cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
LA HELADERA.
Amor |
08.08.19
  • 4
  • 1
  • 105
Sinopsis

Una chica joven trabaja cuando llega cada primavera en un quiosco, en un puesto de helados de una de esas marcas muy conocidas como Camy o Kalise.

Una chica joven trabaja cuando llega cada primavera en un quiosco, en un puesto de helados de una de esas marcas muy conocidas como Camy o Kalise. Este quiosco se encuentra en una de las aceras de más paso, de más concurrencia, en una de las avenidas más grandes del barrio, en la zona de Madrid llamada Campamento.

Cerca del quiosco y en la misma calle pero un poco más arriba se encuentra un bar en el que paran a almorzar o a tomar algo los soldados que están realizando su ya desaparecido servicio militar en un cuartel muy cercano, el cuartel de caballería perteneciente a la División Acorazada Brunete número uno, Villaviciosa catorce. También hay cerca de la zona otros cuarteles pero de éste suelen salir casi todos los días de paseo un par de soldados, y que después de comer en el bar “los cubatas”, pues van a comprarle algún delicioso helado a la chica del quiosco de helados.

Se llama Irene, es blanquita de cara, y posee un cabello largo, oscuro y rizado y unos preciosos ojos grandes y muy negros.

Como todos los días que pasan por allí a comprar sus helados, uno de ellos, el chico de Cáceres, es el que más habla y se ríe con ella, con Irene. Después de comprarle un polo de limón o de fresa, comienza a preguntarle cosas a ella como, “cuánto tiempo llevas trabajando aquí”, “cuántos años tienes”, “dónde vives”, “cuantos hermanos tienes”; intenta conocerla un poco más. Pero el otro chico que es andaluz, después de comprar su bombón almendrado, permanece en silencio mirando a Irene, a sus ojos y observándola en el más absoluto silencio.

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Soy un hombre aficionado a la lectura y a escribir de vez en cuando. También me gusta la fotografía y conocer gente.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta