cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
LA MALA EDUCACIÓN 2
Reales |
08.09.19
  • 5
  • 6
  • 71
Sinopsis

Continuación del anterior relato. El escritor Terenci Moix también se refirió en su biografía a este tipo de enseñanza, y no se equivocó.

-¡ Pero es que yo necesito el dinero! No voy a consentir que me explote.

-¡Pues le digo que ahora no puede ser!

-¡Es usted un ladrón! - se exaltó el profesor empleado.

-¡Usted no es nadie para insultarme en mi propia casa! ¡Márchese de aquí inmediatamente, sinvergüenza! - gritó desaforadamente el director, mientras que los alumnos temían que el enfado de aquel hombre los alcanzara como si de una onda expansiva de una bomba se tratara que todo podía ser.

El profesor empleado tomó su abrigo y salió de allí dando un portazo.

Asimismo en las escuelas se practicaba bastante la hipocresía. Pues cuando iban los padres a interesarse por el progreso de sus hijos, Miguel había visto que el director decía condescendientemente acariciando el cogote del alumno:

-El chico (o la chica) va bien... Aunque es algo lento, va haciendo...

Sin embargo cuando el padre o la madre daban la espalda se terminaban las buenas palabras para el alumno en cuestión.

Miguel se percató que sus compañeros de aquel centro lo que más temían, por lo que a algunos les entraban vómitos, era que los pillasen en cualquier falta por muy involuntaria que fuera y los mandasen al despacho del señor Domingo lo cual significaba que recibirían unos fuertes reglazos en la yema de los dedos, y la amenaza constante - aunque no fuese cierta- de que se quedarían a pasar la noche encerrados en la escuela mientras que sus compinches regresarían con sus familias a sus confortables hogares.

Posteriormente a Miguel, que ya era casi un adolescente, sus padres lo enviaron a un Colegio de religiosos que casi seguía con la misma tónica agresiva que el centro anterior, puesto que algunos profesores tenían la mano muy larga para dar bofetones a sus pupilos, y otros la tenían en un sentido prervertido con ellos.

A Miguel le tocaba al igual que a los demás ir a la iglesia del colegio a confesarse. Entonces él veía a unas bellísimas mujeres en el confesionario, sobre las cuales caía un haz de luz solar que entraba por una claraboya confiriéndoles un aire angelical, y el chico se extasiaba con aquella visión. Sorprendentemente aquellas jóvenes damas burguesas no terminaban nunca de cuchichear con el cura que parecía estar medio dormido. ¿Qué diablos estarían diciendo? Y el alumno se aproximaba tanto como podía al confesionario para escuchar lo que pudieran decir aquellas beldades, aunque nunca lo conseguía pero sí se lo imaginaba. ¿Se lo imagina el amigo lector?

Cuando le tocó el turno a Miguel, éste le dijo al cura:

- Este domingo no he ido a misa.

-¡¿Por qué?! - se exaltó el clérigo que para aquel colectivo aquello era una falta muy grave.

- Es que me levanté tarde, y entre unas cosas y otras se me pasó - respondió Miguel.

-¡Oh, esto es engañar a Dios! - expresó de mal talante el cura.

-¡ Hombre, no exagere!

-No, no exagero. Dios es más que una persona, y tú le has engañado. Si te mueres ahora mismo, de repente te vas a condenar para toda la eternidad. No mil años, o diez mil años, sino miles de millones de años...¿Entiendes?

Miguel salió de allí más escéptico que nunca, y sin ningún sentimiento de culpa, e intuía que el ambiente que le rodeaba no andaba demasiado bien de la cabeza.

Mas a pesar de todo Miguel tuvo suerte de tener a unos pocos, muy pocos buenos profesores que se preocuparon de enseñar, de educar convenientemente a los alumnos, por lo que éstos los apreciaban de veras y se esmeraban en los estudios, puesto que  se sentían tan motivados como agradecidos por el esfuerzo que se hacía por ellos.

Pero si los alumnos tenían en gran estima a estos pocos docentes era porque de hecho los comparaban con los anteriores que eran unos tipos terroríficos.

Cuando al cabo de los años se esfumó el cliché agresivo de la política, de un modo pendular el sistema educativo osciló hacia el lado más permisivo y relativista que tampoco fue muy óptimo para el alumnado porque según dicen los expertos algunos jóvenes han olvidado el sentido de la responsabilidad y del esfuerzo para conseguir una consistente posición en la vida. Pues el presente, es siempre una consecuencia del pasado. Y así vamos dando palos de ciego.

Miguel que no quiso saludar a su viejo maestro de antaño se preguntó: Si las tendencias políticas influyen tanto con sus propagandas y sus programas que desvirtúan la realidad, tanto en la sociedad, como en el sistema educativo ¿cuándo podremos tener un verdadero espíritu crítico que nos haga ser más personas y no súbditos?

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Quien hemos vivido esa epoca te entendemos perfectamente un saludo
    Necesitamos espíritu crítico desde la humildad y el orgullo moderado, desde el sentido del humor y la vitalidad serena, desde la coherencia y la creatividad constructivista, respeto, tolerancia, educación oportuna, necesitamos... Felicidades, una vez más. KF.
    Recuerdo perfectamente como nos formaban a fuerza de reglazos y bofetadas.. Si tenías mucha suerte encontrabas un profesor a sacaba lo bueno que había en tí. El sistema educativo que tuvimos fue una chapuza. Si bien el correcto es motivo de debate. Saludos
    Buen broche final para el relato. Los extremos no son lo mejor para formar personas. Un abrazo, Francesc!
    Perdone Francesc, el corrector me ha jugado malas pasadas y las comas no están demasiado correctas. Espero que resulte leible. Perdón de nuevo
    Plantear un tema como el sistema educativo en una página como está, sistema en el que tantas cabezas pensantes andan dándole vueltas, y en una división administrativa de España con esa materia competencia de las Comunidades Autónomas, resulta ser como poco arriesgado. Nos cuenta Vd. Una historia desgraciadamente muy real. Cuando vives en un pueblo pequeño es más difícil encontrar casos así, pero estoy segura porque lo he conocido en Segunda y tercera persona, de que es muy cierto. Un saludo Francesc
  • Continuación del anterior relato. El escritor Terenci Moix también se refirió en su biografía a este tipo de enseñanza, y no se equivocó.

    Un hombre ve a su viejo maestro cuando iba a la escuela y le vienen malos recuerdos. Quizás los lectores jóvenes que lean este relato se extrañen de lo se diga en él, pero responde a la realidad.

    Continuación del anterior relato.uién

    Llegó a mis manos la biografía de un fraile que creía que era un elegido de la Providencia, pero las cosas vistas con perspectiva son bastante distintas.

    Hace escasos días que un conocido mío me explicó esta historia que le había sucedido, y a otros tantos como él, con algunas variantes.

    Nos vanagloriamos de la libertad de opinón, pero ésta está sujeta a otros intereses.

    Este relato me lo explicaron cuando era un niño, y yo lo he recuperado. Serena, no te asustes; pero cuando vayas a dormir mira antes debajo de la cama por si acaso.

    Como me preocupa la sociedad en la que vivo, hago una reflexión sobre la tolerancia a partir de un incidente ocurrido en la población en la que vivo.

    Una reflexión acerca de este género musical.

    La historia de un supuesto contactado con un habitante de otro planeta.

He realizado estudios de psicologgía profunda y metapsíquica:; he publicado relastod en algunas revistas; y hace años que colboro y llevo tertulias literarias.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta