cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
La Invitación
Suspense |
29.06.18
  • 4
  • 1
  • 202
Sinopsis

Cada acción tiene su reacción, y a veces los prejuicios de la gente pueden llegar a ser tan determinantes a la hora de tomar su decisión de ayudar o no a personas que alguna vez se equivocaron en su vida para estar como están. Es por eso que el arrepentimiento de éste hombre no trae una solución de buen carácter.

Llorando y quejándose en un callejón del centro de la ciudad está aquel hombre. Las luces blancas que alumbran las calles y el silencio infinito hacen más depresiva su estadía por allí. El hombre tenía una estética despreocupada, debido tal vez al frío constante que sufría todas las noches acostado en su tira de cartón. ¿Ducha? No había escuchado esa palabra en meses, otra razón de la pésima apariencia que padecía. Definitavemente no se encontraba bien, no estaba en todos sus sentidos para estar así como así. Es de esperarse los prejuicios de aquellas personas que pasan por su lado en las mañanas y tardes, pues realmente apestaba. Añoraba cada hora del día una monedita caída en su sombrero, el cual lo consiguió en el bar 'Bartolomé', pero nada. En días buenos conseguía a lo mucho 5 monedas, las cuales las usaba para comprarse dos panes y un cigarro suelto. Era para lo que le alcanzaba. Su amigo José, un visitante activo del café que se encontraba en la calle Libertad, le conseguía algunos tragos mientras éste pasaba por esos lugares. El hombre solía recorrer los paseos peatonales del centro mientras pudiera. Llegaba hasta más no poder. Utilizaba toda su energía buscando restos de comidas de personas que compraban alimentos y dejaban tirados por ahí. De pronto, el hombre escucha algunos golpes que le dan al suelo a lo lejos. Pareciera que es con un palo que se está provocando el sonido. Se seca bien rápido sus lágrimas mientras está incado y apoyado a la pared. Como era de noche, se preocupó bastante. Pensó que alguien querría hacerle daño, además de que no había ni una mosca rondando esos callejones a tal hora, así que entró en sospecha. Estaba muy inseguro de su integridad por esos estrechos caminos. Ya parado, moviéndose de un lado a otro, con su mano presionando su torso y medio avivado de mente, refregaba sus ojos una y otra vez con sus manos sucias para ver quién se acercaba por el callejón. Pero el hombre no estaba sobrio, por lo que sólo vio una sombra pequeña, de baja estatura, con un bastón en mano y una capa que la cubría de cabeza a pies. Lucía como una señora de edad mayor para el hombre. –¿Quién es usted?– Preguntó bien asustado el hombre, con mucho dolor. –Sabes porque estoy aquí– El viejito descuidado abrió mucho más sus ojos, haciendo un gesto de querer ver mejor. –¿Quiere dinero?– Lo único que pasó por su mente en ese momento. –Sé lo que hiciste, querido.– Aún algo sensible, el pestilente caballero botó algo más de agua por sus ojos. –¡No sé! ¡No sé!– Gritó muy fuerte. Estaba sin control. Un poco loco. –No es el momento aún... me he equivocado contigo... estaré vigilándote, viejo amigo.– Advirtió la señora. Tan desconcertado estaba el hombre perdido en su mente conforme veía a la señora encapuchada virar en la esquina del callejón hacia la izquierda. Su borrachera de la nada se esfumó, y reaccionó de forma razonable. –¡Hey! ¡Espera! ¡No te vayas!– Ya era tarde, la señora se había desvanecido entremedio de la neblina que caía a esas horas de la madrugada. De vuelta a su lugar de siempre, en el camino encontró un harapo cochino, un poco arañado, pero aún así abrigador. El hombre no lo pensó dos veces, lo agarró del suelo y se lo amarró bien apretado dando la vuelta a todo su cuerpo. Se acostó en su rectángulo de cartón que había sacado de las cajas de basura de la parte trasera de los apartamentos en el callejón, acomodó su cuerpo bien despacio en el duro lugar de descanso que tenía, puesto que padecía de un dolor tremendo... y finalmente cerró sus ojos. Luego de un rato abre sus ojos lentamente, y al lado de su cabeza ve unos zapatos de mujer. De inmediato creyó que la señora había vuelto, pero no. –¿Mabel?– Su corazón comenzó a latir fuertemente –Sí cariño. Ven, acompáñame.– Sugirió la dama. –¿A dónde vamos?– Se sentó y miró fijamente muy perdido a la dama. –A la camioneta que está allá, ¿La ves?– Apuntó con su dedo índice hacia el lugar. –¿Y para qué?– Estaba anonadado. –Tengo que hacer esto, lo siento.– Con un tono muy triste se lo dijo. –Pero... pero... ¿Ya no me amas como lo solías hacer?– Con su rostro humedecido preguntó muy afligido. –Es por eso que hago esto.– Igualmente con sus ojos acuosos. El hombre cedió amablemente, tomó la mano de su amada, y con fuerza Mabel logra levantarlo. Esta lo abraza y lo apoya a su hombro para llevarlo a la camioneta. Ambos iban felices, aunque el hombre se veía mucho más feliz. Pero cuando una cuchilla atravesó el cuerpo de Mabel por la espalda hasta su pecho, todo se tornó gris para él. –¡NOOOOO! ¡¿Qué he hecho?! ¡¿Por qué Dios?! ¡¿Por qué?!– Muy enojado y decepcionado consigo mismo gritaba al cielo tapado en nubes. –¡Perdóname mi amor! ¡Perdóname por favor!– Le rogaba a su mujer, mientras esta cayó lentamente hasta el suelo, quedando con sus piernas encorvadas y la mirada hacia arriba. –Amor, créeme que si estuviera viva te hubiera perdonado todo, así como lo hice con la violencia física y psicológica que ejerciste sobre mí por unos 16 años.– Le reveló agonizando. –Lo sé amor, lo sé– Llorando desconsoladamente, arrepintiéndose por completo. –A... a... ahora podemos irnos juntos.– Agarró el ensangrentado cuchillo para clavárselo directo al corazón, con sus manos temblorosas. –Ya no es necesario. Lo intentaste una vez y fracasaste, dudo que lo consigas ahora... He venido con un objetivo: Invitarte a mi lugar, pero dime, ¿Realmente creías que vendrías a ser feliz conmigo por toda la eternidad? Abruptamente se escucha un estruendo y una densa niebla se hace notar. Saliendo de ella una sombra pequeña venía... –Te lo dije viejo amigo. Te dije que estaría vigilándote... Supongo que ahora es el momento adecuado para llevarte conmigo, así no causarás dolores lo poco que te queda de vida a la persona que está tratando de salvarte en éste momento.– La señora encapuchada lo toma del pelo, lo paró haciéndolo gritar muy fuerte, separándolo de la mano de su amada que él tenía aferrada con todo su ser a la suya. Lo arrastró hasta la más densa niebla, en dónde las almas vacías solían perderse como siempre, mientras el hombre gritaba el nombre de su mujer con todas sus fuerzas... Por el centro de la ciudad se podía sentir que el sonido de las sirenas de ambulancia perforaban tu tímpano, acompañado de las luces rojas y azules que se esparcían por la neblina que caía en la madrugada. –Perforación en la arteria Aorta a causa de una apuñalada en su torso.– El enfermero examinaba al hombre. –¡Se nos va! ¡Se nos va!– Exclamaba con preocupación un auxiliar –¡Electroshock! ¡Electroshock!– Sugería otro. Estuvieron haciendo lo imposible por un par de minutos para no dejarlo ir, mientras se podía apreciar la mirada larga y muy triste de una dama dentro de la misma ambulancia que acababa de encontrar a su padre sólo para verlo morir.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • La idea es buena....quizás añoro algún punto y aparte para relajar la lectura. Saludos y adelante
  • Cada acción tiene su reacción, y a veces los prejuicios de la gente pueden llegar a ser tan determinantes a la hora de tomar su decisión de ayudar o no a personas que alguna vez se equivocaron en su vida para estar como están. Es por eso que el arrepentimiento de éste hombre no trae una solución de buen carácter.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta