cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
La pluma puede herir tanto como la espada
Varios |
26.02.07
  • 4
  • 11
  • 4532
Sinopsis

La violencia crecía en Vice City, en realidad nunca había dejado de crecer, por eso las amigas de Ana no salían más allá de la hora en que se pone el sol, pero Ana era diferente a todas ellas, Ana era una idealista.
Un día Ana escuchó decir a un historiador, a un sabio, que la pluma podía herir tanto como la espada, por eso ella escribía a pluma, y con su pluma se sentía segura caminando libre por las calles oscuras, sonriéndole a la muerte.
Ana llevaba su pluma allí a donde fuera y tumbada en el enfermizo césped del parque, o en los bancos cerca del centro comercial, escribía a la luz de incierta farola vieja algunos versos, con la esperanza de que el amasijo de belleza, filosofía y palabras sirviera para hacerle ver a la humanidad un mundo nuevo, el mundo de sus sueños. Pero Ana vivía en Vice City, y en Vice City pese a que la mayor parte de los ciudadanos sabe leer, nadie lo hace.
Por consiguiente, sus esfuerzos caían cada día en saco roto, junto con un poco de sus esperanzas.

Ya había pasado media década desde que Ana iniciara su cruzada por cambiar Vice City, y aunque aún llevaba la pluma consigo misma, hoy iba a renunciar a todo. Ese sabio no era un sabio de verdad, sólo un mentiroso – se llevaba repitiendo toda la noche - hasta que apareció el tipo con la navaja y le dijo que se quitara la ropa, que si no se resistía le dolería menos.
Ana había caído finalmente en la trampa de Vice City, o tal vez nunca escapó de ella, no sabría decirlo, el caso es que la chica asió su pluma con fuerza y en un arrebato punzó con ímpetu el cuello de su agresor, perforando su arteria carótida y provocándole la muerte.
La pluma puede herir tanto como la espada - se dijo una enésima vez - y salpicada por la sangre del difunto – halló de improviso un nuevo sentido para la máxima que había estado siguiendo, en vano, durante los cinco últimos años.

Aclaración tras los primeros comentarios recibidos: Vice City es la ciudad donde transcurre la acción del polémico videojuego Grand Theeft Auto, no tiene nada que ver con Vice Vhön Khamy (como él de seguro ya sabe) de referirme a su persona en alguno de mis relatos, sin duda lo haría a través una dedicatoria mejor que la atribución de la Ciudad del Vicio, que eso es lo que significa Vice City.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 93
  • 4.35
  • 536

Ingeniero de universos Cetrero de sueños Domador de quimeras

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta