cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

4 min
La Isla del Lazareto
Terror |
20.12.16
  • 4
  • 3
  • 217
Sinopsis

¿Sería capaz de permanecer atrapado con tu desesperación y un grupo de moribundos, como única y siniestra compañía? Descubre la historia de Martina, instálate en su mente, abraza su locura, conoce su desesperación y averigua el siniestro final de su historia.

Otra marca en la pared... Una mañana más, el amanecer de un nuevo día, vomitivo como todos los anterores...

Martina había perdido la cuenta de los días que duraba ya su encierro. Recordaba muy bien, eso sí, el día que todo empezó, el día que cometió el mayor error de su vida.

Era invierno, cuando pensaba en ello aún podía sentir el frío calando sus huesos mientras leía aquella carta sentada en la calle, no hacía mucho que se había convertido en enfermera y éste iba a ser un trabajo importante. Su país requería de sus conocimientos y dedicación, debía ayudar al gobierno en un proyecto muy importante que estaban llevando a cabo. Debido a la situación de inestabilidad y revueltas constantes los hospitales ya no eran un lugar seguro, al menos no para aquellos pacientes más graves, rezaba la carta. Había sido seleccionada para desplazarse a una isla en la que se había construído un gran hospital, dotado del mejor personal y medios de la época, para atender a los enfermos más graves y así garantizar el bienestar de la población en un periodo de tanta agitación. Asimismo, se crearía un recinto especial para los pacientes infecciosos, con la finalidad de mantenerlos lejos del resto de la población. No le daban opción, debía aceptar y ella lo haría de buen grado, estaba deseando ayudar. ¡Cuánta ingenuidad!

El día señalado llegó, como acaban llegando todas las cosas nuevas, con nervios e incertidumbre pero mucha ilusión por delante. Martina embarcó y puso rumbo a su nueva vida de servicio y dedicación para la que tanto y tan bien se había preparado. La vida en la isla pronto se tornó gris y apática, allí sólo había muerte, enfermedad y gente que únicamente le mostraban su desprecio. El tiempo y las experiencias fueron transformando su entusiasmo en un odio irracional a cada átomo que la rodeaba.

Una mañana unos gritos desgarradores le despertaron brucamente, corrió buscando su origen pero allá dónde se desplazase éstos se escuchaban con la misma intensidad y nada parecía causarlos, pronto comprendió que esos aullidos de dolor y desesperación estaban en su cabeza, también descubrió que el hospital se hallaba vacío, no había nadie a excepción del grupo de leprosos de los que cuidaba habitualmente y ella misma. ¡Se habían ido todos! ¡Estaba condenada!

Corrió al embarcadero en busca de algún bote que le permitiera escapar, encontró únicamente un mar cruel que le rugía su desgracia y se reía en su cara de la situación. Las voces no cesaban y ella sólo quería escapar, ¡ni siquiera le habían dejado medicinas para encargarse de los enfermos que quedaban!

Lo más sensato habría sido arrojarse a ese mar que se mofaba de su desgracia y acallar las voces para siempre, una manera de escapar de la isla y de la miseria que encerraba, pero no lo hizo... En vez de eso la muchacha corrió a la cocina, eligió el cuchillo más adecuado para tan difícil tarea y fue degollando uno a uno a aquellos leprosos que prometían ser su única compañía humana. Nunca llegó a saber si los ajustició por evitarles sufrimiento al carecer de medicinas o como único requisito para cruzar la frontera que le separaba de la locura. Sea como fuere, después de tales acciones, se adentró de lleno en la demencia, abrazando sus miedos y fusionándose con ellos.

Los días pasaron infinitos y Martina únicamente se dedicaba a marcar en la pared cada día de encierro, con la única compañía de sus voces desesperadas.

Un día, que no tenía nada de diferente a los anteriores, la enfermera no pudó más y decidió que, ya que no había sido nunca capaz de entregar su cuerpo a las olas, era momento de volar, volar hacia una falsa libertad que acabaría con su encierro y su locura. Decidió que encaramarse al tejado del hospital y saltar sería un final maravilloso a una vida miserable. No necesitó pensarlo ni le falto valor al dar aquel paso al vacío. Mientras caía pudo ver, a lo lejos, que alguien estaba desembarcando en la isla: Un joven pescador (que seguramente había llegado allí por error) descendía de un pequeño bote.

Martina le vio adentrarse en la isla justo antes que sus voces callaran para siempre, mientras una lágrima rodaba lentamente por su mejilla de cristal a punto de hacerse añicos.

Fálfica

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 9
  • 4.74
  • -

¿Qué ocurre cuándo la bruja abre el libro de hechizos y da rienda suelta a su perturbada imaginación? Os lo diré, queridos niños… cuando Fálfica escupe sus ponzoñosas ideas, éstas se transforman, por arte de magia, en Cupcakes de Cianuro. Si esperáis encontrar dulzura y esperanza en estas líneas abandonad mis dominios de inmediato, aquí no hallareis esas cosas carentes de sentido. Si, por el contrario ansiáis asomar vuestras miserables almas a la negrura de mi abismo, pasad, niños, pasad… He hecho cupcakes.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta