cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
LA ROSA ROSADA
Reflexiones |
29.07.14
  • 4
  • 10
  • 2628
Sinopsis

Si pudiera mirar a Dios a los ojos en este momento le diría: Dame la paz que tenia cuando era niña, la que ya no siento, el mundo de mi infancia se rompió tan pronto...

                                                  El ROSAL DEL BOSQUE

   Las ramas del pinar tiemblan bajo un sol frío, y las hojas de las lilas se arremolinan

   despacio, elevandose sin peso en el resplandor del aire, hoja de arbusto convertida

   en mil hojas, mil luces. En épocas de descuido, este jardín llega a parecer un bosque

   silvestre, que intentó engalanarse con especies ornamentales que ahora le confieren

   un aire romantico, abandonado, decadente. Hoy me gusta sentarme aquí y pensar en

   mi niñez, cuando intentaba llegar a esas rosas que crecían tan altas y enormes, entre

              el laurel y la palmera, esas mismas flores que después veía al dormir,

  con ese sentimiento de adoración que solo surge hacia los objetos de deseo en los sueños.

De pequeña buscaba amor, tanto como a esas rosas con las que siempre acababa pinchandome, y que, sin poder alcanzarlas, dejaba allí arriba, alejandome por otros senderos, corriendo y cantando canciones como si nada me doliese. Para volver al atardecer cuando la brisa era tíbia, acurrucandome entre la hojarasca de aquel recodo que me acogía. A veces mi madre se sentaba a mi lado y me acariciaba el pelo; al pie del árbol donde el sol llega y vuelve a elevarse, a través de la hierba y de la madera, subiendo hacia el cielo, donde los rayos atraviesan las ramas uniendo su luz con la luz de la tierra, junto aquel que siempre consideré mi árbol, entre todos los árboles que se perdían en aquel bosque de espejismos y realidades, en el fondo mismo de la mirada que descubría la quietud onírica de aquel mundo, despertando lentamente a los albores de la vida.

                                          

 

 

                              

     Perteneciente al libro "Jardines bajo el lago" como las otras "Rosas"

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Joven pintora y escritora. Estudié un Grado superior en Geografia e Historia en la UNED, y realizé también estudios de Artes y oficios. Hace años publiqué un libro de relatos "El espejo de oro" y me gustaría publicar más, trabajo como modelo, eventualmente. Pero escribir es mi verdadera pasión.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta