cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
La Teletón, a los ojos de un discapacitado
Reales |
24.11.07
  • 4
  • 3
  • 4340
Sinopsis

Hablar de temas como la Teletón siempre es controvertido. Y no hablaré tanto de los aludidos directamente: Don Francisco, los empresarios, artistas, políticos y la gente en general. Lo que se tratará es la interpretación del bien y el mal, en nuestro caso.

Hasta aquí nos queda claro a todos que los niños discapacitados son ayudados gracias al dinero, y que ni todo nuestro amor hará posible que un lisiado consiga una prótesis para su tratamiento. Por eso no hay que mezclar los términos ya que no siempre el amor se traduce en dinero. De hecho, el dinero y todo aquello que está rodeado por sus tentáculos, posee una especie de maldición y estigmatización porque no existe nadie que no lo codicie siquiera un poco.

El año pasado se juntó la no despreciable suma de 11.804.425.008 pesos chilenos. Suma que dividida por los cerca de 16 millones de habitantes hace un promedio de 737 pesos por cada uno. Aunque esta cifra es ilógica porque no todos colocan, y los que colocan no ponen la misma cantidad. Pero si hablamos de amor, que es como se autodenomina la cruzada de la Teletón, la verdad es que ni los famosos 11.804.425.008 pesos puestos por una sola persona que al hacer este acto de caridad espera algo a cambio comprende el significado del amor.

¿Cuántas veces hemos dado y nos quedamos sin nada? Muy pocas. Quizás ninguna.

¿Cuántas veces hemos alardeado de lo que damos? Tantas como la memoria no tiene precedentes.

En términos de estadísticas las empresas siempre crecen enormemente al hacer sus generosos aportes a la Teletón e incluso la gente sigue consumiendo sus productos. Pero no me resulta tan aberrante el saber eso porque es su política. Ya los conocimos así y dudo que cambien. El dilema es que siempre buscamos ciertos “conejillos de india” para lapidarlos como viles pecadores cuando nosotros en la intimidad somos mucho peores.

De los artistas y el mundo de la farándula, es poco lo que se puede comentar. Las imagines son muy elocuentes y es que necesitan alimentarse de vez en cuando de alguna vestigio de humanidad. Al esperar que se pague el televisor y la lucecita está en “OFF”, entonces sacan su lado humano que esconden tras las cámaras y nos damos cuenta que estamos frente a un espejo. Sabemos más de nosotros mismos al ver cuanto ignorábamos del otro, eso si. Y como su mundo creado por un televisor, es casi humano a veces.

Sobre los políticos, todo se resume en existir. El voto.

En resumen, somos todos nosotros aprendiendo a vivir. A ser un poco más humanos cada día.

Y aunque resulta asqueroso el afán de la apariencia y se menoscabe la dignidad de miles de discapacitados, al dejarnos llevar por nuestras conjeturas que siempre son inconclusas hemos olvidado el poder de perdonar a los que nos dañan. Así de simple. La increíble capacidad de liberarnos del yugo del ego y dejar de dar cátedras sobre el perdón y practicarlo un poco.

Solo les discuto la dureza del corazón. Tan solo eso. Cuando en aras de la razón se pisotean las creencias de otros presentando, todos henchidos por la soberbia, lo errado que se puede estar. Que si doy poco; que si no lo di de corazón; que nunca he dado y critico; que pretendo ganar el doble al dar. La lista es larga. Y todas pueden estar en la razón, si señor. Pero ese afán de enrostrarnos en la cara lo pérfidos que somos solo endurece más el corazón.

¿Y la gente que se pretende ayudar? ¿Perdimos de vista eso?

Ahí lo puedo ver. Está sonriéndome. Es un niño con síndrome de dawn. Y no se parece mucho a mí… Ha
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 100
  • 3.6
  • -

Yo no escribo... vomito tinta. Y aunque mi disimulada humildad parezca contradecirme, no creo particularmente que alguien sea igual de paranoico que mi persona y rebata esta tesis que tengo sobre este "arte" de juntar letras. Relatos varios y tiempodedicado al ocio en su estado más puro, son cuales hijos y madre. Yo, personalmente, no premiaría tan mediocre unión de "noble" con estatuillas, premios y otros varios: simplemente me interesa la opinión de un simple ciudadano... un posible personaje de esta parodia que alguién oso llamar vida... Gracias por su tiempo (porque yo no te lo devolveré)

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta