cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

23 min
La mariposa de alas rotas. O...La sonrisa de payaso.
Drama |
20.09.13
  • 5
  • 2
  • 2154
Sinopsis

Hállese aquí el relato más terrible, más soez, más macabro, sexual explícito, profundamente psicológico que he escrito jamás. Un esrito que una vez más, se aleja completamente de mí misma. ¿Cómo una mujer que estuvo en un convento puede tener algo que ver con ésto? No. Pero lo escribí. Como otras tantas cosas que nada tienen que ver entre sí. Es lo que tiene la escritura automática, que dejas de ser tú, mientras otros y otras te ocupan para poder contar sus historias. Tras la lectura de éste relato, amigos, sacerdotes amigos, gente de la iglesia católica y fuera de ella me borraron del "Feisbú" y de sus vidas. Triste, para la escritora no ser respetada como tal. Con lo fácil que es saber que los que escribimos, reflejamos a los otros y pocas veces lo propio. Y que si lo hacemos parecer así, es con una intención.

La mariposa de alas rotas. O,,,(La sonrisa de payaso)  

(Relato psicótico/erótico; aviso: puede herir sensibilidades)
 

     


En el mundo existen leyes deplorables. Injustas. Pero leyes naturales al fin y al cabo. Así sucede que algunas mariposas nacen mucho más frágiles que sus semejantes. No constituyendo más que tristes criaturas sin gracia alguna. Sus alas vienen al mundo para morir en los bajos y fieros acantilados. Ahí perecen, sin alcanzar jamás las alturas, aplastadas por el barro. Una vez abandonan la larva que les compone −negra, agreste y desolada−  sacan despacio los largos alones al mundo para sentir como la lluvia les empapa las membranas y las arrastra contra el suelo de un plumazo. Incapaces de recordar su caída, por destino y sin tiempo para reflexionar, actúan movidas por los instintos y los reflejos. Zigzaguean entre un laberinto de piedras y de ramas rotas, hasta sentir de improvisto la consistencia del frío, rugoso y mojado suelo. Al fin quedan muy quietas, con las alas extendidas formando aquella cruz que llevarán sobre sí, sorprendidas por la hazaña de encontrarse vivas todavía. Son lanzadas, sin piedad,  a la tumba sangrante. 

Al principio les puede llegar a inquietar el panorama, pero al poco incluso olvidan que en un principio habían venido a volar, agradeciendo muy pronto el barro en el que revolcarse. Con la aclimatación a las sombras, relegan muy pronto de la naturaleza que las había proporcionado, en realidad, para volar en el día y libar de las flores. Los barrancos por los que se arrastran les enseñan con cada anochecer a soportar, a amar la presencia de los que aborrecen, a frecuentar los escandalosos nidos de las serpientes que buscan devorarlas. Nunca serían nada, en verdad, y lo comprendían. Muchos le gritaban que eran monstruos, hijas del averno. Otros venían a pisotearlas y hundirlas en la mugre, en un gregarismo sin explicación ni lógica alguna, puesto que a menos de medio metro quedaba otro mundo a su alcance. Pero al fin y al cabo imposible de frecuentar. Sin embargo, en un encogerse de hombros fatalista se conformaban con complacer a los gusanos. 

Oh, ¡qué maravilla! – solía yo susurrar a ésos temblorosa, y me quedaba quieta, apretada a sus escurridizos y pegajosos cuerpos.
Y los gusanos seguían ahí, por algún tiempo, acostados en su propio aislamiento,
pero orgulloso de alguna manera por haberse vertido sobre mí. En mí. Por haberme usado. Por haberme tirado.

     

Desde que recuerdo, no he podido recordar lo que me hizo vivir sin alas. No recuerdo, de ninguna manera logro hacerlo, desde cuándo exactamente comencé a amar el fango. Yo fui mariposa rota a muy temprana edad, habiendo olvidado todo el daño de la fractura. Como se olvida todo eso que duele y no se comprende. Jamás se me había ocurrido abandonar mi destierro. Cada mañana, día tras día y como si de un deber se tratara, busqué a los chacales en un lento recorrido de miradas imperiosos, los ojos vaciados de toda transparencia. 

−¿Te apetece besarme? –solía preguntarles chupando a una de esas piruletas que devoraba en mi infancia, dejando muy claro a qué clase de besos me estaba refiriendo.
¿Qué hacía una diosa negra para atender los ruegos de los albos hijos del averno? Muchos, diría que todos los amaneceres me sorprendí a mi misma con la boca deshecha. A causa del alcohol y de otros tragos sucios. Yo inventé los ritos, los símbolos e incluso los lenguajes y muchos de los que me siguieron aprendieron lo mismo de mí, a cambio de unos céntimos de placer. Qué digo, céntimos no. Lingotes en oro me ofrecían por hacerles aquello. Pero en las charcas, el oro no brillaba. Así que siempre declinaba las ofertas de ser recompensada por mi sucia virtud. Lo único decente que dios había puesto en mi abominable ser era un rostro de ángel y unos ojos dulces capaces de llevar al éxtasis a cualquiera con solo pestañear.             
                  
−Te quiero. Hmm. Te quiero…¿Quieres que lo haga más deprisa? –Yo hablaba mientras les hacía las maravillas, sorbiendo mi mentira y la de los otros a cada lametazo, sabiendo que yo no podía amar del todo, no del todo, no en la desesperación, y el otro, un desesperado, no podía amar de ninguna manera.

Fui adorada por los verdaderos libertinos. Venerada por esos los de las sensaciones transmitidas por el órgano que constituía mi morro, a esos les llegaba a enloquecer. Y fue mi boca y ninguna otra la que halagaba más a sus libidos siempre exigentes, siempre sedientes de más y más. Mi forma de succionar les impresionaba vivamente; yo conseguía que mi voluptuosidad penetrase en sus carnes lo más profundamente posible: haciendo a tales efectos una cosa bastante singular. Se trataba, en resumidas cuentas, de la lubricidad de mi avara lengua. Es difícil imaginar para el lector, de qué manera varía el proceder de la mariposa rota cuando encuentra lo que la hace vibrar, excesiva en todos sus vicios, extraviada entre los placeres que le otorgaban su lengua, sus labios y el interior de su boca. Se trataba, pues, en primer lugar, de hallar a esos otros en condiciones de dar cuenta de todas esas plétoras mías, de analizarlos primero a ellos, conocer sus más recónditas maneras viciadas. Sus corrupciones y depravaciones. Para después de todo eso, pasar a la acción en todas sus ramificaciones. Tal fue, en consecuencia, mi universidad en los bajos fondos, hasta conseguir inflamar mi imaginación por el punto que mi arte oral llegó a solicitarse desde los lugares más remotos, incluso aquellos que quedaban más cerca del sol y de las estrellas.

Hombres, decía, que perdían sus horas de vida en desenfrenadas orgías pero siempre me acababan por elegir a mí debido a mi don de lenguas. En particular, mí elevado conocimiento del francés. 

Confieso que resultaba difícil para mí domar mi boca. A muy pronta edad hallaba un exquisito placer en ella al chupar las piruletas anteriormente mencionadas. Pronto me daba cuenta que no era por la dulzura del azúcar, ni por el sabor goloso de sus añadiduras. Conseguía el mismo efecto placentero al chupar un simple palo. Solía dormirme con el dedo gordo entre los labios y cualquier objeto era llevado a ese centro placentero de mi rostro. A simple vista, aquellas costumbres mías parecían las de una niña cualquiera a la que había que echar hiel en los dedos para dejar de chuparlos compulsivamente. Pero muy pronto descubrí otras maneras de disfrutar sorbiendo. No era únicamente esa sensación de tener a los genitales de un hombre ocupándote la cavidad bucal y a veces parte de la garganta, que podía ser gratificante en sí. Más aun compensaba la sensación de control que podía ejercer con el otro y mi propia sensación de asfixia, que resultaba del todo intoxicadora y destructiva. 

Y yo debía destruirme. Cuanto antes mejor. Desconocía la causa olvidada de lo que me habían hecho siendo larva. Así que en mi orificio bucal latía la ansiedad de los agravios recibidos.  

La visión escandalosa y cercana del sexo de mi amante ocasional, las estudiadas miradas directas de mis ojos a los suyos mientras iba mamando, enviaban un único y claro mensaje: «quiero darte todo el placer posible, mientras que mi lengua se inflama, gira, se retuerce y te miro a los ojos sin parar. Quiero vaciarte de la vida. Quiero destruirte con cada sorbito envenenado».
La lengua de la polilla liba el néctar de la flor emponzoñada. Madame Butterfly. 

 

 

     

 



En definitiva, en el fondo más remoto de mi alma, yo era una marginada, una antisocial e interiormente aceptaba mi circunstancia de puta, por angelical que fuera en la superficie. Mi placer bucal era para mí una necesidad; del mismo modo que la resignación y el aislamiento eran también necesidades posteriores. Pero el amor ocasional, como bálsamo y consuelo, era del todo positivo para mí y procuraba demostrarlo con una lengua muy agradecida y muy habilidosa. Me gustaba mostrarme sumamente compensada por un mínimo rasgo de cariño natural y espontáneo por parte de un hombre: hasta llegar casi a las lágrimas. Y éstas, quedaban confundidas por el brillo en mi iris que otorgaba la lujuria. Bajo mi cara pálida, inmóvil, mi alma de fugitiva gemía de gratitud y lamía y lamía con más deleite.

Doy fe que es un hecho innegable que la boca es un órgano sexual. 

Yo hallaba en ella la primitiva información que proporcionan los sabores, los olores y el choque de calor contra mi paladar. Mi lujuria desenfrenada se unía a la del otro, pudiendo obtener mi propia excitación a las mil maneras: chuparla encajaba fácil, incluso cómodamente en cualquier contexto que se pudiera hallar. Cualquier lugar era apropiado. 

−Eres francamente encantadora. Como un ser aparte. Un maravilloso ser de luz. Oh. Ohhhhh. Así. Asi… −se mordía aquel sujeto el labio inferior de pura excitación, al sentirse atrapado en mi garganta. Miraba abajo, arriba, al centro de mis ojos y a su falo tenso que entraba y salía, aparecía y se hundía una vez tras otra entre los hinchados labios.
 
¡Sí! -dijo al fin y al punto de la detonación, con voz baja entre un estirado gemido-. ¡Sí, muchacha! Ahí estás muy bien. ¡Ohhhhhhhhhhh, puedes ir con la frente bien alta! Eres increíble. ¡Qué deliciosa habilidad! −Mientras tanto, yo reptaba de rodillas, echaba los brazos en torno a sus picudas caderas, atrayéndolo hacia mí de modo que mis pechos oscilantes tocaran la punta de su vibrante falo al emerger del rostro. Al instante capté una gota de su humedad, después el estallido completo. Y luego, tras el reposo, le sobrevino el tedio y me apartó de sí como a una apestada. Sin volverme a mirar a la cara, se subió la cremallera; calladas sus vergüenzas, mientras una lechuza ululaba dócilmente sobre un árbol. Nadie decía nada. No había nada más que decir. No hasta la próxima felación, si es que volvería a haberla. Ahora sabía, tocaba apartarme en pago a mi vulgaridad y a su sensualismo egoísta ya saciado. Ahora la emoción mental había pasado por su desgaste corporal y el de la destrucción de toda la lascividad y ya tan sólo quedaba la conciencia de la aversión física.
     

Siempre algo aturdida por el desprecio posterior, me dejaba hacer hasta la humillación más impensable. Descubrir a temprana edad aquella intemperancia irreflexiva y desvergonzada que poseían los varones, me conmovió hasta lo más hondo, me desnudó de todos mis reparos y me convirtió en una mujer diferente. 

No era realmente una puta. Como quedó dicho, me conformaba hasta con el desprecio. 

Tampoco era voluptuosidad. Era un temperamento incisivo y ardiente dentro de mí, lo que tenía la culpa de todo, como el fuego que convertía mi alma en una brasa. Traspasada de nuevo la ardiente emoción de la sensualidad, diferente cada vez y cada vez más aguda, sirviéndome de amantes más y más agresivos, más terribles que la emoción que suponía para mí la ternura, quedaban quemadas hondamente las vergüenzas más profundas y más antiguas, en los lugares más secretos de mi alma de larva. No me costaba ningún esfuerzo permitir que hicieran conmigo cuánto quisieran. Yo tenía que ser un objeto reconfortante, como una esclava, una esclava dispuesta a todo. Y sin embargo, la pasión pasaba su lengua sobre mí al tiempo que me mataba a lametazos, consumiéndome, y cuando mi llama sexual se aferraba entre lágrimas a las entrañas y los pechos ajenos, sin un atisbo de amor ni ternura a cambio, creía morir realmente: pero con una expiración intensa e inusitada.
Huyendo del amor como del diablo, conseguía hacer posible cualquier cosa con mi fantasía. Pudiendo yo ser cualquiera para ellos al chupar: una esclava sumisa que pugnaba por una mamada excitante, rápida, sucia y perversa, a cambio de tener atiborrada la boca hasta los mismísimos ganglios. O por el contrario, podía convertirme en la amante tierna y entregada, hundiendo mis ojos en los otros ojos, pintando en mi mirada la sensualidad y la delicadeza de un ángel. 
El mundo entero cambiaba para mí y para el otro al inclinarme sobre el pene de ese hombre de turno. Antes de ser mariposa rota, hubiera imaginado que una mujer moriría de vergüenza por ser como yo estaba siendo. Pero en lugar de eso, murió la vergüenza misma en mí. La vergüenza era temor, o tal vez lo era la desfachatez sexual: el hondo miedo orgánico, el viejo, tan viejo, temor físico de no merecer el amor que se prende en nuestras raíces corporales y sólo puede ser aterrado por el fuego sensorial, puesto de manifiesto y destruido por la persecución fálica. Aquello era vida. Así era como era yo realmente. Destruyéndome con el goce.  

Qué patrañeros eran los románticos. Mentirosos todos los poetas. El mundo entero era un desfalco. Me hacían creer que lo que necesitaba era el sentimiento, cuando éste me había arrancado las alas. ¡Ja! Cuando lo que una realmente necesitaba era por encima de toda sensiblería, la agotadora y abrasadora sensación de ser utilizada. Sensación, quizás, un tanto horrible pero encontrar un hombre, desvergonzado, dispuesto a pecar de esa manera, sin remordimientos no era tarea del todo fácil. El placer supremo se hallaba en las mentes.
Un día, sin embargo, topé con él. 

-Actúa, mi encantadora pequeña. Actúa; ya sabes tú las maneras de hacerme salir de este estado de enflaquecimiento, utilízalas deprisa, pues me siento con grandes ganas de gozar –su voz, un hilo de voz, un suplicio que yo escuchaba extasiada mientras recibí en una mano su aun blando aparejo para meterlo entero en mi bocaza dispuesta a todo. Nada puede describir lo que luego pasó. Ambos en las nubes, jadeando, se me llenó la boca más y más. Durante ese tiempo, sus manos manoseaban mis pechos y mis posaderas, se metieron entre mis muslos y ésa vez me dejé hacer también. Yo lamentaba perder el más remoto aliento, tragando todo lo lanzado, se habría dicho que todo estaba siendo diferente y mi boca no aparecía como objeto ni capital único, pese a colmar al otro de suspiros.  
 −En la vida he gozado tanto, pequeña. No te dejes perder ni una sola gota de mí. ¡Ten valor! ¡Te lo suplico! –me espetó entre temblores, que digo, convulsiones, oleadas de vaivén, que me prevenían de todo lo que tenía que hacer. Sentía su verga dura como un canapé. Incliné mi cabeza para girar mi lengua en círculo. Y de tanto en tanto, la agarraba con mis impúdicas manos para sacudírsela. 
Entre cosquilleos voluptuosos y a punto de lanzárseme a quemarropa, en plena ceremonia final sucedió lo impensable: unas horrorosas convulsiones me hicieron vomitar toda la digestión imperfecta; el almuerzo sin digerir.

Abrumada por mi crisis pude ver, como al otro a penas se le sostuvo endurecida después de tales infamias. Se levantó, empero, de nuevo, repleta de las impresiones que aquella suciedad mía le había proporcionado.
−¡Ah, rediós! Pequeña cerda…Vas a ver lo que es bueno. Voy a refinar tu arte.
−¿Cómo?
−Que acabas de hacer una porquería y te voy a castigar –lo dijo, girándome de espaldas con brusquedad y rapidez. Luego, añadió:
−Las porquerías son la felicidad de la vida, y por lo que a mí respecta, tan sólo estimo el deleite en tanto que sea la más puerco y repugnante.

Yo no dije nada; alma confiada, cedí momentáneamente a los esfuerzos que hacía el otro para arrancarme las bragas, cedí y me dejé hacer entregada, sólo para sentir la grave congoja de la ansiedad que volvía de súbito para insensibilizar a mi alma afligida.

−¿Me harás daño -pregunté con una voz proposicionalmente dulce, teñida en parte
por el timbre de una mujer dispuesta a llegar a donde se le vaya a proponer.
−El placer y el dolor a menudo se confunden entre matices, pequeña -dijo el otro, mirándome desde detrás de mis nalgas con un relámpago de fiereza mezclado de burla.

Abrumada y ardiendo como una ascua entre las piernas, escuché sólo a medias aquella información masculina que para mí era toda una novedad. Estaba anonadada por su reacción en pos de mis nalgas, su creciente brutalidad. Y volví a sentirme absolutamente inocente. El hombre me explicó paso a paso lo que iba a hacerme, hablando con las luminarias del triunfo, y yo le miraba como si realmente me sintiera deslumbrada, pero sin sentir en el corazón nada en absoluto, ni tan siquiera un leve cosquilleo. 

Únicamente reaccionó mi entrepierna, ¡y de qué manera!, ante el maravilloso panorama que ese ser estaba dispuesto a ofrecerme. Halagada por su oferta de hacérmelo a cuatro patas, abrí mis piernas. Éstas temblaban, empero el corazón lo tenía muy quieto en mis adentros. El otro estaba con los nervios en tensión y también estaba muy tenso lo que no eran sus nervios. El sexo con él olía a mar embravecido, a narcisos amarillos, si se exceptuaba que en algún lugar infernal y cercano yo estaba oliendo la peste desagradable de la diosa bastarda del dolor. De súbito sentí su embestida brutal, teniéndome agarrada por los palpitantes cachetes. Heroicamente erecto el otro, empujándolo todo hacía mi centro gravitatorio, dejó presente en mí toda la voluntad de placer, hasta llegar a mi crisis entre inocentes grititos de gata.
− Voy a aguantar con los dientes apretados mientras tú me haces el favor de gozar! ¡Confía en mis embestidas y cierra bien los ojos! –gritó, embravecido por la lujuria. Yo eludí su orden. Yo también apreté los dientes,mordi, morí y aguanté. Su enorme verga me estaba destrozando. Convertir el dolor en placer era cuestión de voluntad. Y la mía era firme, decidida y lozana.

Me estaba empujando con tal ardor, que con ello penetró la paz terrena de mí alma, suave y siempre escondida. Permanecí quieta, en una especie de trance, siempre una especie de trance. La actividad, el orgasmo, era siempre de ellos, solo de ellos, jamás míos. Y ese terrible macho deseaba proporcionármelo a mí, con toda rabia. A la esclava. La puta. La desterrada. La larva que nada valía más allá de su boca.      
                      
−¡La vida! –grité con un eco de convulsos estremecimientos.
−¿Qué le pasa a la puta vida? –preguntó él rabioso, sin parar de moverse ferozmente entre mis piernas.
−Pues que es la vida la que no hay forma de dejarla de lado. Todas las cosas vulnerables debían perecer bajo el peso del acero, pero si se tiene que abrir la herida otra vez, pues que se abra. ¡Maldición!  ¡Destrózame! –el otro parecía estar totalmente de acuerdo, pues su risa infernal se solapó a mis gemidos.

     

Su pene llegándome a las entrañas, como un gran cuervo vivo, se adaptó cada vez más ceñidamente, como un guante a las manos,  a la turbidez de nuestra ansía de explotar al mismo tiempo. 

Temí ser destrozada en la vorágine de la avaricia. Me mantuve inmóvil, en pompa sintiendo sus movimientos dentro de mí como los de un cuchillo, su intensa rabia y toda su concentración. Tras eso un espantoso grito, no, fueron dos gritos. El suyo y el mío. No controlé el temblor entre mis piernas. Y la oleada de placer que me invadió, partió exactamente desde ese lugar hasta la punta de mis pies y el extremo de mi cabeza. Creí morir, al sentir a la vez de aquello el repentino estremecimiento al brote del semen que me rellenó por dentro, cálido y ardoroso. Tras eso, el empuje fue cada vez más lento. Esperando ser bruscamente apartada tras satisfacer al otro y cumplir mi función, quedé enormemente sorprendida cuando mi amante me agarró para darme la vuelta y tumbarme en el frío suelo. Cuando me miró a los ojos, observé que los suyos se habían oscurecido y las pupilas se le hicieron pequeñas como motas de azabache.

-¿No te preocupa el riesgo que corres? ¿Acaso sabes tú quién soy y de lo que soy capaz? –preguntó con la voz extrañamente quieta, apagada y fría como el acero-. Debería preocuparte ahora, pequeña, para no lamentarlo cuando sea demasiado tarde −en su voz se volcó un ruego que era una terrible advertencia. Eso lo supe después.

-No tengo absolutamente nada que perder –dije, casi de mala leche-. Si tú supieras en qué consiste no ser nada, no ser nadie, pensarías que debería alegrarme por perderlo todo. ¿Pero y tú? ¿No tienes miedo a ser quién eres? –lo pregunté vacilante, reptando hacía atrás con mis manos y con un escalofrío en el alma, por presentir la respuesta.
−¡Sí! -dijo muy rápidamente-. ¡Ya lo creo! Tengo miedo. Tengo miedo.
−¿Qué cosas te dan tanto miedo? -pregunté irónica.
−Tengo miedo a las fulanas que son como tú. A las desalmadas. A las zorras con bocas de succionadora –ahora sacudió su cabeza con rabia, hacía atrás, indicando su poder. Yo me encogí como un resorte. Luego se inclinó y me besó la frente, mi rostro de infeliz. Noté cómo maniobraba con las manos tras la espalda y me temí lo peor.

−Perdóname por lo que voy a hacerte. Pero voy a sacarte de tu agujero a mi manera –dijo, y entonces vi relucir entre sus garras el filo de un cuchillo.
−Pues que se vaya todo a la mierda. ¡Mátame, si es eso lo que quieres! –cerré los ojos, entregándome a la vecina muerte. Todos los sentimientos sexuales hacía él, o hacía cualquier otro hombre que me hubieran tenido, se derrumbaron en aquel instante. Mi vida se distanció de mi alma y de ese hombre que firmaría mi sentencia a navajazos. Abrí los ojos y los dirigí hacía la ventana, viendo como las gotas de la lluvia cubrían el mundo, misterioso, apagado, sanguinario, cruel y frio, con su velo.


−¡Bésame por última vez! –me espetó mi verdugo, fingiendo el acento de un enamorado. Yo obedecí. Y estalló un beso que en su demacración se llevó mi alma. El mundo se dormía penumbroso y doliente ante mis ojos. Y luego pasó lo inesperado. Vi el brillo del metal sobre mí, bajar con fiereza. Luego, el desgarre de mi boca me robó los sentidos y caí en un larga e somnolienta inconsciencia, dónde el mundo, los locos, los gusanos, las larvas y los chacales también dormían.

Cuándo finalmente desperté, me hallaba sobre una camilla. Tan sólo lograba espetar un «Hmmm. Hmmm.» Sentí la boca oprimida, ardiéndome las comisuras como ácido.
−Señorita, ¡no haga esfuerzos para hablar! –vi inclinarse un rostro dulce de hombre sobre mí, después recorrí con mis ojos su figura y advertí la bata blanca. Un doctor−. Hemos tenido que coserle los labios. El desgraciado que le hizo esto ha huido. Pero no se preocupe, que la Policía hará su trabajo –me lo dijo con compasión, acariciándome la mejilla con su mano de látex. Tras eso, me sostuvo un espejo. Y vi el zigzag de los hilos atravesando la carne de mis labios. Rajados hasta tocar los pómulos. Luego lloré, lloré como hacía el cielo ahí fuera, ante el repentino recuerdo de larva. No. Yo no deseaba que cogieran a aquel desgraciado. El había tenido razón. Me había sacado del agujero. Porque de pronto lo recordé todo. Con su tortura, mi anterior habilidad quedaba destruida para siempre, pero algo nuevo afloró. La pequeña larva volvió a la vida, brillante, llameante, ardiendo. Y sentí la paz tras todas las osadías bucales. La paz de la eterna castidad. Y recordé. Cinco hombres, que navajas en mano giraron mi pequeña cabeza hacía sus falos. Sólo tenía cinco años. Qué miseria ser Lolita, incapaz de lograr la paz por mucho que chupaba. Obligándome a tragar sus endurecidos sables, habían dado vida a mi miseria posterior. Una vida inflamada y cerda. Lo comprendí todo en aquel instante nuevo. Y en medio del mismo, comprendí que un misterio más alto no permitía que muriera ni tan siquiera la flor del azafrán, pisoteada por tantos. Tenía la boca cosida y no era para entusiasmar, -la sonrisa de payaso- pero yo no aspiraba a entusiasmarme por la vida. Supuse que ahora sería libre. Y supuse bien.


Sub umbra floreo: C.Bürk.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Sencillamente me ha parecido algo magistral, con esa voz narrativa que contiene tanta profundidad y rompe con los tabúes exponiéndolos como si fueran la cosa más natural de mundo, sin agresividad, descarnándolos, realista, escueta. Los tabúes son producto del miedo, hay que desarroparlos y hablar sobre ellos, ya sea para estar de acuerdo o no, pero jamás para condenarlos. En lo que respecta a tu aportación literaria, Chapeaux, oder lieber würde ich sagen, einfach wunderbar...Einen Schönen Gruß aus München.
    Qué gran relato, y me resulta extraño que tenga un final feliz donde cinco líneas más arriba se narraba el terrible suceso de la violación de una niña. Prevenido como me tenías, me esperaba un texto poco menos que pornográfico, pero las mamadas siendo explícitas no son pegajosas; el punto en verdad desasosegante era la imagen recurrente de su alma de mariposa "nocturna", porque ahí estaba escondida, bien oculta, la clave de la trama (te indico una redundancia triple: "Desde que recuerdo, no he podido recordar lo que me hizo vivir sin alas. No recuerdo,..."; aunque la escritura sea automática habrá de tener léxico variado). Respecto del paranoico rescatador de putas ha resultado un buen personaje, un punto diabólico, un alma perdida; le imagino obsesionado y arrepentido, solitario y sabedor de su condena, insomne. Saludos.
  • Puédase decir que en éstas epístolas que escribí; son más de cuatocientas todas juntas, sí que desaparece la escritora para volver a su verdadero ser íntimo, lo que ella es en lo más privado. Aquí sí soy Claudia, la de verdad, no la que se esconde habitualmente en sus escritos. Aquí me doy permiso para ser yo. Sólo y únicamente en éstas cartas, cuyo destinatario no existe. Pues a "X" lo inventé un día siendo niña.

    Hállese aquí el relato más terrible, más soez, más macabro, sexual explícito, profundamente psicológico que he escrito jamás. Un esrito que una vez más, se aleja completamente de mí misma. ¿Cómo una mujer que estuvo en un convento puede tener algo que ver con ésto? No. Pero lo escribí. Como otras tantas cosas que nada tienen que ver entre sí. Es lo que tiene la escritura automática, que dejas de ser tú, mientras otros y otras te ocupan para poder contar sus historias. Tras la lectura de éste relato, amigos, sacerdotes amigos, gente de la iglesia católica y fuera de ella me borraron del "Feisbú" y de sus vidas. Triste, para la escritora no ser respetada como tal. Con lo fácil que es saber que los que escribimos, reflejamos a los otros y pocas veces lo propio. Y que si lo hacemos parecer así, es con una intención.

    ¿Qué hay detrás de las Lolitas, cuyo comportamiento sexualizado deja entrever algo mucho más grave y oculto? ¿Volverán a ser cuerpo y alma en conjunto? Me temo que no. Sólo quién conoce de cerca lo que se siente. Lo comprende.

    Un irónico relato sobre el engaño de las apariencias. Una vez más, alejándome de mi misma al escribir. Son los otros los que quedan entre los relatos, nunca yo. Una se cuida de relevarse...

    Un relato escrito durante la tarde de hoy, día 18 de septiembre de 2013. Surgió del tirón y ante una idea previa. Espero arrancaros una sonrisa. Con ese fin fue escrito.

    Casi siempre descuidamos lo más importante: esforzarnos en ser felices. Cuanta gente hay que cree que felicidad es igual a suerte. ¡Craso error! Para ser feliz hay que querer serlo y es como el deporte: un ejercicio de voluntad y constancia. No pretendo aleccionar a nadie. Pues a mí también me queda pendiente ésta lección.

    Elogio a la Madre más amorosa que podamos tener: la Naturaleza. ¡Qué sencillo es todo tomándola como referente!

    Toda apariencia es engañosa. Una alegoría a los prejuicios; una vez más (suelen serlo casi todos mis escritos).

    Un divertido poema, con un toque de humor negro. Porque canallas, haberlos "haylos"...Otra cosa es ser el hijo de uno, entonces la canallería puede ser herocidad.

    La escritura automática es un método que se me presentó por sorpresa. Ahora, cada vez que tecleo, lo hago "guiada". Es así como escribí "Maldita Matilda" , novela que se publicará este año en el Reino Unido. Por tanto, no es meramente mérito mío. Sino de esos que vienen a ayudar.

  • 359
  • 4.24
  • 525

No recuerdo exactamente el momento en el que me planteé ser escritora. Quizás nunca fue así. Las cosas surgen según las planea el destino para nosotros. Poco podemos hacer para cambiar eso. Es difícil relatar mi vida literaria. Podríamos decir que como pez en el agua, necesité desde siempre de las letras, ligadas, eso sí, a las pequeñas cosas grandes, y detestando vanidades. La causa; un profundo anhelo por expresar lo que siempre escapa de los diálogos. Escribo casi siempre fuera de la norma, derrochándome porque sí, sin miramiento, ni metas, ni ambiciones. Es una especie de trance sin más. Las biografías de muchos autores, muchas veces se ven ahogadas por la enormidad de sus labores, homenajes y menciones obtenidas. A mí me resulta difícil hablar de esa manera de mí, precisamente porque es mucho más interesante hablar de los otros y del mundo que de una misma, difícil por la cercanía que tengo con los otros y la lejanía conmigo misma, que aun dando todo de sí, contándolo todo con pelos y señales, cubre mejor que nadie sus secretos. Soy, tengo que serlo y tenía que serlo a la fuerza, una escritora irregular. Comparada con el resto de escritores, regularmente irregular. También vivo, no siempre escribo. Y a veces, eso se invierte. Soy alguien que sobrevive mejor a su tiempo elogiando el pasado -porque lo abrazo, lo beso y lo amo de un modo muy particular-. Escribo cosas pasadas de moda en un mundo moderno que a eso lo llama “retro” o “vintage” con también definiciones modernas. Una intenta entender la realidad que está más alejada o que quedó atrás en el tiempo, o no descubierta en las almas, descifrarla, ponerle un lenguaje, y si es posible transmitirlo entonces. De ese modo, me gusta aportar un poco de comprensión o dar algunas respuestas a posibles lectores interesados por conocer cómo se vive en circunstancias adversas a uno mismo. Fue inevitable que yo abriese el cofre de ciertas vidas ajenas a mí, para sacar de él todo lo que me resultara provechoso y construir historias. Letras que en un contexto determinado, siempre incluyen el talante nostálgico, combinan la narración con elementos costumbristas o expresiones personales, que de otro modo no serían permisivas. De ahí a que todos mis trabajos sean meramente circunstanciales, nacen porque deben. El convencimiento acerca de una obra, la ilusión por el propio talento, es enemiga de la escritura. Escribir la vida íntima del mundo y de los otros, es también buscar ese lenguaje de la intimidad de los otros –mucho mejor alejado de uno mismo- esa trascendencia escondida en diálogos oídos en la tienda de la esquina, o en conversaciones con la gente corriente de cualquier lugar. El exceso de talento no existe, nunca se acumula. Todo fluye como el tiempo, como lo hacen también nuestras existencias semideshechas, nunca del todo terminadas. Siempre buscadoras de un sentido más profundo de lo evidente… Una es una presente de la picaresca en el mundo. Asisto como simple espectadora de los aspectos más desagradables de la realidad, de la hipocresía, de lo noble o de lo más prosaico. Con la naturalidad cotidiana a la que hacemos el vacío, trato de describir algunos de los aspectos más corrientes del mundo, cosas a las que nunca idealizaríamos… Desde bien pequeña tenía el convencimiento de que debía servir al mundo, y no ese a mí. De ahí a que a los diecisiete años, dejando mi Alemania natal y sin saber a penas cuatro frases en el idioma castellano -en el que ahora escribo todas mis obras- me vine a Castilla con el fin de ordenarme religiosa. Como mencioné anteriormente, la vida acaba encargándose de llevarte de la mano y mis planes dieron un nuevo giro, acabando en Barcelona y dedicándome al marketing y a las traducciones. Hasta ahí seguía escribiendo mis relatos en alemán. Fue alrededor de 2005 y tras la pronta muerte de mi padre, y afectándome esta en lo más hondo, que mi escritura viró a la expresión castellana. Y ya no pude parar. Nacieron un sinfín de relatos y poemas, ensayos y artículos que me atreví a publicar por internet, usando diversos portales literarios, como lo fueron yoescribo o tusrelatos. Ahí obtuve, para mi propia sorpresa, muchos comentarios positivos y algunos relatos fueron premiados o elegidos relatos del mes o de la semana. Una buena amiga, Begoña Bolaños, se encargaría además -sin yo saberlo- de enviar mis obras a certámenes literarios. Qué grande fue mi sorpresa cuando mi amiga me comentó su hazaña y que hubo ya varios premios positivos obtenidos, finalistas y ganadores. De ahí a que, así lo veo, es ella la responsable de éstas cosechas. Yo poco más hice que escribir para mí. Soy perezosa para según qué cosas y odio competir. Si, lo que más detesto es competir o tener que demostrar valías. Pues todos somos iguales. Cada uno a su manera. Todo ocurrió alrededor de la misma fecha. Así que, sin esa amiga, ahora no podría enumerar aquello. Y para hacerlo, que sé que debo, mejor dejo aquí lo que ella misma escribió sobre mí en mi blog: “Hablar de Claudia es hablar de una persona auténticamente apasionada. Es amante del simbolismo, de lo sincrónico y su búsqueda principal es el profundo misterio vital. Miradora de lo oblicuo, siempre le busca nuevos enfoques a la realidad. Claudia no tiene término medio, pues siente con una intensidad abrumadora, y esa manera de ver la vida la transmite a sus trabajos literarios. Autora de numerosos relatos cortos, siendo algunos distinguidos en diversos certámenes literarios(15 Concurso "Cartas de Amor", Premio Ganador, Ayuntamiento de Valdepeñas 2008, Tanatología Concurso Poesía 2007, Premio Ganador, Concurso de Poesía "Cartas de Amor" Ayuntamiento Calafell/Tarragona 2008, Premio Finalista,Certamen Literario Internacional 2007 (Argentina) "Ficción en el Éter ” de Obras para Radioteatro, Concurso PABLO NERUDA de CARTAS DE AMOR‏, Premio Ganador 2008,Premio Finalista NH relatos 2007,II certamen Poético Prometeo‏ 2007, Premio Finalista, Página Narrador.es: Tres relatos seleccionados como relatos del mes durante 2008 y 2009, Página web tusrelatos.com, Escritora más prolífica año 2006 hasta la actualidad: puesto tercero, etc. ). Claudia así mismo ha colaborado como comentarista en diversas revistas digitales y publicaciones en papel. Entre ellas se destacan, "Extrañología", "Clave7", "El cuele (sector minero" etc. Es colaboradora en muchos programas de radio, como lo es "Camino de Misterio" en Radio Intereconomía, Radio Nacional de España, Radio Clave Siete (Santa Cruz de Tenerife), Les set LLunes (La Garriga, Barcelona)"El cercle enigmátic" (El Vendrell, Tarragona)etc. Ha sido ponente recientemente en un congreso: "Ciencia i Espíritu". “ A lo citado por ella, añado que escribí la novela “Las nueve ventanas de Jeanne Bardèot”, publicada por la editorial “Grup Lobher” en 2008. Esa novela es un mero ajuste de cuentas con mi infancia. Una intrusión a los recuerdos. Y en el ejercicio de ese recuerdo, nació la protagonista, Jeanne Bardèot. Desde ahí, me he comprometido a no escribir nunca más sobre mí misma. Es importante alejarse de uno mismo, para ser otros para los otros. Es un consejo que me dio un poeta mejicano y que nunca olvidé. En esa primera novela se le permite al lector que construya su propia novela a partir de los elementos previos que se le dan. Esto lleva a una paradoja porque la figura de ficción que narra una gran parte de la novela postula en la verdad, la ficción de la que me jacté en esa novela, en realidad es lo auténtico. A la vez de esto, y pensando en un regalo estrictamente para la familia, escribí el libro de relatos y poemas “Desde el penúltimo rincón de mí espejo”. Menciono aquí que sin mi anterior agente literario, (al que no busqué sino me encontró él a mí) posiblemente nunca habría tomado la decisión de ser novelista. Fue este que quiso tal asunto de mí. Las cosas nunca han sido porque yo las buscara o encauzara. Insisto, que quizás sí dirigidas por algún invisible plan (como en todas las vidas) las cosas llegan a mí sin buscarlas. Así fue como escribí este mismo año, de un modo rápido y fluido a “Maldita Matilda” y nuevamente, por causas del destino (ahora las mencionaré), acabé en la agencia “Página Tres” tras jubilarse mi anterior agente. El azar quiso que otro escritor viera un comentario mío acerca de una valoración que se me hizo para “Maldita Matilda”. Este, muy ofendido, me contestó al comentario con un “¿Cómo te atreves a hablar de tu novela en las páginas de las editoriales sin que eso lo haga un agente por ti? ¿Es que no tienes agente?”. Pensé que tenía razón. Así que esa misma tarde envié mi novela a dos agencias, de las cuales ambas contestaron, la primera fue Piluca Vega, de mi actual agencia. Haciendo caso a la intuición, me decidí por ella, a la vez que ella lo hizo por mí. El factor principal fue el talante humano que denoté entre sus líneas, su empatía y su comprensión; algo difícil de describir en palabras. Las cosas, como digo, se sienten. En “Página Tres” me siento plenamente acogida y el trato por parte de Piluca y Fernando es exquisito. Luego de estar con ellos, todo se fue desencadenando. A penas me lo explico. Todo lo ocurrido me ha enseñado que no importa que decisiones tome, que las cosas se sucedan como deben. En todo caso, lo más importante de mi viaje por este mundo no aparece en las biografías o en las novelas que puedo escribir o escribiré, sucede en forma casi imperceptible en las cámaras secretas del alma. Espero que esta larga parrafada responda a las curiosidades. De haberlas. Porque soy y querré seguir siendo alguien que es desconocida. Por motivos obvios de naturaleza propia. Cuando una se propone servir, todo lo que es reconocimiento no hace más que pesar sobre la espalda. Entiéndase…

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta