cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
La Noche de los Libros
Históricos |
23.04.09
  • 4
  • 7
  • 2764
Sinopsis

Hola de nuevo, tras una breve pausa. Ando excesivamente liado últimamente, que tengo varios frentes abiertos. Mi salud me exige que los cierre absolutamente todos, pero mi carácter me los impide. Ya no es día 23, ya pasa bastante de las 24h, pero acabo de llegar de esta magnífica oportunidad que me ha brindado la Librería Carmen y lo menos que podía hacer era publicar este humilde homenaje que les he dedicado. Un saludo y espero poder contar de nuevo con tiempo para volver a leeros y meterme con vosotros (por la cuenta que me tiene, jejeje).

      La Noche de los Libros es algo mágico, capaz de reunir en el ambiente más agradable a quienes piensan que un libro es algo más que un mero adorno en una estantería o un trámite que puede desembocar en una película.


      Aquél 23 de abril yo estaba en la Librería Carmen disfrutando de la velada. Javier se preocupaba de que no faltase ningún detalle. Sus hijos, Javier y Cristina, saludaba a unos viejos clientes y amigos que acababan de entrar. Pablo asesoraba a unas jóvenes sobre la elección de sus libros y Carlos ejercitaba sus dedos en la caja registradora.


      Jesús, que había hecho una ilustrativa presentación de su novela, satisfacía las preguntas de sus lectores y prelectores. Y yo, que también había presentado la mía, estaba leyendo un pequeño relato que había preparado para la ocasión.


      Pero mi lectura se vio interrumpida bruscamente. Se fue la luz.


      -Cuidado con las carteras –bromearon unos.


      -No me metas mano –bromearon otras. O quizás se quejaron con motivos.


      En otro tiempo se hubiesen encendido mecheros, pero, bien por la creciente escasez de fumadores, bien por la nueva costumbre de llevar multifuncionales relojes de bolsillo, fueron los móviles los que comenzaron a arrojar algo de luz al misterio del apagón. Algunos, incluso activaron el flash de sus teléfonos con cámara a modo de potentes microlinternas.


      Pero lo que tenía que suceder ya había sucedido y la luz volvió sola.


      Como si nada hubiese pasado, yo continué leyendo mi relato y no mucho tiempo después de terminar, terminó también la velada. Cada uno cogió la bolsa de libros que había comprado aquella noche y se fue a su casa, sin saber que en el interior no llevaba los libros que acababa de elegir. Los libros habían salido de sus bolsas durante el apagón y habían sido sustituidos por otros.


      En la mágica Noche de los Libros, los protagonistas son precisamente ellos, los libros. Esa noche fueron ellos los que tuvieron el privilegio de escoger a sus lectores.



Manuel Trigo,
a todo el equipo de la Librería Carmen
por su calurosa acogida y su inestimable apoyo.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Pues sería muy interesante que nos eligieran ellos a nosotros.
    Muy bonito, Manuel, me ha encantado la idea, pero me da un poco de repelús pensar que el Código da Vinci me pueda elegir a mí. En serio, tenia ganas de que escribieras algo para agradecerte los comentarios que has vertido tan generosamente sobre mis relatos. Gracias!
    A mi me encantaría que un libro me eligiera, ¿sería tambien el que elgiría yo? Si fuera así sería muy bueno.
    Gran relato, Manuel. ¡ Cuantas sorpresas nos llevaríamos si fueran los libros los que nos elegiesen a nosotros!
    Todo libro es una sorpresa, da igual los escogidos. El azar muchas veces nos trae a las manos joyas que la mayoria de la gente no llegará a conocer. Un placer volver a leerte. Pasaste una buena noche, ciertamente. Saludos, Manuel
    Es un lujo encontrarte de nuevo, nos imaginamos que estarás saboreando las mieles del éxito... pero vemos que sigues con tu buen humor, me he reido con lo del apagón... las carteras, las manos...jajaja. Me alegro mucho de que tu presentación te haya gustado, seguramente que no será la última vez que lo hagas... sigue escribiendo y nosotros leyendote. Un beso compañero... pronto nos vemos...jeje.
    Manuel...saludos de nuevo....entre esos libros que volarón y cambiarón de bolsa....yo sali ganando. ....La Esfera Negra me eligio por fin....hasta pronto
  • Y ya que discutimos sobre adjetivos, ahí va un pecaminoso asíndeton de tres adjetivos juntos ;)

    Dedicado a los que se empeñan en seguir vivos. Por cierto, lo de mataros a todos queda para más adelante, que ahora se acercan las vacaiones. Después, aceptaré voluntarios que me ayuden a asesinar, que sois demasiada gente.

    ¡Que lo disfrutéis!

    NO DEJÉIS DE LEER EL PRÓXIMO. OS CONVIENE.

    A Lázaro, ese gran maestro de los finales frescos y sorprendentes que tanto se han de valorar un en un relato y que a todos se nos suele olvidar aplicar a los nuestros. ACLARO: Las admiraciones del título son porque no me deja poner un título de tan sólo 4 caracateres.

    Perdón por pasar poco por aquí últimamente, pero estoy como el personaje de este relato. No tengo tiempo "pa ná", pero no os he abandonado, jejejej.

    A mi héroe, el Dr. House, a quien me parezco increiblemente, excepto en sus virtudes.

    Hola de nuevo, tras una breve pausa. Ando excesivamente liado últimamente, que tengo varios frentes abiertos. Mi salud me exige que los cierre absolutamente todos, pero mi carácter me los impide. Ya no es día 23, ya pasa bastante de las 24h, pero acabo de llegar de esta magnífica oportunidad que me ha brindado la Librería Carmen y lo menos que podía hacer era publicar este humilde homenaje que les he dedicado. Un saludo y espero poder contar de nuevo con tiempo para volver a leeros y meterme con vosotros (por la cuenta que me tiene, jejeje).

    Algo que quiero compartir con vosotros.

    Esto no es un relato más. Es una confesión. Sólo os ruego un poco de comprensión, que por un instante hagáis el esfuerzo de poneros en mi lugar.

  • 22
  • 4.54
  • 176

Lectura y escritura. Ambas complementan en la vida irreal lo que no puedo vivir en la real, que intento exprimir a tope con toda actividad posible y deportes de riesgo. No soy maestro de nada, pero me enorgullezco de ser aprendiz de todo, como buen renacentista. Una pincelada de saber en cada ciencia permite hablar con infinidad de maestros.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta