cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
La mano en el roble
Terror |
12.01.20
  • 4
  • 2
  • 319
Sinopsis

Suenan las campanas, tres tocadas al final de las 10

La luna baña con su luz de azul, el bosque de los gritos ya acallados

Aquellos lobos de pelo seco y puntas salvajes empiezan a cantar

El arrullo de la dama en el roble

 

Era el año cuando mis recuerdos eran rosados

Mi padre en su oficio tan campesino, ganaba el pan y la leche

Mi madre cocía los remiendos de las prendas sucias y mugres

Y mi abuela jugaba póker de tres en tres

 

Yo era la única estrella en su cielo

La única semilla en su campo de flores descoloridas

Así que el amor para mí era abundante

Mas sin embargo la carne era una amigo lejano

 

Quizás la falta de hermano hiso brío en mi conciencia

Como una ola que carente de océano es salvaje y pura

Fuerza natural pero al final destructiva

 

La semana de las festividades se acercaba

Rocinantes y extasiadas

Mis amigo y yo, como conejos de inquietante acción

No cesábamos de dibujar la alegría en todas las tiendas que se levantaban

Cuanta alegría pero aquella moría al verla

Aquella dama de cabeza baja y presencia gris

Sentada en su pórtico, tocando la guitarra y riendo

La bruja de las cuerdas era su nombre

No de nacimiento pero si de comportamiento

 

Hablamos con ella con nuestras preguntas incesantes

Y ella solo contaba historias

Que luego eran mentiras

O al menos eso nos decían nuestra progenie

Conto que el pueblo la había maltratado cuando tenía 5 años

Pero mi padre me conto que ella llego a los 15

Conto que la había abandonado su prometido

Pero mi madre me dijo que nunca tuvo novio

Al confrontarla con la verdad, decía

La verdad de las historia depende del narrador

 

Llego el día del festival de la manzana

La fruta del pueblo

El manjar de tartas y bebidas

La razón de las monedas que llegaban

 

Vestía mi traje azul como era la costumbre

Junto con mi gorro blanco con una manzana dibujada en la mitad

Juegos y chistes eran la atracción

Hasta la noche cuando empezaba el ahogamiento de la bruja

Un muñeco vestido y arreglado como una persona

Se colocaba en una plataforma y se lo hundía en el rio

Comiendo una manzana como forma de celebración por su deceso

 

La bacanal de licor de manzana era para los adultos

Con sus bocas sucias y sus mentes pecadoras

Mientras los niños solíamos reunirnos cerca de la casa de la bruja

Molestándola, gritándole, siendo inocentemente crueles

Cada festival era lo mismo

Hasta el de mis 8 años

 

La noche ya anunciaba una neblina que cubría el pueblo

Como un manto de protección contra algo

Y lo deduje porque el manto no llegaba hasta la casa de la bruja

Todo sucedió como lo usual

Las tartas, las canciones, el ahogamiento

Pero en la medianoche, no había señora en el pórtico

Todos nos decepcionamos

Debimos de habernos ido

Pero el destino juega sus cartas

En un juego que está arreglado

 

Joaquín el más cruel no se rindió

Parecía necesitado de aquella costumbre de molestarla

El en particular había sido el más rudo

La golpeaba con varas que lanzaba

O la ensuciaba con estiércol que encontraba

Joaquín, pequeño idiota de corta cabellera y abultado estomago

 

En las risas de niños un sonido emergió

Una melodía de guitarra

Cinco cuerdas y dos notas

Canción dulce tan dulce pero desgarradora

Como el llanto de una madre al ver su hijo no nato en sangre

Nos asustamos tanto pero la curiosidad era más grande

 

Joaquín y todos nosotros nos adentramos al bosque detrás de la casa de la bruja

Marea de árboles y pinos tan vetustos pero tan bellos

La melodía crecía y crecía

Sus cuerdas se hacían más retorcidas

Sus notas más lúgubres y amplias

Pero la melodía seguí siendo dulce

 

Como un grupo de ovejas entrando en el hoyo del lobo, entramos

El sonido del viento tocando los arboles era fugaz

Entrecortado como si una mano los detuviese

Crecía la música más y más

Hasta que llegando al roble más grande y viejo todo era silencio

Hasta nuestras respiraciones

Joaquín tonto como era el, pateaba aquel roble

Hasta lo inmolo con sus líquidos

Las cuerdas de repente gritaron

Como la voz de la muerte y el último suspiro

Las notas rompían hojas y ramas

Y una cara salió del árbol

Era ella, la bruja de las cuerdas

Quien solo grito ¡por fin¡

Y tan rápido como termino de decir esa palabra

Agarro a Joaquín y lo llevo dentro del árbol

Nos abalanzamos a salvarlo

Pero solo se hundía lentamente

La sangre de su cuerpo bañaba aquel roble

Mientras sus gritos se acallaban por la melodía

Al final solo quedo su brazo

Un pequeño brazo, que se convertía en una rama

Pero con la forma del último miembro de Joaquín

Gritamos y nos fuimos con el corazón en la mano

 

Era el final

Contamos todo pero nadie nos creyó

Buscaron a Joaquín y al roble

Pero solo estaba un espacio vacío

Su madre abandonó la razón y cayo al vacio de los que no despiertan

Su padre solo pudo nadar en licor y morir solo

Pero cada festival de manzana

El roble aparecía

Y la mano también llegaba

Como la lluvia que baña el campo sucio

Qué hacer cuando ya todo está perdido

Solo comenzar algo nuevo

Una nueva festividad, en un nuevo lugar

Era el inicio del canto del Roble

Y el final de esta historia es tan real como las demás

Real porque la cuento yo

Tocando la guitarra  y riendo

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 6
  • 4.56
  • -

soy un aspirante a escritor, constantemente en busqueda de la herramienta que me permita graduarme en el arte de contar historias sobre distintas cosas, mi mayor anhelo es que alguna de mis creaciones llegue al corazón de una persona

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta