cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
LA ENCANTADORA DE DRAGONES (2 ª Parte)
Fantasía |
03.12.07
  • 4
  • 8
  • 4903
Sinopsis


Zallan aulló al cielo. Quien no haya escuchado jamás el sentido lamento de un dragón no puede imaginar el dolor que subsiste en dicha criatura al proferirlo.
Se dice que las lágrimas de un dragón tienen la potestad de sanar a aquellos por las que son derramadas. Fuera o no realidad, el llanto no devolvió a la vida a la hermana de Zallan, sencillamente porque su alma ya había volado lejos. Tampoco sirvieron los cabeceos delicados con que el imponente dragón negro trataba de despertar a quien ya no era más que un cadáver. Los dragones no eran tan sagaces como los hombres, pero poseían una inequívoca inteligencia. Sin embargo, en momentos de extrema furia o pena, solían perder toda razón, ya fuera para estallar en pura ira y convertirse en fuerzas desatadas de la naturaleza, o para, como era el caso, sumirse en el desconsuelo más hondo.
Zallan no era el único que lloraba junto al cadáver de la dragona gris. Había con él una joven, lo cual era muy extraño, pues los dragones no gustaban de los hombres, y éstos a su vez odiaban, cada vez con más ahínco, a los reptiles alados.
La muchacha no tendría más de dieciocho primaveras. Era hermosa, extraordinariamente hermosa, con sus radiantes ojos de un esmeralda casi imposible y su larga cabellera del tono del azabache más intenso que cabía imaginar, en claro contraste con una piel pálida como el alabastro. Vestía una capa encapuchada y ropas ceñidas igualmente negras, por lo que sólo el brillo metálico de las escamas del dragón evitaba que ambos cuerpos se confundieran.
Sí, era hermosa, como sólo podía serlo la noche.
Su nombre era Phiore. Escasos eran cuantos amigos tenía entre los hombres, y poco o nada moraba entre ellos. No obstante, para éstos era también conocida como la Encantadora de Dragones. Curioso nombre, pero con un claro significado.
Phiore no había crecido entre hombre o mujer. Sus hermanos jamás habían sido en aspecto como ella, y sus juegos de infancia resultaron muy distintos a aquellos con los que disfrutaban los niños humanos. Y era así porque Phiore había sido criada por dragones. Abandonada en pleno bosque, quien sabe por quién y porqué motivo, el bebé hubiera fenecido sin remedio de no haber pasado junto al insignificante bulto un acosado ciervo.
Un ciervo que estaba siendo perseguido por un dragón.
Aquella criatura, que muchos llamaban bestia, respondía al nombre, entre los suyos, de Llathlan. Era un inmenso dragón caoba, una hembra, y estaba cazando. Quiso el azar que el olor de su presa la llevara a encontrarse con una captura que sin duda no había esperado: una criatura humana. Olisqueó al lloroso bebé, y tentada estuvo de sencillamente engullir aquel bulto de carne; pero fue prestar atención a los, incluso por entonces, poderosos ojos verdes de la criatura, y perder toda ansia de alimentarse. Aconteció entonces lo que jamás antes había ocurrido.
Un dragón adoptó a una criatura humana.
Así, la pequeña, nombrada por su extraña madre como Phiore, que en el idioma de los dragones significa “aquella con el poder en su mirada”, creció como una más de una camada de dos docenas de crías de dragón. Su crecimiento fue obviamente más lento que el de sus “hermanos”, pero no fue hasta varios años después de ser hallada por Llathlan que comenzó a comprender, aún en su ingenuidad infantil, que no era como sus hermanos.
No le importó, al cabo. Quizás su aspecto no fuera el de un dragón, quizás no pudiera volar como u
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 31
  • 4.54
  • 182

http://cid-bf5746897f29f82c.spaces.live.com/

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta