cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

3 min
" LA IMPRUDENCIA QUE CONCEDE UNA INOCENTE ARMA"
Suspense |
01.01.17
  • 0
  • 0
  • 80
Sinopsis

Conjugo dos opiniones muy distantes gracias a una "visión". Una sería en contra de los gángsters al nombrar diversos de sus espeluznantes hechos habituales y naturales para su distante ética. La otra estaría en contra del sufrimiento que padecían muchos de aquellos jóvenes y que, en muchos casos, esa era la causa de su"reconversión" para mostrar su despiadada frustración.

Podía vislumbrar a un elegante gángster, no uno cualquiera, sino que "el inigualable señor la mafia". En todas y cada una de mis ilusiones portaba un sombrero negro y siempre tenía entre sus finos labios un cigarrillo a cuyo uso no acudía. Habitualmente, iba vestido con su apreciado traje: una camisa blanca fina arropada por una chaqueta oscura de piel; unos pantalones marrones con sus dos cartucheras, ocupadas por unas dos armas cuyos recambios aguardaban impacientes en sus dos bolsillos; y unos zapatos negros resplandecientes.

 

Siempre trabajaba solo y ofrecía rivalizantes miradas pusilánimes a aquellos a los que arrebataba el aliento con un simple gesto entre sus poderosas manos. Era una persona distante y solitaria que tenía el insoldable poder de atravesar y masacrar frívolas y despiadadas lenguas bífidas y ruines. Él no negociaba; mataba.

 

Durante cada combate se enfrentaba solo y ganaba solo confrontaciones contra más de diez hombres con desmedida envergadura y porte, gracias a su impecable consciente activado desde su subconsciente repleto de prodigiosas dotes y grandezas, con su querida pistola. A menudo, se desplazaba en un coche antiguo con una ventana resquebrajada y las demás completamente blindadas. Utilizaba vehículos abandonados, desgastados y desechados para robar diversos bancos y hacerse con todo el dinero del que disponían.

 

Sin embargo, durante sus hurtos, no mataba a no ser de que fuese estrictamente necesario; mataba para sobrevivir. Todos debemos responder ante alguien superior que nos domina; él debía responder ante sí mismo. La ira no le corrompía externamente, pero en su interior continuamente indagaba en su pasado, en aquel inquietante domingo por la noche en que su padre fue asesinado, aquel día en que supo que para sobrevivir hay que afrontar situaciones dolorosas y difíciles. Desde aquel momento en que se escondió bajo la cama situada en la misma habitación en la que su padre palidecía, desfallecía y blandía su último desesperado aliento; comenzó a librar su venganza. 

 

De pronto, recobré mi visión, había auscultado la ira y la solemne venganza de un gángster corrompido y sofisticado. Comencé entonces a escribir su historia, por ficticia e irreal que fuera, realista era su significado ya que muchas de las raíces de estos tipos habrían sido cruelmente desmembradas sin compasión alguna desde la inconsciencia e impotencia de una simple bala, de una simple arma. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • ¿Es el amor algo duradero? ¿Acaso existe o es una simple ilusión? Si es un concepto real hay que reconocer sus amargas consecuencias : la pesadumbre, el arrepentimiento, la desolación, la decepción...

    Conjugo dos opiniones muy distantes gracias a una "visión". Una sería en contra de los gángsters al nombrar diversos de sus espeluznantes hechos habituales y naturales para su distante ética. La otra estaría en contra del sufrimiento que padecían muchos de aquellos jóvenes y que, en muchos casos, esa era la causa de su"reconversión" para mostrar su despiadada frustración.

    Vivimos y ahora más que nunca, desgraciadamente, en un mundo en el cual la desconfianza del ser humano y la ambición por el progreso propio se superponen ante el bien global y ésto da lugar a numerosos enfrentamientos. Muchos de ellos se llevan a cabo con fines religiosos como describo en el poema, pero obviamente hay gran diversidad de motivos.

    En mi primer relato quería hablar sobre la hipocresía de la personas. Todas las mentiras que acallan para dar buena impresión a los demás, embustes que mejoran su pequeña moral

  • 4
  • 5.0
  • -

Soy estudiante, me gusta escribir poemas y prosas.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta