cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
La ensalada
Varios |
06.02.14
  • 4
  • 7
  • 3296
Sinopsis

      

        Estoy sola en casa y voy a prepararme una ensalada espacial. Espacial no, quería decir especial. ¿Cómo coño sería una ensalada espacial? Lo mismo ya está inventada. Se lo preguntaré a Itsuki, ya que ellos lo inventan todo. Itsuki es un nuevo compañero japonés. No, no es cierto que Japón sea Silicon Valley, sólo se lleva la fama. En realidad, saben copiar y desarrollar más que inventar. A la mía le echaré lechuga, algunos canónigos, el nombre de esta herbácea es Velerianella locusta L., aunque se la conozca por canónigo, siempre me he preguntado el porqué de este nombre popular. Parece ser que el origen está en su cultivo ya que éste se inició en los monasterios hace siglos. También la condimentaré con una reducción espiritual de obispos y cardenales en su jugo, esto último es broma. Ya paro, prohibido seguir diciendo chorradas. Cuando estoy realizando una actividad manual tengo la jodida manía de no centrarme en lo que hago, pienso en mil cosas a la vez y claro, algunas veces pasa lo que pasa. Creía que tenía tomates para ensalada y los tenía en su momento, pero ahora están algo maduros. No sé si a ti te gustan los tomates maduros para la ensalada, a mí no, la piel está demasiado pocha. Tampoco me hago muchos problemas, no llevará tomate y listo, pero como hoy me apetece tomarlo, rallaré uno para un zumo. Teléfono... Era mi madre, no contabilizo las veces que me llama al día, sólo diré que muchas. Siempre me pregunta lo mismo, qué haces, qué vas a comer... ¡Joder! No entiendo que siempre me haga las mismas preguntas, bueno si lo entiendo, aunque es mi madre y la quiero como tal, la verdad es que nunca hemos tenido demasiado en común. Recuerdo un día que me llamó estando yo un poco alterada y nada más descolgar el teléfono le dije: espaguetis, voy a comer espaguetis. Como ya me conoce no me hizo ni puto caso y siguió con lo suyo: ¿qué tal ha ido el día? Esto empieza a tener buena pinta, ahora mezclaré un yogur con algo de aceite, unas gotas de vinagre y sal. No, se me había olvidado la naranja, me gusta echarle naranja en rodajas finas. ¡Joder! Tengo que darle un empujón a la casa, la tengo muy descuidada últimamente y la verdad es que no tengo ganas. Me gustaría vivir como Jane, en un árbol. La mezcla del yogur la hago en un pequeño bote reciclado, lo utilizo exclusivamente para esto a modo de biberón. No pienso gastar un euro en menaje cocinal, así lo diría mi sobrino de cuatro años. Un día que jugábamos a los piratas me dijo que la época piratal era la que más le gustaba. Eso me dejó marcada. Me gusta cocinar pero hay cosas de la nueva cocina que me dan algo de grima. Cuando leo en alguna carta: “Cogote de merluza con espuma...” ¡Ah, cuando veo la palabra espuma! Me recuerda cuando era pequeña y un primo mio, que gustaba de hacer cosas desagradables para molestar, se entretenía en hacer espuma con la saliva, parece que lo estuviera viendo, ¡qué asco! Hace tiempo que no hablo con él, se fue a Australia con los canguros y parece que le va bastante bien. Me alegro porque es un tío muy majo, menos cuando hacía espuma. Después de la emulsión, le esparciré unas nueces picadas. Mañana he quedado con Ester, quiere ir a tomar unas cañas después del trabajo y yo como empiece con las cañas tempranito, después no doy una en lo que queda de día. Dice que me tiene que contar muchas novedades, a saber. Le he dicho que sí, sin hablar con mi pareja antes por si tiene algún plan para mañana, se supone que él tiene prioridad sobre Ester, ¿por qué será todo tan complicado? Bueno y ahora para terminar, le rallaré un poco de trufa. No pienses que suelo tomar trufa negra habitualmente, compré este pequeño bote de conserva para navidad y al final no las utilicé. Hoy puede ser un buen día para inaugurarlo, ¿por qué no? ¡Pero que petarda soy, dios! No puedo abrirlo. Dicen que esto pasa por el vacío que se genera con los cambios de presión después de sellar el bote, y que dándole unos suaves golpes a la tapa se soluciona el problema. Mañana puedo ir con Ester, después de las cañas, a la exposición de Jóse, le dije que me pasaría algún día. Es un dibujante magnifico, aunque esta vez va de óleos la cosa. No, mejor otro día. Cuando quedo con Ester sé cómo empiezo pero nunca cómo acabo, además, si bebo demasiado me pongo muy tonta, bueno muy tonta no, me pongo gilipollas directamente. ¡Joder, no puedo abrir el bote! Y ya no sé cuantos golpes llevo, me lo voy a cargar antes de abrirlo. Parece que fuera su sino. A ver qué pone en la fecha de caducidad, lo mismo tiene suerte y aguanta hasta la próxima navidad.

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Xabier, Shiva y ender, gracias por leerme y comentar. ender, tomo nota de tu técnica "abrebotes", aunque con lo torpe que soy a veces no sé yo si eso va a ser un peligro añadido :-) Saludos a todos
    Refrescante monologo a ritmo de la ensalada. Los mios no son tan divertidos cuando me pongo a cocinar, he de reconocerlo. Prueba en vez de a golpear la tapa introduciendo la punta de un cuchillo por el lateral de la tapa, con cuidado, cuando la punta del cuchillo alcance el culo de la tapa se le irá la presión al bote.
    Me ha encantado esa cotidianidad y soltura. Es tan real que me he imaginado a mi misma haciendo la ensalada y pensando en mil cosas a la vez! Hasta diría que se me hace un poco corto. Un saludo!
    No se cómo explicarme, pero hay algo que falta o algo que sobra en tu relato. Disculpame por no poder decirte nada más, solo veo que algo me impide decir que tu relato es sobresaliente. Puede que sea un pequeño detalle...Aún así enhorabuena por tu gran trabajo.
    Hola Duncan y EDGARDO, gracias por leerme y comentar. Saludos
    Me gustó mucho tu monólogo interios. Está muy fluidamente atrapante el divague de tu mente que vuela de una a otra. Saludos
    Me ha gustado lo real de la situación, me he visto a mi mismo haciendo cualquier cosa y divagando mentalmente, despistándome hasta con el vuelo de una mosca, un saludo.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta