cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
La Gran Bolsa de Carne Humana.
Varios |
01.07.14
  • 0
  • 0
  • 1355
Sinopsis

La Gran bolsa de carne Humana.

Yo estaba de camarero en ese balneario, ese sitio apestaba a muerte, era un lugar de tránsito a la dura y rotunda muerte. La cafetería tenía el techo de cristal, era como un invernadero, el mismo húmedo y pegajoso calor, me salían unos granos asquerosos en la frente debido al sudor, esa vieja venía por las tardes, andaba despacio, su cuerpo era una gran bolsa de carne humana donde habían pegado dos brazos dos piernas y una cabeza unidos por grandes filetes de grasa, se sentaba en una mesa de las bajas, me jodían la espalda pero la porca dejaba buena propina, ese día pidió un menta poleo con sacarina, maldita sea pesas 100kg y quieres sacarina,  bendita locura.

Me acerco con la bandeja.
—aquí tiene señorita—digo yo. 
—muy amable, cobrame ya.
—ahora mismo.
Vuelvo con el ticket y lo dejo plantado en la mesa, era 1,30, empieza a buscar en su bolso y saca el monedero, ahora las monedas, mientras tanto yo espero de pie expectante ante la mujer sebo, con mi chaleco y mi pajarita, parecía un mago.
—así está bien gracias—dice ella.
Me da una moneda de dos, voy a la caja y cobro, echo la vuelta a mi bolsillo, en la cafetería del infierno no había nadie más , supongo que era por el calor que desprendían los grandes cristales, y ahí estaba ella, sentada, recalentandose, tomandose un poleo ardiendo, pensé, puede que explote y la cafetería se convierta en una bonita escena Gore llena de restos humanos, puede que de la explosión hasta yo muera, puede que el calor fermente lo que tiene en su gran estómago y se tire un pedo sobrenatural.

Me acerco y la pregunto que si puedo retirar la jarra metálica del poleo, acepta, tiene los ojos y los labios pintados, mal, demasiado, mucho, no se cómo explicarlo no soy pintor, no importa. El pelo más bien tirando a corto, rubio oscuro, de tinte del supermercado, me pregunta mi nombre.
—Me llamo Luis Ángel, llámeme Ángel. 

La bolsa Sebastica quiere palique, como buen camarero disfrazado de mago, yo escucho, la vieja me cuenta que es profesora de la universidad  en Madrid, telecomunicaciones, imagino que debe ser una mujer inteligente y que sus alumnos la llamarán la morsa, masa y cosas de esas. Dice que principalmente a lo que se dedica ahora es a la astrología, la influencia de los planetas en la vida de las personas, puede que ella tuviese órbita propia, incluso.
—cuando naciste—pregunta
—el 14 de septiembre de 1989—dije
—así que eres Virgo ¿sabes la hora a la que naciste?
 Lo se, nací a las 3 de la tarde, se lo digo y saca un pequeño tablero del bolso, parece un universo montado por círculos de cartón que la bola de sebo hace girar hasta configurar la fecha de nacimiento y la hora.
—veamos, veamos—decía con calma.
Me iba a desvirgar astrologicamente hablando, yo había fumado un poco de hachís antes de entrar, así que estaba entre nervioso e impaciente, cómo cuando te vas acostar con  una mujer.
—Tienes alineado a Marte y el Sol, tendrás éxito en el trabajo, no has estudiado mucho, cuida tus lumbares, vas a tener más de un hijo...—esa masa sudorosa me estaba defraudando, nada especial que pudiese sorprenderme tanto como para emocionarme de alguna manera. 
—Que bien, la verdad que has acertado bastante—contesté yo a tal retahíla de sandeces, quería mantener la propina de la bolsa el tiempo que estuviese alojada, si no explotaba antes claro está.
—bueno mañana te diré más cosas—dijo ella.
Entonces mi bipolaridad paranoica del hachís hace efecto
—la verdad que no quiero que me diga más cosas, casi no nos conocemos de nada y sinceramente no creo mucho en eso de la Astrología.
—Escucha, a mi me han llamado de la tv y nunca he querido ir, se que en este mundo hay muchos farsantes y freaks, pero yo estudio a los astros y los comprendo, de una manera profesional, así que puedes confiar en mis conclusiones—dijo sebo.
—bueno déjeme hacerle una pregunta sobre mi futuro—contesté. 
—adelante
—es sobre otra persona, pero me repercute directamente a mí, incluso vitalmente, ¿usted podría sacar información de los Astros?—dije bajando la voz.
—si te repercute directamente a ti, sí, podría averiguar cosas—comentó sebo con tono curioso.
—mire, usted ya sabe, hay personas cercanas, en este caso muy cercanas, que son tóxicas, que nos pueden llegar hacer un daño tremendo, incluso, Dios no lo quiera, la muerte—dije con la entonación baja.
—Te entiendo, hay personas a nuestro lado que nos hacen sufrir ¿hablas de un desengaño amoroso?
—no, no, algo más peligroso, esa persona de la que le hablo, puede que muera, y su muerte acabe conmigo—contesté yo.
—uy uy uy, hablas de perder a alguien importante, muy importante para ti, sufrirías un dolor tremendo—decía sebo mientras barajaba un mazo de cartas más grandes de lo normal, estaba inmersa en leer las cartas, no me miraba ni a la cara
—Pero no hablo...—dije yo antes de que me cortara.
La vieja me mandó callar sin dejarme terminar, será zorra, pensé
—esa persona de la que hablas ¿corre un grave peligro?—preguntó ella.
—Desde luego, puede incluso que explote—contesté.
—Alejate de ella, rápido, cuanto antes, no es buena para ti—decía mientras posaba más cartas en la mesa.
En ese momento me marché rápido a la barra y cogí un par de cervezas, me largué de allí—CHICO, CHICO—gritaba la bolsa de grasa, creo que puso una queja en recepción, nunca la volví a ver, tenía razón, mi vida a salvo otra vez.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Apestas

    Personalmente podría escribir algo crítico sobre este día y persistir en que una fiesta dirigida a algo tan importante como es el amor se ha convertido en un día de escaparates rojos, restaurantes llenos y floristerías que no dan a basto, pero esta vez no seré crítico si no que engrandeceré una fiesta que me parece necesaria tanto para la gente con pareja como para los que están sin ella

    ¿ que pasa cuando este ciudadano sale a la calle para ejercer su derecho a huelga, su derecho a expresar que estamos hartos de que nos tomen el pelo?

    odio el senado y a todos los que están dentro de él, odio que se estén riendo EN NUESTRA PUTA CARA de nosotros …

    Vivimos el siglo de los cambios, de la evolución tecnológica, vivimos en un mundo que cada vez más, comparte sitio con otro, el de la red, Internet, el gran servidor...llamadlo como queráis. Lo peor de todo es que al no estar contentos con destruir el mundo en el que vivimos nos creamos otro virtual para hacer lo mismo, repitiendo los mismos errores, teniendo los mismos conflictos y valores, poniendo por delante lo monetario a la verdad, filtrando la información de una manera cruel y con un criterio absolutista.

  • 32
  • 4.47
  • 419

" Algunos dicen que debemos eliminar del poema los remordimientos personales, permanecer abstractos, hay cierta razón en esto, pero ¡POR DIOS! ¡Doce poemas perdidos y no tengo copias! ¡Y también te llevaste mis cuadros, los mejores! ¡Es intolerable! ¿Tratas de joderme como a los demás? ¿Por qué no te llevaste mejor mi dinero? Usualmente lo sacan de los dormitorios y de los pantalones borrachos y enfermos en el rincón. La próxima vez llévate mi brazo izquierdo o un billete de 50, pero no mis poemas. No soy Shakespeare pero puede ser que algún día ya no escriba más, abstractos o de los otros. Siempre habrá dinero y putas y borrachos hasta que caiga la última bomba, pero como dijo Dios, cruzándose de piernas: veo que he creado muchos poetas pero no mucha poesía. "

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta