cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
LA MUJER PERFECTA
Varios |
14.09.18
  • 4
  • 23
  • 461
Sinopsis

LA MUJER PERFECTA

 

Con un susurro sensual, que es casi una brisa leve que besa mi oreja, mi cuello, mi piel, ella me lleva hasta la habitación que, de antemano, está aromáticamente iluminada por velas que no son velas. Me besa y su boca me trae el sabor de algún pecado juvenil que apenas recuerdo. Sus manos me desnudan sin prisa, con sabiduría, sus labios me tocan con levedad inusitada, exactamente en los puntos que deben ser tocados para lanzarme de cabeza en la eterna carrera de la lujuria, del placer sin barreras, del amor sin obligaciones. Sus manos sedosas y firmes, sabias y atrevidas, saben donde tocar, saben donde apretar y donde acariciar.

La beso, me besa. Su lengua dibuja arabescos por mi piel, después de juguetear en mi boca. No necesito pedir, suplicar, ella sabe como hacerme feliz. Aún así, pido, ordeno, solamente para sentir el placer de dominar, de poseer totalmente.

En la cama, la sensual orografía de su cuerpo se adapta perfectamente al mío y me lleva por un torrente de placer que sencillamente me enloquece y coloca mi frágil humanidad al borde del colapso total, casi derribándome en la locura final e irremediable.

Su olor animal, después del amor, de alguna manera me calma y me sumerge en un dulce sopor. Me doy vuelta y siento que sus senos deliciosos se aprietan contra mi espalda peluda, mientras sus brazos, sus piernas, su cuerpo entero me envuelve en un abrazo cariñoso.

Antes de adormecer pienso que Lucía es una maravilla del mundo moderno. ¿Cómo harían los hombres de antes, sacrificados seres humanos, para tener una mujer tan bella, tan sensual, tan cariñosa, tan intuitiva, aquiescente y siempre dispuesta a atender los caprichos masculinos o femeninos?

Ella es increíblemente perfecta. Además no tengo que preocuparme para nada  con su higiene. Es “auto limpiante”, funciona con energía solar y basta cambiar su programación para que se transforme en una excelente empleada. Apenas musito los versos nerudianos (“me gustas cuando callas…”), ella calla, baja los párpados y queda bien quieta en su rincón, esperando mi próximo comando.

Sinceramente, vale cada segundo de mi tiempo que pagué por ella.  

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 201
  • 4.73
  • 11

Lectura, cine, deportes.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta