cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

11 min
LA OLITA Y LA ROCA
Amor |
23.09.12
  • 3
  • 4
  • 2523
Sinopsis

SI ALGUIEN DUDA DE LO QUE ES EL AMOR INCONDICIONAL POR ALGUIEN ESTE RELATO PUEDE AYUDARLE, O AL MENOS ESO INTENTO, GRACIAS

LA OLITA Y LA ROCA.

 

 

Cuenta la leyenda que había una vez un príncipe muy mujeriego que le encantaba estar cada noche con una mujer distinta engañándolas y diciéndoles que se había enamorado de ellas nada mas mirarla y que deseaba pasar el resto de su vida a su lado, para después engañarlas una vez que disfrutaba con ella en la intimidad de su alcoba y las expulsaba de palacio nada mas despuntar el sol por la ventana de sus aposentos.

Pero un día cometió un error enorme, ya que la inocente doncella era la hija de una hechicera la cual la mando al mercado a comprar algunos ingredientes que necesitaba para sus pociones.

La hija al llegar al día siguiente a su casa, desolada y hundida contó a su madre como el príncipe la había despreciado el día siguiente diciéndole: ¿creías que el heredero del trono se casaría con una simple mujer como tu? Y acto seguido mando que la expulsaran de palacio con algunas monedas por las molestias ocasionadas.

La madre furiosa de si se presento ante el príncipe exigiéndole que se casase con su hija para reponer el agravio causado a su persona, pero el príncipe confiado de su poder, se rió de ella y la expulso de palacio al igual que el día anterior aconteció a su hija, dándole algunas monedas mas para que olvidara su enojo.

La hechicera encolerizada, preparo uno de los hechizos mas poderosos que heredo de su madre ante la promesa a tal de que solo lo utilizaría como caso extremo en situación de necesidad.

Tres días y tres noches necesito la hechicera para llevar a cabo tal labor y terminada esta, metió la poción resultante en un frasco que guardo en uno de los estantes de la estancia.

Al día siguiente tras coger la poción, se dirigió a los alrededores de palacio a sabiendas que el príncipe solía empezar el día dando un paseo para elegir su próxima victima para su lascivia.

En un momento que se había retirado un poco de su escolta, saco el frasco y tras verterlo sobre el príncipe lanzo la siguiente maldición:

Que la roca que llevas por corazón se muestre ante todos enseñando tu verdadero rostro.

El príncipe atemorizado ante la fama de aquella mujer se miraba aterrado por todo su cuerpo en busca de algún cambio que indicase si algún síntoma del efecto de aquel hechizo, pero viendo que no se mostraba cambio alguno en su persona, mando desterrar del territorio a aquella mujer y a su hija.

El príncipe se retiro preocupado a su palacio notando dentro de si que algo había cambiado en su persona, en los dos días siguientes el hambre y la sed no llamaron a las puertas de su cuerpo y cada vez una pesadez mayor se apoderaba de su persona.

Para relajarse, decidió efectuar un paseo relajante por la playa con la esperanza de que abriese su apetito, pero decido hacerlo solo, no quería que nadie lo acompañara, ya que no quería tener cerca de ninguna persona.

Según se acercaba a las rocas de la playa donde solía meditar a veces notaba su cuerpo mas cansado y pesado de lo que había estado jamás en toda su vida, por lo que decidió sentarse y dejar que el sueño que empezaba a recorrer su cuerpo se apoderara de el.

Las pesadillas atemorizaban su mente haciendo que soñase que su cuerpo se estaba fusionando con las rocas sobre las que se encontraba sentado haciendo que dejase de pertenecer al genero humano.

Abrió sus ojos y quedo aterrorizado descubriendo que el sueño se había convertido en realidad, como dijo la hechicera que la roca que llevas por corazón se muestre ante todos enseñando tu verdadero rostro y no era algo figurado, ya que literalmente se había convertido en piedra.

Los días fueron pasando y una gran búsqueda se realizo por todo el reino en busca del príncipe perdido hasta que pasado dos meses desde aquel hecho se decido que una gran desgracia debía de haberle sucedido para desaparecer de aquella manera dándole por muerto por lo cual se efectuó el preceptivo funeral para llorar su perdida.

La gente pasaba junto a el sin advertir su presencia tan duro y oscuro era su corazón que a la hora de transformarse en roca su aspecto no tenia nada que ver a cuando era humano.

Los años pasaban y debido a su extrema soledad, cada vez disfrutaba con algo diferente a lo habitual, una gaviota posada cerca de el, gente paseando en la cercanía, una pareja haciendo el amor abrigado en la intimidad de su estructura, la vida que había tenido le parecía tan lejana que a veces dudaba si era un mal sueño o el mal sueño lo tenia ahora y despertaría en cualquier momento en la alcoba de mi palacio y me reiría de todo esto, pero en el fondo sabia que me engañaba a mi mismo y que eso no sucedería, no al menos hoy.

Un día escucho una voz llego hasta el.

-         Hola príncipe.

-         Hola, ¿hay alguien hay, alguien puede oírme?.

-         Si, te oigo.

-         ¿Dónde estas no te veo?.

-         Estoy aquí delante de ti.

El príncipe miraba hacia todos lados lo que la inmovilidad le permitía pero no veía a nadie.

-         Ya sabia yo que tarde o temprano acabaría volviéndome loco.

-         Hola, volvió a escuchar.

-         ¿Quién eres, donde estas?.

-         Estoy delante tuya, solo la pequeña ola que trae la marea.

El se fijo mas detenidamente y al fijarse bien pudo observar como efectivamente con cada golpe de la marea la olita se topaba con el refrescándolo del calor que caia en ese día sobre la región.

-         ¿Tu eres el príncipe que cuenta la leyenda fue castigado por una hechicera por sus actos cuando era hombre?.

-          Si, ese hombre, bueno lo que queda de el soy yo, es agradable hablar con alguien después de tanto tiempo, ya no recordaba lo que era conversar con alguien.

-         Si miras bien veras que hay muchos seres a tu alrededor que estarían gustosos de hablar contigo, solo tienes que abrir bien tus ojos y tu corazón.

-         Pero si tu lo deseas yo con cada marea vengo por aquí unas horas al día y si tu quieres podemos conversar todos los días.

-         Me encantaría.

La marea empezó a retirarse y siguió hablando con la pequeña olita mientras se lo permitía la distancia, hasta el momento en que ya no pudieron oírse ambos.

Una gaviota buscaba comida cerca de el .....

-         Hola, dijo a la gaviota.

-         Hola, respondió la gaviota,

Y estuvieron conversando hasta que las gaviota tuvo que irse para seguir alimentando a sus hijos.

Un cangrejo, un perro, descubrió que podía hablar con todos los seres exceptuando a los humanos, la maldición de la bruja le impedía aquello.

Poco a poco fue corriendo la fama por la sabiduría y los buenos consejos que el príncipe daba a todos los que se lo solicitaban debido a todo el conocimiento adquirido después de 300 años como roca y a las enseñanzas aprendidas por sus maestros cuando era el heredero al Sultanato.

Como prometió la olita venia cada día a hablar con el, ella era la primera voz que oyó después de su desgracia y la única que no venia a el por interés. Todos los demás venían pidiendo su consejo, pero a el le daba igual, era feliz ayudando a todos los que se lo solicitasen, pero la olita para el era especial, su voz, su figura configurada por las etapas de la luna y los vientos.

Solo deseaba que llegase un nuevo día, una nueva marea hasta que llego un día a la conclusión de que se había enamorado de ella.

En la siguiente marea se lo diría, no tenia nada que perder.

-         Hola príncipe.

-         Olita, te quiero.

-         Lo se mi príncipe, yo también te quiero, desde el primer día en que te vi en el mercado cerca de palacio.

-         No te entiendo olita.

-         Yo era la hija de la hechicera que te convirtió en piedra, pese a lo que me hiciste me enamore de ti y no me engañaría a mi misma diciéndome lo contrario.

-         Cuando mi madre me contó lo que había hecho, yo aprovechando un día en que ella salió a pasear, mire entre sus pociones y encontré una que me permitiría estar cerca de ti para siempre.

-         Al poco tiempo paseando por la playa me convertí en lo que soy y al poco tiempo te vi pasear por la orilla y convertirte en piedra, por eso no me importa ya que este aspecto me permite estar cerca tuya para siempre.

-         Oh mi olita si antes te amaba, después de esta confidencia te amo mas aun, la pena es que jamás podremos estar juntos como cuando éramos humanos.

-         Eso no es cierto, cierra tus ojos.

Entonces la pequeña olita empezó a acariciar con cada golpe de marea a la roca y el príncipe descubrió por primera vez lo que era hacer el amor con alguien, no por el simple placer si no por los sentimientos que esa persona despertaba en el.

Cuando la marea empezó a retirarse y la olita empezó a retirarse nuevamente, el príncipe empezó a llorar por lo que la olita le pregunto:

-         ¿Qué te ocurre mi príncipe?.

-         Por no saber hacerle caso a mi corazón cuando era hombre, nos vemos en esta situación y eso hace que mi alma llore por los dos.

-         No te preocupes por ello, continuemos amándonos con cada marea y confiemos en el amor que nos procesamos.

-         Solo deseo amarte, es mi único anhelo.

Al día siguiente la pequeña olita volvió con una furia desconocida para las gentes del lugar que antes disfrutaba de la calma de aquella cala, pero que ahora se había convertido en un lugar donde era imposible bañarse.

Cada día, la olita arrasaba la playa con mas y mas fuerza hasta que pasado 50 años consiguió su objetivo, consiguió desgastar la roca por completo hasta que el príncipe solo fuesen esos granos de arena que flotan sobre la mar y formaron un solo ser.

Cuando consiguió arrancar el ultimo grano de arena del príncipe le dijo.

-         Ves mi príncipe como el amor todo lo logra, ahora podremos estar juntos para siempre y visitar las costas de todo el mundo disfrutando de nuestro amor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 1077
  • 4.59
  • 40

180 caracteres son pocos para intentarlo

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta