hizo creer que había esperanza, alguien  que de verdad creyera en mí, y sobre todo, a no darme por vencido.

“Lo bueno se hace esperar”.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muchas Gracias Aleida, !
    Excelente, la verdad me gusto tu forma y estilo, casi mudo, sordo, pero al mismo tiempo tan expresivo, además, visualmente se ve muy bien, felicitaciones!
  • Fácil de Ignorar, de poca Importancia.

    Después de tanto tiempo nos volvemos a encontrar.

    Antes de Partir, mis pensamientos mas puros y sinceros~

    Le pido aquel que poder tiene sobre mí, Llenarme de una fuerza y resistencia sin igual, Espero cuando deje este plano terrenal, Llegar al país del “Nunca Jamás”.

    No tendré jamás la misma suerte~

    Estaba yo un día en la habitación tirado en la cama, la depresión me consumía, los ataques de ansiedad se incrementaban, la había pasado mal últimamente, los recuerdos de épocas mejores iban y venían, era esos días de mierda, donde lo único agradable es el sonido de las gotas chocar con mi ventana.

    Mujer con el poder de hacerme subir al cielo, Y entre tus piernas conocer un Mismísimo Infierno.

    Nada más entre y te vi enredada, entre las sabanas con otro, Pero como me importas poco, solo supe sonreír mientras veía tu rostro,

    Si Ríes, Reiré contigo, Si lloras, Llorare contigo, Si Sonríes, Sonriere contigo, aun así poco a poco pierdas la memoria, y cada día para ti ya no sea tu hijo… Sino un completo desconocido.

    He pasado Tantas sonrisas y te quiero falsos,tantos abrazos y besos plásticos, tantos encuentros sin sentimientos, tantos fracasos que terminan en "Lo siento".

  • 46
  • 4.56
  • 51

Lo escrito proviene de mi alma, yo soy su simple marioneta.. "No quiero Fama, Solo quiero tenerte una vez más en mi cama."

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta