cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
La Moraleja
Reflexiones |
01.07.12
  • 0
  • 0
  • 1314
Sinopsis

“Uno nunca sabe lo que tiene, hasta que lo pierde”.

Este joven no apreciaba a sus padres, solo le importaba el, era una persona muy egoísta, hipócrita, desconsiderada y que se encontraba en el ciclo vicioso de la droga, era un drogadicto insensato.

Sus padres trabajaban de Lunes a Viernes, llegaban muy tarde a casa.

El Joven llegaba de la escuela a su casa y sabía que sus padres llegaban tarde. En vez de quedarse en casa a ayudar o hacer algún deber, el decidió salir a consumir drogas. Ya llegando a la casa a las altas horas de la madrugada sus padres se encontraban durmiendo.

Los padres sabían en lo que andaba su hijo, pero nunca perdieron la esperazas de que podría rehabilitarse. La madre con el padre  siempre le dejaban una nota en su cama, el joven simplemente no se tomaba la molestia de leerlos y los arrugaba y los tiraba a la papeleta del basurero.

Al día siguiente. La madre llega mas temprano del trabajo y se encuentra con su hijo en la casa. La madre conversa con el ya que nunca tiene tiempo de conversar por el tiempo limitado que tiene. El joven hace acto de rebeldía y golpea a la mamá, al rato llega el padre y se da cuenta de lo que le habia hecho a su madre, así que lo castiga y lo encierra en su habitación.

Después de 2 semanas las cosas seguían  igual y nada cambia, los padres han intentado de ayudar, pero nada se logro, no hay un cambio de actitud de parte del joven, nada se pudo hacer. Un caso perdido.

Un día el joven se encontraba de lo mas bien escuchando música en su habitación cuando de repente llega su padre y entra a la pieza de su hijo, con una cara choqueada de un impacto, los ojos lleno de lagrimas y le viene a decir una noticia que tal vez a el no le importé. Le dijo que su madre había fallecido tras un choque automovilístico. El joven quedo en parálisis, sin reacción, nada que decir, ni que mover, solo una lagrima que caía lentamente por su ojo izquierdo. Luego el Padre se va a su pieza y se tira en la cama.

El joven se queda sentado sin mucha reacción, aun que por dentro todo se movía, un conjunto de emociones inexplicable, luego de un rato decide moverse y ve su papelera y todo su alrededor repleto de papeles. Se agacha para recoger uno y se da cuenta que era uno de los que dejaban sus padres, lo habre y era un simple “Te quiero hijo”…

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta