cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
La primera cita
Terror |
27.07.13
  • 4
  • 5
  • 1342
Sinopsis

Es peligroso salir con desconocidos...

La joven y guapa camarera servía las mesas con movimientos fluidos y rápidos; captaba al vuelo la señal de un cliente que quería más café, y se anticipaba a los deseos de los parroquianos ubicados en la barra, cumpliendo así un ritual que dejaba a todo el mundo contento.

En general nadie se atrevía a propasarse con ella, salvo algún imbécil de esos que entraban allí por primera vez y no conocían las normas; aunque el asunto era zanjado sin problemas con la expulsión del indeseable. No solían repetir el error.

Todo el mundo sabía que la chica era soltera y que vivía con su hijo, desde que ambos habían llegado al pueblo, cuatro años atrás.

Ella era muy reservada. Amable, sí, pero se notaba que prefería no hablar de sus cosas.

Sus compañeras de trabajo suponían que había sufrido una mala experiencia con un hombre; quizás estaba huyendo de algún maltratador, y por ese motivo no se comprometía con nadie.

También estaba la cuestión del hijo que jamás salía de casa y al que ella siempre se refería como «mi niño».

Respecto a este tema había opiniones diversas. Algunos decían que quizás se trataba de un retrasado mental; otros incluso dudaban de la existencia de dicho niño.

De todos modos la gente del bar la apreciaba y de vez en cuando arreglaban alguna cita a ciegas para ella, solo por el placer de verla divertirse.

La joven aceptaba con una sonrisa, salía con el candidato en cuestión y ahí terminaba todo.

Viernes por la noche. A mediados de julio el calor era sofocante y el bar estaba a tope por los camioneros que hacían un alto en la ruta para cenar.

La camarera, al igual que sus dos compañeras, iba y venía sin descanso llevando pedidos y trayendo bandejas.

La cerveza corría alegremente entre las mesas, y cuando una jarra quedaba vacía, al instante se volvía a llenar con el líquido dorado y espumoso.

Pese a la cantidad de gente, la guapa camarera sintió que durante toda la noche alguien no le quitaba el ojo de encima. Se trataba de un hombre joven con una camiseta pegada al torso musculoso y el tatuaje de un ancla en uno de sus bíceps.

Ella sintió un escalofrío de anticipación: habían pasado ya varias semanas desde la última vez, y el individuo en cierto modo la atraía. Tenía aspecto saludable y limpio, y no parecía ser un psicópata.

Se encogió mentalmente de hombros, y pensó que el riesgo valdría la pena. Al día siguiente no trabajaba, así que podría dormir un par de horas más.

Cerca de las dos de la mañana terminaron de limpiar todo, y el jefe se encargó de cerrar. Como siempre que la joven hacía aquel turno, él le ofreció acompañarla luego hasta su casa. Ella esta vez no aceptó la invitación, ya que el hombre del brazo tatuado la estaba esperando afuera, apoyado en una moto grande y negra.

Se marcharon de allí y pronto llegaron al sitio donde vivía la joven camarera. Se trataba de una modesta casa prefabricada con un patio trasero, bastante apartada del resto de casas y con árboles alrededor.

El hombre preguntó lo evidente: ¿no le daba miedo vivir tan aislada de los vecinos, allí sola? Ella, mientras servía un vaso de vino en la minúscula salita, negaba con la cabeza y respondía que le gustaba vivir allí, donde disfrutaba de privacidad; además sabía utilizar la escopeta que guardaba en el armario.

Estuvieron charlando un poco mientras bebían; la joven acomodada en una banqueta, él sentado en el único sillón de la estancia.

Tras unos minutos el visitante se incorporó lentamente con una mirada extraña.

La camarera, petrificada, no se atrevía a moverse.

Se oyeron sonidos de cristales rotos, y el estrépito de la banqueta al caer al suelo. Un fuerte jadeo, y después el silencio.

El corazón le latía con fuerza, como en las demás ocasiones. Cogió el cuerpo por los brazos y comenzó a arrastrarlo hacia el cuarto de baño.

El destino era la vieja bañera manchada de óxido.

En la habitación de al lado comenzaron a oírse gemidos agudos y golpes contra la puerta cerrada.

«Calma pequeño, calma. Ya sé que tienes hambre. Mami pronto te dará de comer».

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Siempre es agradable leer un relato de terror con un personaje aparentemente normal que guarda un terrible secreto, y sobre todo como ya te lo dijeron, con ese enriquecido vocabulario, saludos!
    Muchas gracias José Martín, un saludo!
    Muchas gracias Natalia, un saludo!
    Ante todo decirte que escribes muy bien. Utilizas un rico vocabulario, sabes ponerle suspense e intriga. Me ha encantado el relato. Felicidades. Ah, y gracias a ti por tus amables palabras. Saludos. Natalia
    Un personaje muy completo pese a la brevedad del texto, la descripción de "parecía sano" que en un primer momento choca, se justifica plenamente. Me ha gustado.
  • Un microrrelato que tiene que ver con emociones vividas hace poco tiempo...

    Deseo aclarar que ya he recibido críticas por el tema del relato, y soy consciente de que podría no parecer "adecuado" esta historia al comenzar el año, pero en fin, son cosas de las "musas" y el inconsciente que alberga todo tipo de sombras espeluznantes, por lo menos el mío... En fin, no me gusta dar explicaciones sobre lo que escribo, de modo que lo dejo así. Un abrazo a todos y ¡feliz inicio de año!

    Relato breve.

    Relato corto.

    El desafío era escribir un diálogo; puro y simple diálogo. Me senté ante la luna llena, y escuché esta conversación.

    Las promesas siempre han sido un tema delicado para mí. En mi opinión, poseen un inmenso poder para amarrar con fuertes lazos tanto a quien promete algo, como a quien espera el cumplimiento de lo prometido. Una aclaración: en un principio había puesto este relato en "fantasía" porque no terminaba de verlo para "terror" -es previsible, y para mí el terror tiene que tener imprevisibilidad-; sin embargo como tenía dudas, ante la buena sugerencia de uno de los lectores, he cambiado la categoría. ¡Gracias, Sergio!

    Este relato está inspirado en un incidente que viví cuando era niña, en un zoológico, con un "depredador". Después de haberlo escrito, me dí cuenta de la semejanza y que había hecho "catarsis" una vez más de mis malos recuerdos, gracias a la escritura. (La historia real tuvo final feliz: mi "ángel de la guarda" me hizo escapar, y estoy viva para contarlo...)

    En realidad esto no es un relato de ficción. Escribo aquí lo que ocurrió el mes pasado durante tres días y dos noches. Fue real. Tiene que ver conmigo (una neófita en materia de aves) y con una golondrinita que no lo era tanto... Bueno, mejor los dejo para que lean la historia completa:

    Escribí esta historia inspirada en una visión que tuve cuando iba en autobús: el rostro de una mujer, de repente, se transformó en una calavera.

    Relato breve.

  • 21
  • 4.56
  • 116

Disfruto leyendo y escribiendo historias. Me gustan los gatos y el mar. He publicado en Amazon tres novelas de suspense romántico, un libro de relatos, y varios cuentos infantiles.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta