cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
LA INCREIBLE Y CRUDA EFIGIE DE GIAN FRANCO
Suspense |
07.08.18
  • 5
  • 2
  • 39
Sinopsis

 

Las escalerillas en forma de espiral conducen a la habitación de Gian Franco; aquel lugar es una botella mágica. El éter de la recamara está invadido por una espesa nube de humo y, por si fuera poco,  el olor a naftalina es insoportable. Una cama acolchonada se impone en el centro de la habitación, sobre ella, muchos libros regados entre los cuales Gian Franco se confunde.

«Cuando estaba chico, papá me castigaba severamente. Recuerdo aquella vez que me colocó de rodillas sobre unos granos de maíz y los brazos alzados por más de una hora, el dolor era insoportable; mamá no decía nada por miedo a que él también la maltratara. Yo veía como sufría al verme de rodillas en el patio mientras lavaba la ropa y, él,  sentado en un mecedor vigilando a su pequeña víctima. Fueron muchos los castigos que padecí mientras estuve viviendo en la casa con ellos, uno de sus últimos maltratos fue en aquella semana santa cuando estuvimos en la finca de mis abuelos. Cuando llegamos, lo primero que nos advirtió fue que no nos fuéramos a bañar a la represa, pero eso fue lo primero que hicimos. Mis primos estaban entusiasmados por irse abañar allá, me convidaron;  yo les recordé la prohibición del paseo pero ellos terminaron por convencerme. Para cuando quiso ser la hora del almuerzo ya nos había buscado por toda la casa y a sus alrededores, el último lugar que le faltaba por escrutar era en la represa; allí nos encontró. El azote fue grande,  tanto que la espalda se nos hinchó de inmediato. Estos son unos de los tantos ejemplos que podría decirles acerca de los castigos de papá, gracias a ellos he descubierto el verdadero significado del placer». Escribía Gian Franco en la introducción de su primer libro.

Desde hace algún tiempo para acá Gian Franco estaba sintiendo la ausencia de algo muy importante para él. No sabía hasta que se encontró con un viejo amigo que le explicó la teoría del sentir placer por medio del dolor. Aquel amigo le dijo que el cuerpo humano tenía partes muy sensibles donde la estimulación del dolor en ellas era más directa.

– Oye, pero… explícame más acerca de lo que me acabas de decir, en verdad no te entiendo.

 – Hace algunos años empecé una relación sentimental con una mujer que me enseñó todo acerca de lo que te estoy contando. Mira, aquí. –le señaló en el brazo de Gian Franco la parte debajo del biset y, con sus uñas lo pellizcó. – Es uno de los puntos–. Él en verdad siente un intenso placer.

– los demás debes de descubrirlos tú–.  Le dice el amigo.

Ya han pasado algunos meses desde que este inquieto muchacho se sumergió en el mundo de los dolores placenteros. Los recuerdos acerca de los constantes maltratos de su padre se hacían más claros, por lo que quiso revivirlos con aquella teoría que le había explicado su amigo, pero esta vez decidió hacer cosas distintas a las que le hacía su padre, fue allí donde llegó al éxtasis de su descubrimiento. Parado frente al espejo se decía que él si era capaz de llegar a su máximo nivel; agarró una caja de cigarros, sacó uno, lo encendió  y se fue al sofacama, lo tomó entre su dedo índice y el pulgar llevándoselo así a la muñeca de su mano izquierda. Gian Franco respiró profundamente y su cuerpo sintió convulsionar al estímulo de la quemadura. Lo siguió haciendo varias veces hasta hacer una llaga, luego pasó a la otra mano. Al día siguiente, el joven hizo lo mismo de la noche anterior y así por mucho tiempo sin salir de la botella mágica. Uno de esos días Gian Franco se levanta y se mira al espejo; su cuerpo ya no tenía forma, se había convertido en una inmensa llaga humana. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 43
  • 4.58
  • 285

KARLOZ MAGNUS es el seudónimo utilizado por Carlos Mario Mesa Mejía, quien nació el 26 de agosto de 1986 en Montería-Córdoba, Colombia. Estudió sus estudios escolares en la Normal Superior de Montería, graduándose como Docente Normalista. Posteriormente ingresa a la Universidad de Córdoba a estudiar Lengua Castellana, donde se encontró con un fantástico universo de letras que lo sumergió hasta convertirse en un pez. Motivado por las ganas de escribir literatura empieza a imitar a grandes escritores, que hasta ahora han sido sus maestros personales. En su faceta como escritor ha adoptado un seudónimo con el cual firma sus escritos "KARLOZ MAGNUS" Actualmente tiene varios cuentos y una novela; en cuanto a los cuentos los ha ido publicando en el siguente blog http://cuentosdeficcionkarlozmagnus.blogspot.com.co/ . En su formación como profesor siguió sus estudios de postgrado en la Universidad Católica del Norte convenio con la de Oriente en la Maestría en Educación en Cultura de los Derechos Humanos, graduado en septiembre del 2016 Carlos Mario Mesa Mejia (Karloz Magnus) se encuentra vinculado actualmente al sector público de la educación Colombiana, desempeña el cargo de Tutor del Programa Todos a Aprender (PTA) del Ministerio de Educación Nacional de Colombia. Puede encontrarlo en facebook:https://www.facebook.com/karloz.magnus o escribirle a los correos carlos_mesa1986@hotmail.com o al carlosmesamejia@gmail.com

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta