cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

2 min
La profesora de francés
Drama |
10.10.17
  • 4
  • 3
  • 133
Sinopsis

Estábamos esperando a la profesora de francés Mademoiselle Pogany.

La habíamos conocido el año anterior. La espera duró unos 15 minutos hasta que entró el director con una mujer a la que nos presentó como la nueva profesora de francés.

Hubo un silencio hasta que Córica preguntó: ¿La anterior se jubiló y no viene más? El director, buen tipo, después de tomarse unos segundos nos comunicó que a principio de año la encontraron muerta en su departamento.

Teníamos 16/17 años y comenzábamos el 5° año del Nacional.

Todos la recordábamos con mucho cariño ya que era una viejita que nos traía pastelitos y eso que éramos 35, dejaba que el Lolo Vallejos le pintara los labios y la maquillara.

Juanjo la amenazaba con una navaja, pero ella le seguía el juego, que terminaba con un abrazo y beso.

Le llegamos a cortar el pelo y todas las clases la peinábamos y la pintábamos.

Eso a ella la divertía. Jamás se nos hubiera ocurrido hacer esto con ningún otro profesor.

Un día con cosas que trajimos de nuestras casas le hicimos un sombrerito que después ella lo traía puesto como para homenajearnos.

De aprender francés ni una palabra.

Si bien entre los alumnos había grupos diferentes y en las discusiones llegábamos hasta a los golpes,

cuando se trataba de Mademoiselle Pogany no había ninguna discrepancia.

Nos invadió un sentimiento de culpa que probablemente nadie había sentido anteriormente.

Se había muerto la mejor, más cariñosa, casi una madre o una abuela. ¿Por qué de culpa?

Porque nos había invitado a todos a su departamento, en donde vivía sola, ya que era viuda y su hija había muerto hacía unos años.

Nos esperaría con un té con tortas, masas, todas hechas por ella, especialmente para nosotros.

Una hora después había un baile en una casa vacía de un compañero y nadie quería perdérselo.

Yo decidí no ir. Cuando nos encontramos en el “asalto” nos enteramos que nadie había ido.

Alguien dijo, bueno. cuando empiecen las clases se lo explicamos y ella seguro va a entender.

Con ese argumento todos nos quedamos conformes. Ahora ya nada se podía remediar.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 59
  • 4.72
  • 91

Soy oncólogo con más de 40 años de experiencia. Nací en Buenos Aires.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta