cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

12 min
La Psicópata La Sadica y La Asesina.1.b
Drama |
09.02.21
  • 4
  • 1
  • 241
Sinopsis

Tres adolescentes peligrosas

La dependienta de la farmacia las vio.  Les pareció  conocida, aunque ellas compraban normalmente en los pasillos, tenían varios días haciéndolo, siempre muy temprano en la mañana.  Una parecía enferma. Tuvieron una conducta errática y llamaron la atención. La dependienta Llamó a la policía y estos despacharon una patrulla. El agente llegó, cuando ellas ya se marchaban. Apenas se les acercó, una se le lanzó, lo derribó, la otra lo sujetó y la otra... Bueno...Ya usted  lo vio. Lo degolló. Se llevaron el arma de reglamento. – explicó rápidamente  Rodríguez parado  junto a su superior. El Comisario asintió. La puerta abierta del copiloto. #####Nuestro muchacho en realidad no sabía quiénes eran ellas. Se acercó despreocupadamente, ellas ya estaban prevenidas. El no tuvo oportunidad. Se deslumbró por lo bonitas y quiso hacer una relación a través de la autoridad—dijo el hombre viendo a su alrededor. ####Craso error—determinó Rodríguez, entendiendo ####Se llevaron el arma como trofeo—Musitó el comisario. En igual tono le dijo casi al oído de su subordinado--  haz una redada. Detén todos los vehículos que circulen. Con mucho cuidado identifica a todas las muchachas que anden por aquí…hazlo con extremas precauciones. Repitió. El otro asintió casi imperceptiblemente  Caminaron al interior de la  farmacia. La dependienta todavía estaba en shock. Lo había visto todo desde el mostrador, a través de la vidriera  panorámica de la farmacia que enseñaba la avenida, el amplio y vacío estacionamiento.    La mujer con un gigantesco ataque de tensión alta, un manojo de nervios y tartamudeando, contó más o menos palabras más o menos lo dicho por su asistente. ####Lo peor—dijo la mujer con las lágrimas corriendo por sus mejillas—es que son bonitas, son tranquilas, no pierden la compostura. No debí haber llamado.  Ellas se hubieran ido y ese chico estuviera vivo.  Siempre  tenían mucho dinero en efectivo. Cuando pagaron la factura Me pareció muy extraño. ….Es que son tan jóvenes. No sé porque lo hice. Ya ellas eran clientes habituales de aquí. Me siento tan culpable. Ustedes no están capacitados. Gutiérrez asintió. En silencio salió a la escena. Ya la Fiat Ducato Turbo Diesel del forense llegaba y una reluciente  grúa GMC Turbo Diesel  se llevaba  la radiopatrulla. En quince minutos nadie diría que un asesinato se había cometido en esa radiante mañana de  domingo de Septiembre en un elegante suburbio de la ciudad. Gutiérrez encendió su Peugeot. El papeleo, los inútiles interrogatorios a los transeúntes y la sensación de fracaso se lo dejaban a Rodríguez. Dio la vuelta, lentamente se desplazó por las calles circunvecinas. Su experiencia le decía que en alguna casa o apartamento abandonado, en venta o en alquiler; ellas pernoctaron tranquilamente y de incógnito. También podían tener secuestrado a  un hombre que viviera solo. Ya lo habían hecho varias veces. De seguro tenían algún tiempo en el vecindario. Ya habían usado muchos disfraces. Chicas universitarias provenientes de provincia, Enfermeras, Obreras,  oficinistas recién graduadas. Dos hermanas y una de ellas con una relación lésbica. Coberturas efectivas,  normales, que  tres chicas, inocentes, bellas, usaban  para enmascarar  lo que verdaderamente eran. Después desaparecían. Vio el lote de residencias. Habían muchas casas con el letrero de en venta.  Todavía la gente emigraba en masa a España, India, Vietnam y USA. ####Rodríguez. En la avenida Raúl Castro, verificame todas las casas que están en venta o abandonadas. Debe haber una a la que le quitaron el letrero. También si puedes. Averíguame si hay hombres viviendo solos por el sector. Es para el mes pasado. --Dijo estacionando con el motor encendido, viendo atentamente el sector... ¿Quién quita?. A lo mejor todavía están por aquí. Rodríguez  le  solicitó el sector. ####Es cerca de la plaza Steve Jobs. —contestó distraídamente el Comisario. Veía las casas.  Una que tuviese las ventanas abiertas. O cortinas muy cerradas.  Las gentes salían a sus jardines. Se dirigían a sus iglesias de culto. Lavaban sus autos. Comenzó a Rodar lentamente. Se internó en una de las transversales. Luego viró a la izquierda. Era una Calle sin salida. Al final una casa daba fin a la calle y a la vereda. Tenía el jardín descuidado. Evidentemente estaba abandonada o algunos ancianos Vivían en ella Esa es. Esa tiene que ser. ####Rápido. Envíame al Swap.  Localízame por el GPS.  Sin Sirenas. Si pueden llegar en una panel sin identificación, mucho mejor. Ya. ¡Apúrate¡—dijo el Comisario a Rodríguez. Mientras  quitaba el seguro de su Beretta. … La Policía les había colocado tres seudónimos. Magnolia, Jazmín y Miosotis.  Habían comenzado su terrible  accionar pocos años atrás. Costó mucho tiempo y esfuerzos identificarlas, conectarlas con crímenes sin lógica, sin aparentes motivos. Diferentes investigadores habían fracasado estruendosamente en tratar de capturarlas. No caían en celadas, ni trampas, ni señuelos. Muchos veteranos policías decían que  tenían pacto con el Diablo. La realidad es que tenían coeficientes de inteligencia muy altos, lo que las identificaba como violentas esquizofrénicas, paranoicas; dándose el lujo de  adelantarse a toda planificación policial, pues no eran vanidosas, ni egocéntricas, no saliéndose de control a pesar de los insultos y descalificaciones de la policías para inducirlas a cometer un error.  Actuaban con pasmosa eficiencia en su maligna carrera delincuencial. Ya la orden era eliminarlas apenas estuvieran a tiro. Lógicamente ellas lo habían aprendido al escapar de peligrosas celadas,  tomaban más precauciones en sus arriesgadas operaciones. La esperanza de muchos jefes policiales es que terminaran matándose entre ellas mismas y poder dar fin a tan peligrosas mujeres Sus orígenes eran muy diferentes. Magnolia nació, vivió y se educó en una urbanización de clase media alta.  Jazmín nació en el campo, hija de una muchacha  inmigrante indocumentada, proveniente de Argentina y un tractorista temporal en las inmensas haciendas  de maíz de los Chinos y Japoneses.  Miosotis provenía de las urbanizaciones obreras, que el gobierno del genocida Nicolás construyó  en las épocas de la oscuridad y la maldad, construyó para los adeptos, afiliados, cómplices al lado de  las miserables favelas de los cerros de la capital. ¿Cómo se conocieron? ¿Cómo congeniaron? El día en que las capturaran ellas lo dirían. Si es que eso llegase a suceder. Se suponían y casi todos estaban convencidos de ello, es que fue por Telegram, Instagram, Wassapp, Twitter o Facebook o a lo mejor estaban activas en Internet profundo  . Aunque aparentemente no lo tenían. Sin embargo el Comisario estaba seguro que se conectaban con seudónimos falsos.  Magnolia se llamaba en realidad Krystal  Johnson  Fergusson. Su padre era un alto ejecutivo de una empresa de extrema tecnología y su madre una famosa abogado.  Rubia, con unos inmensos ojos azules, que a veces ocultaba con sencillos lentes de sol, fue educada en medio de ballet, pintura, defensa personal, clases personalizadas, hablaba inglés, francés. Su vestimenta,  perfumes, y piezas de tocador  eran Donna Karan Original. La llevaban  al exclusivo  colegio católico en una Dodge Gran Caravan Turbo Diesel únicamente para ella. Extrovertida, afable, flexible. La número uno en todo, perfeccionista e imposible de superar en cualquier competencia. Era muy bella y precoz. Todos los chicos andaban tras ella,  le gustaban los hombres adultos. Era evidente que sus primeros contactos sexuales los experimentó a muy temprana edad… Jazmín nació en un hospital rural.  Rita Peralta era su verdadero nombre. Única hija, Sin padre conocido y madre trabajadora en las granjas de exportación. Era fuerte, bastante ruda, de unos fieros ojos negros y un pelo muy negro, que siempre aclaraba con tintes. Morena, desde pequeña mostraba un cuerpo macizo, bello, muy fuerte. El tosco ambiente la moldeó absolutamente. Sabía defenderse de las ansias de los hombres que no les importaba que edad pudiera tener una mujer, pues en esa zona eran muy escasas. Su educación era muy primitiva y rudimentaria, vivía en un constante silencio. Es que es así—explicaba la madre, a los que preguntaban por aquel eterno silencio. Su única preferencia parecía ser unos shorts de jeans y camisas de kaki o de cuadros. Le encantaban los sombreros. Dejó de estudiar  e ingreso en los programas de entrenamiento para manejar los inmensos tractores New Holland en los campos.  Era una pequeña que le encantaban los Daf, Hino, los  Iveco. Ahí si se explayaba comentando las diferentes cajas de cambios y motorizaciones de los gigantescos camiones 6x4. Miosotis era  Susana Gálvez.  Era la tercera hija del cuarto marido de su madre. Era la única que tenía hermanos y hermanas. Era las más bonita de ese grupo, la de mejor cuerpo, la de la voz más femenina, la que mejor bailaba, la que le gustaba dormir más, la que fue una alumna promedio, la que veía todos los noticieros de farándula y religiosamente compraba el periódico,  la que golpeó a más chicos en la primaria, la que primero aprendió a manejar motos, la que tenía una expresión corporal más agresiva, la que le gustaba leer novelas de terror, y las manos muy sueltas para golpear. En definitiva, la más peligrosa.                                             II La Dodge Sprinter Turbo Diesel color negro brillante se estacionó estratégicamente.  Cuando los agentes de Swap comenzaron a descender, hizo que todos los vecinos salieran a curiosear. ####Rápido—gritó Gutiérrez, con la automática en la mano, corriendo hacia la casa que no mostraba actividad alguna.-- ¡Maldita sea¡. Hemos perdido el efecto sorpresa. Rodríguez  corría tras su superior, seguido por el pelotón, quienes sin ninguna consideración tumbaron la puerta. Si hay una familia aquí, el lío va a ser gordo—rumio el comisario. A lo mejor sería bueno, llevándolo más rápido a la jubilación. ####Si están ahí adentro, no dejen que se les acerquen. Disparen a matar—ordenó a todos el Comisario. —Pero cuidado, pueden haber otras personas; dijo caminando con cuidado por la casa silenciosa y vacía. Mientras el grupo de policías corrían a la casa. El chico salió curioso. Estaba viendo la escena desde el jardín de    la primera casa, justamente la  que hacía esquina con la avenida principal. Silenciosamente, igual que los otros vecinos veían el accionar de la policía al final de la calle. Vio pasar 4 motos Kawasaki 650 y dos Chevrolet Malibu Turbo Diesel   sin identificación. ####Ya no se puede vivir aquí—dijo a su vecina que estupefacta veía la escena. ####Es verdad—asintió la otra, sin soltar la manguera con la que regaba el césped artificial.—Debe ser por el policía que asesinaron enfrente de la farmacia. ####Seguro que sí—afirmó suavemente  el chico, introduciéndose en la casa, tan igual que muchos vecinos, que comenzarían a desayunar. El chico se introdujo en la casa,  dejando la puerta abierta, para que se escuchara la música de Aerosmith que de su interior salía. ####Debemos irnos – informó Jazmín a Magnolia y a Miosotis, quitándose la peluca. Ya estuviéramos lejos. Pero te encanta ver el circo—informó Magnolia, con una voz tranquila. Sin disgustos... ####Ya me siento bien—dijo  Miosotis. ####Sí. Pero definitivamente necesitamos un  sitio para que descanses. Debes decírselo… Todas comenzaron a tararear “Jenny Have  Gun”, mientras tranquilamente pasaron caminando junto a la Dodge y recibieron un piropo de uno de los agentes que los vio irse…  Tres chicos Gay.  Inocentes y frágiles. Tranquilos y serenos. Tratando inútilmente parecer femeninos. Esperaron 10 minutos en la parada y se marcharon en el tranvía suburbano. ####Sí. Ustedes tienen razón. Se lo diré. — susurró finalmente, mientras no dejaba ver el paisaje a través de la vista panorámica El Policía Municipal fue el número 42 en la estadística de las Flores de la Muerte en 7 años de carrera, según el conteo de la policía. Pares de hombres asesinados por año. En este año faltaban 2, pero la policía no lo sabía.  No tenían  la misma edad, ni la misma educación,  no se conocían, no tenían el mismo peso, ni vivían en las mismas ciudades, algunos eran casados a los que les gustaban las aventuras secretas, otros divorciados,  no compartían la misma raza ni religión, tampoco los credos políticos. Solo tenían una cosa en común. Pertenecían a los hombres que en duplas pares eran asesinados por las Flores de la Muerte, a veces 2, 4, 6 como máximo en un año. Era una cantidad par de hombres que anual, metódica y religiosamente eran asesinados por las Flores de la Muerte. Continua aqui mismo.. Te doy las gracias directamente a ti y te invito a que continuemos leyendo hasta el punto final. Nota del autor... Siguiendo la costumbre de Wattpad de asignar una celebridad a nuestros personajes.. Volvemos nuevamente a que nuestras protagonistas son las mas bellas del Instagram de Brasil México y Colombia. Crystal es . Jasmine Hendrick (Instagram Australia) Continuara
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 21
  • 4.43
  • 447

Edrapecor. Estuvimos varios años por aqui publicando..nos tomamos un descanso y volvemos a publicar lo mismo...

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta