cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

8 min
LA HISTORIA DEL ALCANTILADO
Suspense |
18.12.16
  • 4
  • 1
  • 84
Sinopsis

Después de unos dias de estres y haciendo un pequeño respiro, comparto mi quinta historia que compone mi pequeño libro, la cual deseo que la disfrutéis tanto o mas como las anteriores.

Todos estaban contentos porque ya había empezado las vacaciones de verano. De vez en cuando, iban a la piscina a pasar el día, otras veces iban al cine y algunas noches quedaban en casa de alguien del grupo para ver películas.

Un día, estando tomando algo, empezaron a hablar de cómo iban a pasar la noche de San Juan. Después de mucha charla, decidieron ir a la playa.

Unos días antes de irse, también seguían yendo de marcha y no tanto como antes, iban a algún concierto.

Paula estaba algo preocupada, porque no se atrevía a dar el primer paso con Alex, su novio, ya que él, sin darse cuenta, le agobiaba mucho.

La noche antes de irse a la playa, decidió hablar con Erika, aunque tampoco sabía a ciencia cierta, si ella ya habría dado el primer pasó.

Se acercó y le dijo:

  • Erika, ¿puedo hablar contigo?
  • Claro- le contestó.

Estando ya a solas, Paula le comentó:

  • Tengo una preocupación…  se trata de que Alex tiene ganas de dar el primer paso, y siempre le digo que no, aunque también quiero, pero me da mucho miedo… y no quiero que se canse de mí y me deje. ¿Qué me aconsejas?
  • Lo mejor que te puedo aconsejar es que cuando des el primer paso, no va a ser tanto dolor como piensas, ya que en ese momento estarás relajada, y que él no te va a dejar y esperará todo el tiempo necesario hasta que decidas dar el paso. Vayámonos a acostar, que mañana hay que madrugar.

Ya estando en la playa, fueron a acomodarse al apartamento que habían alquilado.

Habiendo pasado un par de días en los que habían aprovechado para conocer mejor aquel sitio, empezaron a quedarse por la noche en la playa contando historias de miedo.

Una de esas historias, fue contada por Samuel, el cual la había escuchado contar, trataba de una joven, la cual dicen que fue asesinada al lado del acantilado, y si se pasa por allí a media noche, se siguen oyendo los gritos de la joven.

Todas las noches hacían lo mismo, hasta que una noche, Leti decidió ir a ese lugar, para ver si era cierto lo que se contaba en la historia.

Pero no pudo averiguarlo, ya llevaba un buen rato caminando y tuvo que retroceder, ya que había empezado a caer pocas gotas que enseguida se convirtieron en una gran tormenta, por lo que fue corriendo a refugiarse con sus amigos.

Siguieron intentándolo durante todas las noches, pero ya montaron una tienda, Leti fue yendo con cada una de las chicas y siempre sucedía lo mismo, hasta que le toco a Erika, la cual no quería ir.

Finalmente fue y esta vez consiguieron llegar al sitio, justo a media noche y con algo de dificultad, debido al gran ruido que producían las olas al chocar con las rocas, se escuchaban gritos y escucharon que decía el nombre de un chico, Alfredo.

Asustadas, volvieron con el resto y contaron lo que había pasado, y entre todos, decidieron que la noche de San Juan, lo pasarían en ese lugar.

Llegó el día de la Noche de San Juan, se fueron después de comer para estar un rato en la playa, y un par de horas antes de la media noche fueron al punto pactado.

Cuando llegaron, prepararon la típica hoguera que se enciende en estas fechas, y al llegar la media noche, todos escucharon la voz que decía el mismo nombre, Alfredo.

Intentaron quedarse más tiempo, pero el miedo les frenó y se marcharon todos para el apartamento.

Esa noche, para quitarse el miedo de encima, María le dijo con antelación a su novio que si le apetecía quedarse un rato más en la playa, lejos del acantilado, y él respondió que sí.

Fue esa noche cuando dio el primer paso y fue algo maravilloso e inolvidable para ambos.

En cambio, a Erika, esa misma noche, estando leyendo en la cama, se le apareció una joven de unos 19 años, pelo oscuro, ojos verdes, una piel más bien morena, y de constitución muy delgada, estaba totalmente empapada y sin ropa.

Nada más verla, Erika se quedó muy asustada… a los pocos segundos le preguntó a la joven:

  • ¿Qué quieres de mí?

Justo en ese momento pasaba Mark, y al haber escuchado eso, decidió entrar para ver que ocurría.

Al entrar, vio a Erika muy pálida, se acercó y, al tocarla, vio que estaba totalmente helada y completamente inmóvil, ni pestañeaba. Rápidamente la arropó y la zarandeó para que reaccionara.

Al girarse Erika, vio a su novio y le dijo:

  • Se me ha aparecido el espíritu de la joven, y quiere que la ayude a que se sepa la verdad y que su asesino pague por lo que hizo.

Lo que no sabían, es que dicho asesino, merodeaba mucho por esos lugares sin que nadie le viera, porque realmente, él no sabía porque la había matado.

Un día muy temprano, habiéndolo hablado días anteriores, decidieron ir a ver si encontraban algo, lo cual pudiera ayudarles.

Al cabo de un rato, Erika, recordando parte de lo que le dijo el espíritu, encontró debajo de una piedra un colgante de plata muy bonito, en el cual se podía leer el nombre de la chica, Ana, y al otro lado, el nombre del que supuestamente fue su asesino.

Pasaban los días y a Erika le seguía apareciendo la joven y como el fantasma no se acordaba de su nombre, Erika le dijo:

  • Te llamas Ana
  • Gracias por recordármelo, seguid buscando…- dijo el espíritu mientras desaparecía.

Pocos días después, encontraron una pequeña navaja, cercana a una chabola vieja que había cerca de allí, esa navaja, tenía el mismo nombre que escucharon la noche de San Juan en el acantilado, y era el mismo nombre que también aparecía en el colgante, Alfredo.

Habiendo pasado un par de días y con la ayuda de Ana, descubrieron a un chico que iba mucho por aquel lugar, el cual ya sospechaban que podía ser el tal Alfredo.

Consiguieron conocerle y si hicieron amigos de él, una tarde, le preguntaron, enseñando la navaja que se habían encontrado:

  • ¿Esto es tuyo?
  • Si- contestó muy sorprendido al ver la navaja y les preguntó: ¿Dónde la encontrasteis?
  • Estaba tapada por la arena, y un día que estábamos jugando, la vimos- contestó Erika.
  • Gracias por devolvérmela

Un día, le preguntaron si conocía la historia de una joven que fue asesinada al lado del acantilado.

El no tuvo más remedio, que decirles que sí, y que él era el culpable, y empezó a contarles lo que sucedió aquella noche.

“Fue hace cuatro años, yo era muy amigo de Ana y en la noche de San Juan, me quedé a solas con ella y aproveché para regalarle un colgante muy bonito...

  • Este- le dijo Erika, dejándolo en la mesa.
  • Si- dijo Alfredo, y siguió contando la historia.

…y no sé porque me puse tan violento con ella, supongo que iba algo colocado y finalmente, sin saber cómo, le clave esta navaja en el corazón, y, sin pensármelo dos veces, le di un beso en los labios y la tiré al mar, cerca del acantilado.

Finalmente, le acompañaron a la policía para declarar. Dijo dónde estaba el cuerpo y los buzos lo localizaron donde Alfredo les indicó.

Directamente fue a la cárcel, previamente, Alfredo, se acercó a los padres de Ana y les pidió perdón por lo que hizo, aunque él sabía muy bien que aquel dolor que tenían los padres, no se lo iba a quitar nada ni nadie.

Ya, lo único que les consolaba a los padres, es que podían dar el entierro que su hija se merecía.

Después del entierro, los padres de Ana se acercaron a Erika y al resto diciéndoles:

  • Nos han dicho que habéis sido vosotros, los que habéis hecho que esto fuera posible y os damos las gracias, porque por fin, nuestra hija ya descansa en paz.
  • Sólo les podemos decir que les acompañamos en el sentimiento, que no se hundan y que sigan para adelante.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • No he leído los antecedentes de la historia, pero escribes bien y tienes un estilo fluido que facilita la lectura. A mí me ha gustado. Echo quizá en falta algo de lirismo, de desarrollo de las frases con alguna que otra figura retórica que aporte brillo literario (metáforas, comparaciones...), pero en líneas generales hay mucha solvencia en tu manera de escribir. Enhorabuena!!!
  • Esta es la sexta historia que compone mi pequeño libro, ya la proxima sera la septima y ultima, aunque estoy pensandomelo porque es la que en realidad hoy en dia menos me gusta, porque me hace recordad una época la cual no fue tan buena para mi y por ello no se si la publicare o no. Decida lo que decida, tanto si la publico como si no, seguiré escribiendo y publicando alguna historia o relato que se me vayan ocurriendo. Aprovecho para deciros porque ahora no recuerdo si lo llegue a decir en alguna de mis anteriores publicaciones, que estas historias del libro, lo acabe en el año 2011.

    Después de unos dias de estres y haciendo un pequeño respiro, comparto mi quinta historia que compone mi pequeño libro, la cual deseo que la disfrutéis tanto o mas como las anteriores.

    Aquí esta la cuarta historia que compone mi libro. El libro se compone en total de 7 historias y como habréis visto hasta ahora son variadas.

    Esta es la tercera historia que compone mi libro que como ya dije anteriormente lo escribí hace unos cuantos años y por hobby.

    Historia que cuenta en la que nuestra protagonista Erika consigue ya tener una pandilla de amigos y gran amiga verdadera. Y como lo pasaron en sus primeras vacaciones, que ninguno de ellos se imaginaban por lo que iban a tener que pasar.

    En estas primeras publicaciones voy a ir publicando varias historias las cuales componen un pequeño libro "LA VIDA DE ERIKA" que hice por afición. . En esta primera historia cuenta lo duro que fue su infancia, entre varias cosas tuvo que sufrir lo que aun entonces no se daba como ahora tanta importancia: acoso escolar.

Soy Toledana. Y sigo estudiando. Aparte de cuando me lo puedo permitir me formo en un sector que descubrí hace poco y que es uno de mis sueños que tarde o temprano, porque no dejare de luchar se que podre cumplir parte de ese sueño y cuando puedo me formo en ello gracias a una gran persona que me animo a ello, se trata de las artes escénicas: la interpretación.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta