cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
La ilusión fue sólo mía
Humor |
15.07.18
  • 4
  • 19
  • 2437
Sinopsis

Una historia divertida.

Mi mundo visual, reducido a un aburrido color crema cielorraso.

Entró intempestivamente. Su pelo negro primero, dos ojazos brillantemente verdes después. Me escudriñaron profundamente, con mucho interés, detalladamente.

Accionada la catapulta de mi imaginación, desapareció precipitadamente de los bordes de mi todo. Al volver a posarse sobre mi, noté una curiosidad morbosa que dilataba sus pupilas.

Tocó mis labios como casi ninguna recordara lo hubiese hecho. Ese roce me volvió alerta y del mejor de los humores. Cerré mis ojos, una gran ilusión fue inundándome y ocupando espacios hasta sojuzgar mis pensamientos. La sangre, ganó fluidez y velocidad reptando ardorosa por mis venas. Me propuse disfrutar del momento.

Volviendo en mí, anhelando reencontrar su dulce mirada. ¡Sorpresa! Con desparpajo y descaro una figura calva, oscura y movediza, casi golpea mi nariz. Se acercó a pocos centimetros y buscó mi boca, produciéndo un sentimiento de asco e impotencia. Me revolví inquieto tratando de alejarlo.

En tanto me resistia, volví a ver a la bella, apareció detrás de él y de un sol que hería mis retinas. Me distraje tratando de descifrar que mensaje emitían sus ojos entrecerrados, que esperanza podía acarrear, esa visita furtiva a mi vida. Entonces, él, que ni siquiera se habia percatado de la conexion mística que estaba tratando de entablar; aprovechó el descuido y me asestó el golpe. Con su enguantada mano abrió mi boca y la penetró, las papilas detectaron el sabor metálico del talco. Sentí náuseas, pero era completamente tarde, el diamante estaba girando enloquecido al son de su ruido infernal y el olor ocre a quemado se dejaba sentir en la habitacion.

-Apunte, Penelope, cuarto molar, tratamiento de conducto.-

Se apagó la magia.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Bien narrado y buen final. Saludos Roluma
    Gracias Raúl muy amable. Un abrazo.
    Bueno, parece que al final no va a cuajar el interés del protagonista con la morenaza de ojos verdes... jajajaja. ¡Pobrecito! Un relato divertido, con un final estupendo. Buen trabajo.
    Muchas gracias Mikel. Ha ia rato no escribía e intente un ejercicio imaginando cosas mientras esperaba al dentista. Un abrazo. Nos seguimos leyendo.
    Roluma me ha gustado tu relato . Está muy bien escrito , a mi modo de ver , con mucha riqueza en el lenguaje y sintaxis . Un saludo
    Muchas gracias Jesús, Tash Mir y Chus Luvi, un abrazo.
    Muy bien llevado Roluma con un final inesperado y que me hizo sonreír. Muy bueno. Esperamos tu siguiente publicación
    Felicidades Roluma. Me ha encantado el final, el sutil humor y la intriga de llegar al final del relato para saber qué pasaba.
    Un inesperado y buen final, para un comienzo incierto (cada vez que empezamos a escribir, cuantas veces tenemos que borrar...) Un saludo
    Muchas gracias Noah tinger. Como si en el mundo no habría demasiada confrontación. ¿Que necesidad de traerla a este oasis tambien? Un abrazo.
  • Los sucesos y personajes de ese relato son ficticios, así como sus nombres, sus circunstancias sus cuentas bancarias y desarreglos emocionales. Cualquier similitud con personas reales o hechos concretos son producto de la imaginación y la perdida de la razón que últimamente experimenta el escritor. Deseo que este escrito se lea con el mismo el humor con que fue concebido. A mis queridos colegas de letras, los abrazo con el cariño, el respeto y la admiración que siento y merecen. PD: lógicamente quedo a la recíproca para cualquier juego que les parezca pertinente. Hasta la próxima.

    Hablemos sin saber un juego teatral que aunque parezca mentira, conlleva saber de todo un poco para poder inventar un poco más, además de una prolifera imaginación y talento para mentir, o no tanto.

    Este ensayo, nace de las largas horas de sillón, de no poder moverme de casa y de tener tiempo para aunar locas ideas que venían de visita hace un tiempo o hechos que han forjado nuevas en estos veinte días. Hablemos sin saber es un juego teatral, donde los participantes hablan sin prejuicios de temas de los cuales no tienen ni idea y donde se divaga en grande, como le he plasmado yo aquí.

    Recuerdos de infancia de un niño feliz.

    Alimenta al lobo. Parecerá juego. Él no sabe de eso, lo quiere todo. Y no es un juego de palabras.

    Viajar es un placer. Es un abrir los sentidos a disfrutar todo lo que se revela y nos llena el alma. A veces es imposible.

    ¿Que hace que no podamos hablar francamente de la realidad? Si todo es máscara, la vida no llega a ser algo. Se convierte en escenario del ridículo. Ficción diaria para darnos cuenta por la noche del terror de no ser ni significar nada para nadie. Y en esa ausencia de nosotros mismos, nace la obsesión por el otro, por lo otro. El fracaso de lo compartido, del mundo a partir del otro.

    El tiempo lo cambia todo. A veces no hay respuestas. A veces no hay perdón. Lo que perdura está grabado en un lugar con clave.

    Llegué por mar hasta el Golfo. En esos barcos había mucha más gente que en otros que había navegado. Me senté a comer mis frutas y escuché las habladurías de la gente. El Oráculo de Delfos siempre dice lo correcto a señores o viajeros. Y fui con mi pregunta hasta él. Con ojos inexpresivos habló.

    El espíritu navideño del dueño de un restaurante, provoca una fuerte reflexión sobre la condición humana en una joven cocinera, que debe modificar algunos detalles para cumplir con los deseos que se le pidieron.

  • 59
  • 4.53
  • 277

Soy águila. De las que vuelan alto. De las que ven sin proponérselo. Tengo maestros de los que no acepto palabras. Tengo lapices que dicen lo que siento. Cuando vuelo mi vuelo, cuando respiro mi cielo.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta