cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
La modelo y el pintor
Fantasía |
01.11.12
  • 4
  • 1
  • 2859
Sinopsis

Un retrato para una exposicion, una modelo, un estudio, una historia

Luna llamo a la puerta del estudio de Pedro y este abrió contemplando la belleza de aquella mujer deslumbradora.

-         Buenos días Luna.

-         Buenos días Pedro, aquí estoy como te prometí.

-         Pasa por favor, dijo Pedro mientras pensaba que era la primera vez que el sol entraba en su estudio en forma de persona.

Se encaminaron al ascensor y Pedro pulso el botón del ático; salieron del ascensor y Luna se quedo sorprendida lo grande que era el estudio de Pedro.

-         Es enorme Pedro.

-         Es una de las ventajas de que a las personas con dinero les gusten mis obras puedo permitirme tener un estudio como siempre había soñado.

Luna miro hacia arriba y observo la cantidad de claraboyas que conformaban parte del techo dejando entrar una gran cantidad de luz sobre el estudio.

-         Tu dirás donde deseas que me ponga Pedro.

-         Debajo de aquella claraboya, la mas grande es donde la iluminación es mayor.

Luna dejo su bolso sobre la mesa del estudio y se dirigió de nuevo bajo la claraboya.

Comenzó quitándose la chaqueta vaquera que llevaba dejándola caer a un lado sobre el suelo, después empezó a desabotonar los botones de la camisa lentamente ante la atenta mirada de Pedro que intentaba captar aquel momento como uno de los mas intensos que había vivido hasta entonces.

Su piel empezaba a surgir a medida que la camisa desabotonada desaparecía de su cuerpo, un leve suspiro surgió de la boca de Pedro a medida que todo ello se llevaba a cabo hasta que esta prenda acompaño a la chaqueta junto sobre el suelo.

 

Un ambiente de erotismo se iba adueñando de la sala a medida que todo ocurría.

-         ¿Qué te apetecería que me quitase ahora Pedro?, pregunto Luna aumentando el nivel de erotismo existente hasta el momento.

-         Tus botas.

-         ¿Te gustaría quitármelas tu?.

La respuesta de Pedro llego silenciosamente mientras el caminaba en su busca recorriendo los dos metros que los separaban en aquel instante.

El se arrodillo ante ella y comenzó lentamente bajar la cremallera de las botas mientras ella lo miraba desde arriba.

Los calcetines fueron abandonando sus pies sin que Pedro preguntase si podía quitarlos ya que entendía que implícitamente tenia permiso para ello; Pedro se levanto lentamente mientras sus manos recorrían el cuerpo de Luna en su ascenso hasta encontrarse frente a ella.

Acerco su boca a la de ella y en ese instante pudo deleitarse con el mana de los dioses que se encontraba encerrado en aquellos labios capaz de volver loco a cualquier hombre, a la vez sus manos bajaban desabotonando la falda que ella llevaba puesta quedando vestida solo con el sujetador y sus pequeñas bragas.

-         ¿Quieres que siga?, pregunto Pedro.

-         No preguntes tanto, respondió Luna.

Pedro jugueteo con el cierre del sujetador hasta que consiguió zafarlo del cuerpo de Luna, bajo su boca en busca de los pechos que quedaban libres de aquel cautiverio no deseado hasta que empezó a saborearlos mientras Luna atrapaba su cabeza para que no dejara de hacer lo que estaba haciendo.

Las manos de Pedro no dejaban de seguir el descenso que había comenzado hasta que las bragas terminaron por vestir de desnudez el cuerpo de Luna que emergía iluminado por la luz que entraba por la claraboya, un suspiro salió de sus labios:

-         ¡Jero!.

Pedro se aparto inmediatamente al oír el nombre de otro hombre en ese instante mientras Luna abría los ojos para descubrir que no era El el que se encontraba ante ella, tapándose instintivamente sus partes mas intimas ante el estupor de el.

-         Perdona Pedro, no estoy preparada, dijo Luna teniendo la sensación por todo su cuerpo como si fuese Jero la persona que acababa de desnudarla y besarla como siempre solía hacerlo.

-         Quizás fuese mi culpa Luna, debí de actuar como un profesional y no haberme dejado llevar por mis sentimientos.

-         Tengo que irme dijo Luna, recogiendo su ropa y vistiéndose rápidamente para abandonar el local lo mas aprisa posible.

Ambos bajaron en el ascensor cuando Pedro rompió aquel silencio.

-         Luna, ¿Puedo pintarte desnuda?, aun retengo tu imagen en mi cabeza, es mas, creo que no la olvidare jamás y me gustaría plasmarla en el cuadro como hablamos.

-         Si, Pedro, te di mi promesa y la cumpliré.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 1119
  • 4.58
  • 12

180 caracteres son pocos para intentarlo

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta