cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
La galería número 6
Drama |
03.10.18
  • 4
  • 3
  • 686
Sinopsis

El trabajo en una mina puede llegar a desquiciar a cualquiera

 

 

Nací en un pequeño pueblo minero del norte de Inglaterra, hace ya 77 años, a principios del siglo XX. La minería del carbón, por entonces, estaba en auge y mi familia llevaba ya tres generaciones de mineros en su haber. Por tanto mi futuro estaba marcado tanto por la tradición como por la inexistencia de una fuente alternativa de ingresos.

Permítanme que preserve mi anonimato, más aún cuando solo se me conocía por “muchacho” cuando tuve edad de empezar a trabajar en la mina. Y lo hice forzado por las circunstancias. Mi padre, lesionado gravemente en su columna vertebral, era incapaz de continuar y el único varón en la familia era yo. Así, llegó el día en que tuve que abandonar mis fructíferos avances en la escuela y entrar a trabajar en las galerías.

Parece ser que a los novatos se les enviaba a la galería número seis. Más tarde pude averiguar el porqué, en los escasos momentos en que pude compartir impresiones con otros mineros. Era una galería con mucho trabajo para obtener unos pocos recursos. El resto trabajaban en las galerías uno a cinco, donde el carbón abundaba. La excusa de no enviar a los jóvenes a éstas se basaba en que sería un trabajo mucho más duro. En la galería seis, lo poco que pudieran sacar con su esfuerzo sería suficiente y, de esa forma, contribuía a curtir a los futuros mineros. Una especie de escuela infantil.

En aquella época existía al mando un capataz. Al principio se mostraba amable con nosotros, los jóvenes. Pero a medida que pasaba el tiempo se fue volviendo más duro, más irascible, y no consentía que no se rindiera lo que él estipulaba “producción media diaria”, consistente en un número de vagonetas. El primer día que lo comprobé en mis propias carnes, literalmente, supe que la falta de una vagoneta implicaba un azote con su cinto, del que tengo que añadir estaba dotado de una gran hebilla metálica. El dolor fue insoportable. Tanto que afloraron lágrimas que quise contener para no demostrar el odio generado. Tampoco dije nada a mi padre. Lo asumí como un error y no quería que él supiese que no podía confiar en mí como el principal sustentador familiar. Trabajé más duro al día siguiente, y al otro, y más en los futuros.

 

Entonces entró a trabajar un nuevo muchacho. Lo conocía. Vivía en mi calle, al final, pero no teníamos contacto. Sin embargo, pronto conocería los azotes del capataz y yo era incapaz de soportar ver el dolor de aquel muchacho. Así comencé a ayudarle, de forma que la última vagoneta fuera casi completa. Cuando, unos días después, me encontraba francamente mal, él se percató de que mi producción estaría por debajo de lo requerido y que, por ello, sufriría los azotes. Y, sin pensarlo dos veces, colaboró en que mi última vagoneta fuera al completo, librándome del seguro castigo. Así forjamos una amistad que aún hoy dura.

Pero continuemos con mi relato. Cierto día, mientras ayudaba a mi padre a desvestirse para tomar un baño, observé en su espalda unas marcas longitudinales. Sabía a qué eran debidas y no quise preguntar ni demostrar sorpresa por el hallazgo. Pasadas unas semanas, a la hora del desayuno, me acerqué al capataz y le dije que era imposible sacar más carbón de esa galería y que estaba dispuesto a incorporarme a la que me designara. ‘Tonterías’ dijo. ‘Vamos a verlo y te juro que como se pueda continuar recibirás un severo castigo’. La sangre se me heló en las venas. Había estado trabajando muchos días en una nueva zona y sabía, con certeza, que de allí no saldría ni media vagoneta más, pero no me quedó más remedio que acompañarlo.

Cuando llegamos al sitio se quedó mirando la gran oquedad abierta. ‘¿Y dices que de aquí ya no sale más? Comprobémoslo. Pica fuerte’ Y así lo hice, de tal forma que se desmoronó la galería. ‘¡Desgraciado. Pide ayuda! Me has abierto una brecha en la cabeza’

Pero no marché. Al contrario, seguí picando fuerte, desmoronando más y más la galería. ‘¿Qué estás haciendo? ¡Te mataré, muchacho! ¡Ayudaaaa!’ Sus gritos se fueron ahogando con las nuevas descargas de roca y tierra. No había nadie más en la galería, y la hora del desayuno tocaba a su fin. Hasta entonces no percibí la falta de aire que me ahogaba por la tierra levantada de mis insistentes picadas por desplomar esa parte de la galería. No podía ni echar mi pico al hombro y regresé arrastrándolo, agotado. La galería me oprimía como nunca antes lo había hecho. Recorrido una decena de metros, que me parecieron una treintena, ya no se oía la voz del capataz.

Algo más adelante me encontré con mis ayudantes de la galería. Les dije que no se podía avanzar porque había habido un derrumbe y trabajamos el resto del día por otra zona. Al acabar la jornada todo el mundo se preguntaba dónde estaría el capataz. Mi amigo dijo que lo había visto marchar apresuradamente, pero que no sabía nada más.

Al día siguiente vino un sustituto y todos pasamos a otra galería. Y al cabo de dos meses, los nuevos muchachos que entraron en la seis, alertados por el olor, pronto descubrirían un macabro espectáculo.

https://clubdeescritura.com/convocatoria/concurso-historias-del-trabajo-3/leer/1351216/la-galeria-numero-seis/

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Escribir en esta página supone tan solo ejercitar mi hábito, ya que mi mayor logro es haber publicado una novela corta, de género negro, en amazon kindle (su título "Putredinem malum in sporta"). No me importa, pues, para nada estar entre los primeros en el ranking, ya que tengo constancia del seguimiento incondicional de mis trabajos por parte de muchos de vosotros. Gracias a todos por leerme y comentarme.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta