cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
la lectura
Amor |
21.10.15
  • 0
  • 0
  • 1352
Sinopsis

En mi vida no pasa nada, todo está tranquilo y paso la vida a medida que paso las hojas de los libros. A través de ellos veo pasar al mundo, leyendo, sonriendo con la típica sonrisa bobalicona de complacencia…… De su placentera lectura obtengo todo lo que necesito. Los amo, son la razón de mí existir. Gracias a ellos me he convertido en una persona feliz.
No tengo preferencias, de todos los libros aprendo algo nuevo, y debo incluir incluso de los libros malos. Por ejemplo, ayer me topé con uno de los peores libros que he leído en toda mi vida, pero al llegar al final ya le había cogido cariño, y me ha enseñado a decir algunos tacos que no se pueden reproducir.
Cuando llego a la última página me dejan un vacío, un aburrimiento de por vida, que no sé cómo suplir, pero afortunadamente aparece otro libro y de repente el sol se asoma por la ventana y me sonríe.
Leo a una velocidad de vértigo. De un vistazo soy capaz de ir apartando lo innecesario sin necesidad de tener que leer textualmente todo el libro, sin que por ello se pierda ni un ápice de su esencia, pues de más está decir que soy una lectora muy respetuosa y jamás pretendería modificar el sentido de sus palabras. Hoy en día leo una media de un libro al día, y todavía sería capaz de leer alguno más si me dejaran perpetuar ese rincón de la lectura donde reside toda mi felicidad, pero siempre hay algún amigo preocupado por mi salud que me dice que voy a acabar enfermando, alguien que se interpone entre los libros y yo y me obliga a desconectar y salir al mundo exterior. Por eso cuando salgo con ellos suelo llevarlo escondido en el bolso, porque ando más pillada que un drogadicto a la droga, entonces finjo que tengo ganas de ir al WC, y si tardo más de lo debido les digo que estoy súper estreñida.
Es que es algo mágico, no sabría decir por qué, pero desde la primera línea hasta la última no puedo parar de leer.
Y ahora un poema dedicado al libro:

Llegaste tarde a mi vida.
La búsqueda se hizo de unas cuantas lunas palpitando
Y cuando hubo sol, su amarillento color se tornó naranja
Tanta luz que iluminaba con acierto hacía que su logro se multiplicase.

La cima destellaba un rojo deslumbrante.

Y sonreía y llené los campos de deseo despertando.
Y ese día, que con sus rayos de sol anunció, no hubo nada que se le pareciese.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 27
  • 4.51
  • 299

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta