cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
La noche del titiritero
Terror |
25.11.13
  • 4
  • 3
  • 888
Sinopsis

De la sociedad en un teatrillo

En la calle, tan sólo el silencio de la nieve tranquila al caer. Ni un alma vagabundeaba ya a esas horas por tan fríos adoquines. La oscuridad espesa hacía difícil ver qué había más allá del cono de luz de las farolas. Las casas y edificios eran sólo mudos testigos de la quietud más desesperadamente oprimente.

La escarcha se aferraba a cristales de ventanas y escaparates, quedando éstos con un aspecto quebradizo y sucio. En el interior de las casas, las gentes dormían con pijamas de invierno y calcetines, ovillos de lana bajo pesadas mantas, en un intento de repeler al afilado frío que pujaba por colarse por el resquicio más pequeño y enfermar al descuidado desgraciado. Las brasas aun emitían un suave fulgor mientras perdían su calor abandonadas en braseros y chimeneas. Los niños se escondían tras las sábanas de los consabidos monstruos que en esas noches gélidas recorrían la cuidad en busca de tierna carne bisoña.

En las tiendas y talleres, el género aguardaba paciente a que el sol calentase lo suficiente como para devolver la vida a las calles. Los maniquíes miraban a través de aquellos cristales con escarcha con la mirada perdida en, tal vez, días mejores en los que poder ejercer su función y atraer la mirada de los transeúntes. O quizás soñaran con ser una de aquellas personas con pijama y calcetines…

Sin embargo, había un escaparate que no era más que una ventana a la misma oscuridad encantada que inundaba la ciudad aquella noche. Si hubiera habido alguien que acercase su rostro al cristal y con su aliento derritiese la escarcha, tras forzar un poco la vista quizás hubiera huido lleno de pavor al verse observado por cientos de rostros mudos, de ojos fijos y bocas en otras cien muecas distintas. Seres que parecían a punto de abalanzarse sobre uno, con intenciones imposibles de adivinar. Si se fijara ese valiente un poco más, vería un increíble entramado de cuerdas y cordeles que nacían en esas criaturas y ascendían hacia la oscuridad del techo. Los había de todas clases: dulces princesas con cara de ángeles y vestidos pomposos, músicos aferrados a sus instrumentos de todas las clases, caballeros recién llegados de vivir aventuras, abuelas, abuelos, niños, animales, payasos, demonios, dragones, gigantes, sirenas…

Pero había uno en especial que llamaría la atención del entrometido observador. En un rincón en el suelo, bajo una mesa, descansaba un señor de madera embutido en un traje raído y sin apenas ya color. Se hallaba sentado con las piernas estiradas hacia delante, y el pantalón que parecía haber sido otrora azul, se subía dejando a la vista unos calcetines ya más grises que blancos, con agujeros de ratones, y zapatos negros de botón, con la suela despegada. Su barriga redonda y cansada resaltaba envuelta en una camisa amarillenta y un chaleco de botones que había conocido mejores tiempos. Por todo abrigo para tan fría noche, una chaqueta del mismo azul corrompido. Todo ello coronado con una palomita roja que sí guardaba algo de su fulgor. En el rostro, una larga nariz aguileña ensombrecía una boca pequeña y fruncida con las arrugas de la edad. Sus ojos negros se hundían en sendas cuencas bajo unas pobladas cejas blancas. Cuatro pelos se afanaban por hacer el trabajo de sus compañeros caídos, y para terminar, una puntiaguda barbilla daba al conjunto un aire de edad y seriedad que no podía menos que despertar respeto.

Aunque la primera sensación fuera de temor ante tan severa faz, si el espectador profundizase un poco más en sus viejos ojos negros, descubriría que no era un temperamento cascarrabias lo que habitaba en aquellas piezas de madera, sino una pena intensa, amarga, dolorida. El mar negro de aquellos ojos destilaba temor, advertencias hartas ya de ser ignoradas, consejos silenciosos y el dolor más terrible de quien sabe el horror que se avecina y no puede hacer nada por evitarlo.

Y es que lo que no sabe nuestro imaginario espectador, ni las gentes que duermen plácidamente en sus camas, es el calor de la furia que inunda la estancia al otro lado del cristal. Los susurros en el idioma del entrechocar de brazos y piernas de madera, en el del temblor de las cuerdas, susurros que hablaban de complot y venganza.

Hartos estaban marionetas y títeres de acatar las voluntades de aquellos que se creían mejores. Sedientos de voluntad propia y libertad. Quería cortar los hilos de la opresión que, a pesar de ser finos y estar disimulados, a nadie engañaban. Cansados de bailar, brincar, cantar, tocar, caer y trepar para el disfrute de unos pocos tiranos que, ignorando los propios deseos del guiñol, les obligan a acatar los suyos propios. “¡Esto no es vida!” gritaban en su lengua, y trazaban planes para hacer sufrir a los humanos lo que ellos mismos ya llevaban demasiado sufriendo en sus vetas. Los más temibles abogaban directamente por el sacrificio de las masas, a los más dulces les bastaba con que les dejasen libres. Nadie escuchaba al anciano del traje ajado, ninguna de aquellas almas furiosas quiso entender lo que él trataba de explicar.

El morboso júbilo de una masa sedienta de sangre y venganza fue enardeciendo el ambiente. El calor de la rabia aumentó, y el hipotético espectador tendría ante sus ojos el dantesco paisaje de unos seres de madera flotando colgados del techo, vibrando y entrechocando en un ruido demoníaco que haría fallar las rodillas del más valeroso, el calor de la habitación se ponía de manifiesto en una luz roja y anaranjada que se alzaba desde al suelo. Los endemoniados títeres se zarandeaban en posturas grotescas al ritmo de la venganza consabida, con muecas de éxtasis.

Quiso hablar el anciano, pero la juventud rabiosa no escuchaba, quiso explicarles que la libertad que ellos querían no la lograrían al deshacerse de sus cuerdas y esclavizar con ellas a los humanos. Quiso que comprendieran que al privar al humano de su libertad no serían mejores que ellos. Quiso que entendieran…

Ya despuntaba el sol y los primeros pijamas fueron cambiados por los trajes de tarea. La oscuridad retrocedía y el frío abandonaba la ciudad que por unas horas había gobernado. Las calles comenzaron a llenarse de personas que se afanaban en sus quehaceres cuando un extraño rumor hizo que se concentraran al pie de nuestro escaparate donde, las marionetas, en su alborozo, no habían notado que la noche se acababa y seguían con sus danzas fantasmales.

Allí llegaron curiosos, eruditos, policías y religiosos, y tras horrorizarse ante tan bizarro espectáculo en el que los muñecos había cobrado vida durante la noche aciaga, decidieron pasar por el hacha al maligno artesano junto con sus obras endemoniadas. Porque ante el miedo de una masa conchabada dispuesta a rebelarse contra el orden preferente establecido, más vale no dejar títere con cabeza.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 10
  • 4.32
  • -

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta