cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
La religión de tres caras
Reflexiones |
27.04.16
  • 5
  • 1
  • 897
Sinopsis

Un relato del famoso Albert Einstein sobre la religión cósmica, que genera una crítica basada en el pensamiento moderno y racional, para dar una mirada subjetiva sobre la noción de un Dios.

El admitir que existe algo en que no podamos penetrar; el pensar que las razones más profundas y la belleza más radiante que nuestra mente pueda alcanzar, son tan solo sus formas más elementales: ese conocimiento, esa emoción, es lo que constituye la actitud verdaderamente religiosa. En ese sentido, me declaro profundamente religioso.

No puedo concebir a un Dios que premie y que castigue a sus criaturas o tenga una voluntad semejante a la nuestra. No puedo imaginarme a un Dios cuyos propósitos estén moldeados como a los nuestros; un Dios, en fin, que sea reflejo de la fragilidad humana.

Que un individuo pueda sobrevivir a su muerte física esta también más allá de mi comprensión, ni tampoco deseo comprenderlo; esas creencias son buenas para los temerosos, para los egoístas y para las almas débiles. Me bastan los misterios de la eternidad de la vida y la insinuación de la admirable estructura de la realidad, unidos al ingenuo deseo de intentar humildemente comprender una parte, aunque sea pequeña, de la inteligencia manifestada en la naturaleza.

El niño que se nutre en el seno de su madre, el nómada que contempla las estrellas o el científico que estudia fragmentos de la vida con su pequeño microscopio, poseen el sentido de la religión. El ser humano ha adquirido conciencia en su medio cósmico, así como el niño la adquiere en el jardín de su casa.

El ser humano ha desarrollado tres formas de religión para lograr enfrentarse a lo desconocido. Las primeras dos son muy sencillas mientras que la tercera constituye un raro suceso emocional, este solo puede conmover a ciertos individuos cuya inteligencia es proverbial.

 El temor es uno de los caminos que conduce a la religión. Sin embargo una casta privilegiada tomo en sus manos las creencias y así nacieron las autoridades seculares.

El impulso social de los humanos es la segunda forma de religión, debido a los conceptos morales que tenemos. En este punto, los hombres se mueven hacia el bien con el fin de ganar el cielo. Cuando la religión basada en el miedo se transformó en la religión basada en lo moral, un gran progreso se suscitó.

Estas dos clases de religiones conciben a Dios como un ser humano; pero hay algunos individuos que no lo ven así. Estos son los que alcanzan el tercer periodo del fenómeno religioso, es decir, la religión cósmica. Se trata de un culto a la bondad, a la belleza y a la verdad. Esta religión se fundamenta en el amor al prójimo. Sin embargo, este concepto es difícil de explicar a quien carece de el.

El individuo siente lo poco que significan los deseos y designios humanos, y la sublimidad y el orden maravilloso que se revelan tanto en la naturaleza como en el mundo del pensamiento. Considera la existencia universal como una especie de prisión, y precisa el conocimiento del universo en su conjunto. Los comienzos de la religión cósmica aparecen en los primeros periodos de la historia. Por ejemplo, en algunos salmos de David y en las enseñanzas de algunos profetas. El budismo contiene muchos elementos de esa clase.

Los genios religiosos de todos los tiempos se han distinguido por esta clase de sentimiento religioso que no reconoce dogma, ni concibe al Dios de imagen humana. Por tanto no puede haber una iglesia, una institución. Es precisamente entre los heréticos de todas las épocas donde encontramos a los hombres que tienen mayor espíritu religioso. Personajes como Demócrito, Francisco de asís y Spinoza son algunos de ellos.

Pero aquí surge una pregunta: ¿Cómo puede transmitirse este sentimiento religioso cósmico si no se tiene una noción definida de Dios? Según yo, la función más importante del arte y la ciencia es despertar dicho sentimiento y mantenerlo vivo en quienes sean capaces de asimilarlo.

Comúnmente consideramos a la religión y a la ciencia como antagonistas. Un Dios que premie y que castigue es imposible para un hombre que profesa la religión cósmica, por la simple razón de que el hombre y sus acciones están determinados por la necesidad. En consecuencia, no puede ser responsable ante los ojos de Dios. Con base en esto, han acusado a la ciencia de tener una moralidad muy discutible, pero esto es injusto. El comportamiento moral de las personas debe estar cimentado sobre la base de la simpatía, la educación y los lazos sociales.

Pobre camino será, el que siga un hombre si esta cohibido por el temor del castigo o por la esperanza del premio después de la muerte.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta