cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

8 min
La flor del Eclipse 2* parte
Fantasía |
05.07.13
  • 4
  • 6
  • 6253
Sinopsis

El guerrero Lothar busca una planta mágica capaz de retornarle a su forma original, ya que fue convertido en espectro por una maldición. Un leopardo de las nieves le acompaña.

 

Lothar decidió llevarse a la cría de Leopardo albino con él. El animal se sentía bien a su lado. Había llegado a comprenderle, ella también tuvo miedo muchas veces, sobre todo a crecer y tener que enfrentarse a los lobos o a los cazadores. A pesar de ello ahora debería hacerlo, pero ya no estaría sola.

Juntos emprendieron un viaje en el que observaron cada flor medicinal que se abría de noche, en ausencia de luz solar,por si esa era la tan deseada Flor del Eclipse .Así encontraron a la Edelweis, rompiendo el hielo con sus brotes en las cimas, formando asteriscos de un azul violáceo, pero no era la que buscaban. Recolectaron flores rosadas de Rhodiola, majestuosa en las cumbres, planta casi indestructible, que se alimenta de roca como los líquenes, pero supieron que tampoco esta les podía ayudar.

Al bajar los Urales,miraron extasiados abrirse la Flor de la Luna, bajo los huertos de frutales, con sus tallos rastreros y sus espinas como garfios clavandose en la tierra, con sus pétalos blancos,casi evanescentes bajo la luz lunar,pero ni siquiera esa,era la que tanto ansiaban encontrar.

Una mañana, vislumbraron entre la niebla la sublime arquitetura de un templo megalítico circular, un Cromlech, en la región de Breanwer. Su existencia se perdía en la noche de los tiempos, pero sabían que en ese momento lo habitaban  maestros Druidas que se dedicaban a profundizar en estudios astrológicos.

Estos mostraron bastantes recelos e inquietud ante la apariencia de Lothar y del extraño felino que le acompañaba, aún así, no salieron huyendo, simplemente cerraron los portones que habían instalado sobre las rocas del templo y se negaron a dejarles entrar;  Sin embargo, una Sacerdotisa salió a su encuentro y les habló cuando Lothar le dijo quienes eran y lo que andaban buscando: - Vieniendo de donde vienes, no puedes ni sospechar los peligros que supone hallar en si, la Flor del Eclipse.Yo en tu lugar abandonaría esa busqueda. podría acabar con la poco que eres.-aseveró la Sacerdotisa.

-Pero.¿Es cierto que pronto se producirá un ocultamiento del Sol, como predijeron nuestros augures de Gwaren?- preguntó él -Se que en este templo se practica la Astrología y es un observatorio muy preciso para los fenómenos celestes.-

-Lo es- corroboró la mujer -Y puedo decirte que ese ocultamiento se producirá en las dos lunas siguientes a está y será a media tarde, exactamente dos horas antes de la puesta de Sol.-

-¿Horas?-se preguntó Lothar confuso.

-Mira esto- le indicó la Sacerdotisa, sacando un reloj de arena y dandole la vuelta frente a él,-Es un medidor de tiempo-le explicó.-Cuando toda la arena haya caído al otro lado habrá pasado una hora.Cada día con su noche se compone de varias de estas unidades de tiempo. Fue un regalo de unos amigos helenos que cabalgaron hasta aquí desde Macedonia, aprendimos a hacer estos medidores de tiempo con vidrio soplado,tenemos más, podeís llevaros este.-

-Respecto a los riesgos de los que me has hablado,quisiera saber más- suplicó Lothar.

La Sacerdotisa pensativa miró al horizonte y opinó: -No se si lo entenderas, pues provienes del Norte y allí se practica el culto a Odín, con su corte de dioses menores, ese  mismo a quien adoran los Sajones con el nombre de Wotan. Pero nosotros somos teutónicos y estos territorios se rigen por las leyes de Teut, Dios supremo y único, rodeado de deidades de la naturaleza que en nada pueden compararsele.

La Flor del Eclipse perteneció a una de esa deidades antes de convertirse en lo que ahora es. Ella, Leyril deseaba hacer conocer a los hombres, su orígen y su destino después de la muerte, pero Teut se negó a esto alegando que los hombres no estaban preparados para esa revelación.

Leyril desposó entonces con un ser humano y Teut enfurecido, la castigó. El escenario de su lucha fue la hondonada del bosque donde ella vivía, y ambos, Leyril y su esposo, fueron convertidos en Halcones. Seres milenarios que salen a cazar juntos en el cielo justo antes de cada eclipse. Las flores mágicas que esta deidad cultivaba, siguen creciendo en la hondonada del Arco y son depositárias de toda su sabiduría. Sólo cuando Teut oculta la luz del Sol con la que alumbra al mundo, se les permite florecer descubriendo al peregrino que las busca, la verdadera forma que tiene, su misión y su cometido en esta vida.

Ahora bien, si no superas la prueba a la que se te someterá, si cometes algún error, o no eres lo suficientemente intuitivo el resultado puede ser fatal.-

Lothar agradeció aquellas advertencias y el regalo y se dirigió a toda prisa hacia el Suroeste. Entonces ya sabía el momento concreto en el que el eclipse iba a suceder.

Durante el camino,Selma aprendió a cazar pequeñas presas como conejos o marmotas que traía a su dueño,como este no podia comer, el animal las utilizaba para alimentarse.

-¿Sabes?-le contaba a veces Lothar como si ella pudiese entenderle-En ocasiones me vienen buenos recuerdos de cuando vivía en Müllberg, de niño me costó mucho pasar las pruebas de iniciación, en la oscuridad del valle,pero finalmente lo logré, luego todos los muchachos de la aldea juramos fidelidad a Odín bajo el gran Roble centenario, el guardian de la región. También recuerdo que me gustaba jugar con la hija pequeña de los Señores de Gwaren, mis tíos. Ella era la cosa más bonita que había en todo el territorio. Apenas tenia dos años y yo la enseñaba a andar.Pero un día desapareció sin dejar rastro, sumiendo este hecho a los Señores de Gwaren en una deseperación que acabó con ellos. Algunas voces señalaron a Herrihart como el responsable,pero pronto fueron acalladas, ya entonces deberíamos haber sospechado de ese brujo y acabar con su poder, pero yo sólo era un niño y no pude hacer nada. Me consolaba inventando estratégias contra él con Ottmar y Ekhard mis dos mejores amigos,aunque mi hermano mayor Gunnar, siempre se mantenía lejos de nosotros y no nos ayudaba en nada, conseguíamos subir a las torres más altas de la fortaleza y jugar a ser vigías por si nos atacaban los jinetes del Este .¡Que tiempos!.-

Y así poco a poco Lothar fue acostumbrandose a hablar con Selma y ella a escucharle en silencio. Èl le contaba cosas sobre su vida pasada, sus esperanzas, sus ilusiones...Y parecía que entre los dos se había creado una alquímia especial, incluso a veces a través de las miradas se entendían.

Cuando se cansaban de buscar, dormían juntos y él  la acariciaba con la poca densidad matérica que le quedaba,pues su cuerpo se iba volviendo cada vez más espectral. Y poco a poco Selma también empezó a amarle,pero más de lo que debía siendo ella un pobre animal, que sólo podía aspirar como mucho, al cariño superficial que él podía ofrecerle como amo.

Sin embargo Lothar notó algo extraño en ella.Esa criatura no crecía y sabía por fuentes fidedignas que los leopardos de las nieves evolucionan rápidamente para adaptarse a las duras condiciones de su ambiente.Pero ella tenía demasiado miedo para crecer.

No quiso darle importancia al hecho excepto por la ventaja que suponía, ya que si su tamaño hubiese seguido aumentando, no hubisen podido hablar con nadie ;Más de uno al verles ya había salido huyendo y gritando-¡Un fantasma con una fiera!!!-

Todo el mundo les tenía miedo...A ellos, que tantas cosas temían.

Por fin, un día llegaron a una hondonada enorme que tenia forma de medio arco a última hora de la tarde.Estaba densamente cubierta de una masa vegetal verde grisaceo,estas plantas poseían hojas ovales dispuestas en racimos como el muérdago, tallos rastreros con algunos brotes trepadores y grandes capullos de un color aún indefinido.

Faltaba poco para el eclipse cuando Lothar y Selma vieron una pareja de halcones, trazando su danza ritual en el cielo.

-Aves que se unen para estar juntas de por vida- pronunció Lothar con admiración evocando sus conocimientos. Selma le miró y respiró con añoranza sintiendo que ella también querría estar a su lado para siempre, pero sabía que tras el eclipse él recuperaría su antigua forma y la abandonaría o tal vez se la llevaría como mascota,como mucho, pero que nunca la querría con el mismo amor con el que ella le amaba a él, como ella soñaba cada noche, sin esperanza, cuando le abrazaba asiendole con sus pequeñas patas.

Ambos bajaron a la abrupta y peligrosa hondonada del Arco y atónitos obsevaron como el Sol iba ocultandose tras una negra esfera...

                                               Continuara

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Joven pintora y escritora. Estudié un Grado superior en Geografia e Historia en la UNED, y realizé también estudios de Artes y oficios. Hace años publiqué un libro de relatos "El espejo de oro" y me gustaría publicar más, trabajo como modelo, eventualmente. Pero escribir es mi verdadera pasión.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta