cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
La fuerza del amor
Amor |
17.05.10
  • 4
  • 3
  • 1271
Sinopsis

Me llamo Elisabeth, hace 4 años sufrí un accidente de tráfico en el cual me golpee fuertemente la cabeza y perdí el conocimiento. Cuando desperté no sabía donde estaba ni quien era y no recordaba nada. Había gente a mi alrededor, pero tampoco los reconocí. Me empezaron ha hablar como si me conocieran de toda la vida y yo solo pude decir: “¿Quienes sois?” y entonces me miraron como si hubiera dicho algo malo. En ese momento entró un hombre vestido con una bata blanca y empezó ha hacerme preguntas sobre mi estado. Le contesté que me encontraba bien pero que no recordaba absolutamente nada.
Pasaron unos días, todo era muy extraño, seguía sin recordar, pero al menos, me dieron el alta y me pude ir a casa – bueno me llevaron a casa porque tampoco recordaba donde vivía-. Al parecer no vivía sola, vivía con un chico, mi novio. Dejó que me reinstalara y que me familiarizara con la casa. Después nos sentamos en el sofá y comenzó a explicarme cosas que habíamos hecho juntos, fechas de cumpleaños, algunos lugares donde nos gustaría viajar y otros en los que ya habíamos estado, la música que me gusta y la que no, mi color favorito... continuó durante horas y pronto me maravilló con sus relatos, aunque me debí quedar dormida en algun punto de mi biografia, ya que desperté somnolienta y advertí que me encontraba estirada en el sofá, tapada con una manta. Ese día fui a visitar a muchos familiares, pero todo eran nombres y direcciones nuevos para mi. Y al caer la noche él volvía a relatar nuestras vidas, nuestros gustos, nuestros sueños. Día tras día, él sin flaquear, sin venirse abajo; yo resolviendo un rompecabezas del que cada noche tengo una pieza más.
Y así después de 4 años, mi rompecabezas está completo, he recuperado la memoria, he recuperado mi vida, nuestra vida y cumplí mis sueños, todos nuestros sueños. Hice todo lo hecho y por hacer. Y es que si hay algo que no hice fue dejar de amarlo, porque el amor está en el corazón.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 4
  • 3.93
  • -

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta