cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
LA ENDODONCIA
Varios |
30.12.17
  • 4
  • 5
  • 1405
Sinopsis

Germán tenía pánico al dentista. Cada vez que tenía que acudir se ponía enfermo de ansiedad, miedo, sudaba sin parar. La endodoncia era el tratamiento que más terror le producía; El día de la cita se tomó un ansiolítico tan potente que todo le pareció bueno, muy bueno. Este es un relato donde tuve que medir las palabras para que lo admitieran en el concurso, el reto era: Escribir un relato de no más de 500 palabras, con algo de erotismo pero sin mencionar partes íntimas.

El fármaco comenzaba a hacer su efecto, relajaba tanto que la espera se hacía eterna, como si no pasara el tiempo, pero al menos sin sufrir ansiedad, ni miedo, o casi.

Pero la relajación comenzó a remitir en el mismo instante en que otra paciente penetró en la salita y se sentó justo en la fila de sillas que había frente a Germán. Apenas metro y medio separaban sus ojos de aquellas largas y bronceadas piernas. El vestido blanco era tan corto y amplio abajo que dejaba una desnudez tremendamente excitante para la vista del adormilado Germán.

La combinación del blanco con el perfecto tono amarronado de la carne, las pequeñas imperfecciones de la depilación, lo cuidados pies de uñas doradas… Finalmente, no sin esfuerzo, levantó la mirada hacia el rostro de la mujer. Parecía estar enfrascada en un libro de tapas duras en su lomo pudo leer Ken F..et, las letras que faltaban las tapaba el dedo pulgar de la bella joven. Uña dorada con un corazoncito brillante en el medio.

Por su parte la joven levantó la mirada del libro un momento y la posó sonriente en el único paciente de la sala de espera.

Germán devolvió la sonrisa sin apartar los ojos de los de ella, que le tenían fascinado. Calculó que tendría unos veinticinco años, desde luego a los treinta no llegaba.  De nuevo saboreó las piernas de la chica en un lento y delicioso relax...

—¡Germán! Su turno, el doctor le espera.

“Vaya, qué oportuno”, pensó. Pero en realidad no le importaba porque al menos se le había pasado el tiempo volando. Le extrañó que la joven también se pusiera en pié y entrara en la consulta por la otra puerta. No pudo evitar deleitarse con la vista desde la retaguardia.

De nuevo medio tumbado en el singular sillón, como el mes anterior. De nuevo los nervios, la inquietud, el miedo volvía sin pedir permiso, ya no le quedaba atisbo alguno de la excitación in crescendo de unos minutos antes. Pero...

No lo podía creer, era ella la que acababa de entrar vistiendo una bata blanca.

—Le presento a mi nueva ayudante Germán, relájese que vamos a empezar.

Ahora la joven de doradas y largas piernas estaba pegada él con un tubito metido en su boca con el que aspiraba la saliva. Por el momento solo saliva, no tardaría en tornarse rojo, pero ya no le importaba, no había miedo alguno y el dolor quedaba relegado. El bombón estaba sobre él y apoyaba parte de su cuerpo en su brazo derecho, prefería no pensar si se notarían los cambios en su cuerpo estirado, le daba igual. Sentía deseos de que el doctor le estuviera trasteando la dentadura durante horas... Ahora notó que una mano se posaba en su hombro y le sacudía con cariño...

—¡Germán! Su turno, el doctor le espera.

Sintió que su cuerpo en algunas zonas se desinflaba como un globo, en la salita no había nadie, la ayudante era la misma enfermera de siempre, o sea la esposa del dentista. Un dolor de encías se fue apoderando de él. Los nervios volvieron y ya no se podía llamar miedo a  lo que sentía, sino terror, encima notaba húmedos los pantalones y ahora debería tumbarse boca arriba a la vista de...

No cogió el ascensor, bajó los cuatro tramos de escalera sin apenas tocarlas, ya en la calle detuvo un taxi.

—¿Dónde vamos? —preguntó el taxista.

—Al prostíbulo más cercano.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Es hablar de dentistas y dolerme las muelas, en este caso me sacaste una sonrisa... Muy bueno ,... :)
    Excelente narración, amena y muy bien escrita. Favor notificar nombre del ansiolítico... tengo una endodoncia la semana próxima. Lo disfruté. Un abrazo.
    Buena historia y divertido final
    Me sorprendió que estuviera soñando, aunque fuera lo más obvio, lo cual es un tanto a favor de tu buen hacer narrativo. Si estas situaciones se dieran más a menudo, los hombres perderían el ancestral miedo al dentista.
    Muy ingenioso. Bien llevado el relato y con un final que me hizo sonreír. Abrazo.
  • Nacer en un determinado momento de la historia, y en un país en guerra, puede conducir a lo que le ocurrió al protagonista de este relato...

    Cuando la vida te ofrece una densa jungla donde solo la ilusión te puede abrir camino, cuando sueñas sin cesar para huir de la realidad, cuando amas a un desconocido que te despierta... Entonces te enfadas con la Fe y recuerdas a los ingenuos que la conservan, te convences de que tu vida no puede ir peor, el dolor te ataca por varios frentes y tú, solamente tú lo sabrás sufrir hasta la muerte, o la vida... será una de las dos, la respuesta está en la lenta Luz del tiempo.

    Don Álvaro enviudó joven y crió a Alvariño, su tarado hijo como mejor supo, pero al parecer no hizo muy bien. Ahora tiene un serio problema y debe resolverlo, Alvariño necesita jugar constantemente... ¿Y qué tiene eso de malo? podríamos preguntarnos, pues que se ha aficionado a juegos un tanto... mejor léanlo y juzguen ustedes mismos...

Me gusta escribir, escuchar y leer. Vivir sin prisa y sobre todo observar el amor para aprender de él.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta