cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
La Tierra del Olvido
Amor |
24.08.20
  • 4
  • 6
  • 323
Sinopsis

Desde las tripas. Con el dolor y la impotencia a flor de piel. https://www.pagina12.com.ar/286692-solange-musse-murio-sin-que-su-padre-pudiera-despedirla

La fabula de Ange o la TIERRA EL OLVIDO

Había una vez una simpática perdiz patagónica que se llamaba Ange.

Para su familia, era el sol.

Un día, enfermó de cáncer y marchó lejos a intentar curarse. Su madre que ya había sufrido esa terrible enfermedad la acompañó. Su padre que buscaba trabajo para sostenerlos quedó en la Patagonia. Esperanzado en su recuperación.

La familia vivía en la República de los caranchos. Fieles a su naturaleza pasaban el día al sol. Comiendo despojos. Repartiendo sobras. Peleando entre sí por ocupar la rama más alta de los árboles. Regla fundamental para prosperar en la “Ley del Gallinero” (*)

Estas aves de rapiña practicaban el desagradable hábito de inventar leyes apropiadas para sus intereses y cuando no les convenían, las quebrantaban sin perjuicio.

Los animalitos, eran mansos, no prestaban atención a esos detalles. Ocupaban su tiempo en cómo sobrevivir al cambio climático y la falta de alimentos en bosques montañas y llanuras.

Así fue, que enfermedades como la gripe aviar o porcina comenzaron a manifestarse.

Los números de contagios o muertes eran contabilizados por las televisoras las 24 horas. Primero dijeron  que no se preocuparan, que no corrían peligro. Luego, que todos iban a contraer la enfermedad. 

Los caranchos acostumbrados a revolotear sobre la desgracia ajena comprendieron que era una gran oportunidad para sus ambiciones desmedidas.

Sembraron el miedo en la población. Impusieron una larga cuarentena y redactaron decretos sobre prevención higiene y circulación. Ni bien instaurados, éstos, fueron violados por ellos mismos y sus amigos. A su antojo.

Una mañana, una paloma mensajera llegó a la Patagonia y dio al padre de Ange el mensaje que su sol, lo reclamaba a su lado.

Necesitaba un abrazo, largo, despedirse en paz. La enfermedad estaba ganando.

Sin pérdidas de tiempo se embarcó en su globo aerostático con rumbo al Hospital donde su hija convaleciente lo aguadaba.

Esta historia, aunque triste, debería culminar aquí.

El abrazo de padre e hija. Una despedida dolorosa. Almas angustiadas liberándose entre lágrimas y la tristeza de miradas amorosas.

Sin embargo, hay más. Siempre hay más. O mucho menos, cuando se ejerce el poder brutal.

Cuando el globo se acercó al cuartel general de los caranchos, éstos, graznaron indignados. Si dejaban que uno desoyera sus leyes, los demás iban a pretender hacer lo mismo.

No había excepciones para los animales comunes.

Los gansos del escuadrón volador fueron enviados a obligar a aterrizar al globo aerostático.

Papá perdiz, mostró sus permisos y contó el motivo de su mustio viaje.

Los gansos le negaron el paso sin demostrar que no estaba enfermo, Además, debía hacerse cargo de todos los gastos y estudios.

Explicó que desde el globo veía los camiones de carga que marchaban por las rutas a llevar sus mercancías a destino. Era injusto. Lloró amargamente en vano delante de todos, de rodillas suplicó humillándose. La compasión nunca llegó.

No disponía de dinero. Estaba desocupado. Sólo deseaba permanecer los últimos momentos junto a su hija. Cumplir con el abrazo prometido.

El escuadrón de guanacos recibió la orden de escoltarlo de regreso a su casa y asegurarse que no volviera so pena de arresto.

Compungida tras recibir el anuncio de lo ocurrido. Ange, bajo el sol de la tarde, escribió ingenua en el muro del hospital: “Acuérdense, hasta el último suspiro, tengo mis derechos”.

Algunos monos reporteros recogieron y difundieron la nota. Pero nadie se apiadó.

La familia Perdiz, no pudo reunirse. Ange, apagó su sol.

Añorando el abrazo. Sin poder pronunciar gracias, te amo, adios. Incrédula de la ingravidez de sus derechos.

Es costumbre en la República que los culpables sean encontrados, juzgados y cumplan las penas. El escuadrón de Gansos y la patrulla de Guanacos, será investigado. Se les labrarán los correspondientes sumarios internos.

Los pícaros caranchos, decretaron de inmediato que las palomas mensajeras deberían entregar los mensajes gratis por un tiempo. Después de todo, todo pasa.

Muchos ya olvidaron lo sucedido.

Algunos nunca lo comprendieron.

La fauna de la República había naturalizado que el comercio era esencial y el amor, superfluo.

Moraleja:

Si te exigen que abandones tus valores.

Quien resguarda tus derechos no lo hace.

Si a quien dice que te cuida no le importas.

Tú tienes la palabra.

 

(*) Ley del gallinero: Dícese de una ley donde las gallinas que se ubican en lo más alto “cagan” a las que están debajo.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Te reitero lo que te he dicho en la otra página. Las fábulas explican muy bien la realidad, y de una manera muy gráfica. Ciertamente es una historia muy triste, porque como te dije preomina la burocracia por encima del concepto de persona.
    "Después de todo, todo pasa". Una vez fuera de los noticieros, las gentes... olvidamos rápido. Es un placer leerte Roluma. Pero entre las gentes también hay quien se sensibiliza ante el dolor ajeno y surgen estos textos. Por eso, aún creo en la humanidad... Gracias por compartir esta fábula, estimado Roluma. Se escuchará, también, en breve...
    Es inevitable no sentir la tristeza en tus letras, realidad dura y cruda. un abrazo amigo Roluma!
    Gracias Seren Y Ana. Una historia dolorosa. Evitable todos los hechos con un puñadito de humanidad. Un abrazo gigante, gracias por estar.
    Roluma, un placer volverte a leer, con este relato tan triste como real. La historia de Pablo y Solange, padre e hija, nos ha estremecido y que lamentablemente, ponen al descubierto, lo cruel de los resultados que pueden ser los trámites de la burocracia y de las trabas administrativas, sin dejar de observar, que toda regla tiene una excepción. Ni Pablo ni Solange, merecieron vivir semejante momento. Ojalá, con esa dolorosa experiencia, puedan corregirse errores y la rigidez de ciertas normas, que podrían ser flexibilizadas, dependiendo del caso en concreto. Querido Roluma, gracias por regalarnos tu sentida inspiración. Admiro tú sensibilidad y solidaridad ante el prójimo.
    Es una historia muy triste, Roluma. Y más por cuanto está ocurriendo. No tendría que pasar esto...
  • Creación desde los juegos de la niñez a las anécdotas escuchadas en México.

    “La idea es introducir un elemento nuevo a los cuentos tradicionales para que se modifique la historia y surja otra, tal vez con un giro totalmente diferente. Es una propuesta del maestro italiano Gianni Rodari. Si el elemento que se introduce es un elemento de la modernidad, más impacto tendrá en el cambio de la historia” Los invito a esta experiencia lúdica y divertida. A crear ilimitadas nuevas historias. Abrazos, amigos.

    Personajes de un pueblo chico. Anécdotas simples sin ahondar en ninguna particularidad.

    Los prejuicios en todas sus variantes hacen tanto daño como las tiranías, dijo alguna vez el cuentista Martín Gil.

    Las señales siempre están. A veces no tenemos la capacidad de verlas. Otras, las desoímos por conveniencia.

    Desde las tripas. Con el dolor y la impotencia a flor de piel. https://www.pagina12.com.ar/286692-solange-musse-murio-sin-que-su-padre-pudiera-despedirla

    Basado en un hecho real, escribo mi primer fábula como homenaje a los autores de esa gesta. En el centésimo aniversario de la muerte de Don Alois, quien al prohibirle casarse en 1867 con Magdalena sin que alguno de los dos renunciase a su religión, desarrolló la historia aquí contada. Los sucesos fueron el puntapié inicial del Registro Civil y el casamiento Civil en la Argentina y posteriormente del divorcio. Pido Disculpas a Gustavo l. Ruiz ( el mejor).

    ¡Donde está el Dr. Somner?

    El final estaba claro. A veces alguien mete la cola.

    Muchos la describen como único capital. Otros prefieren enfocarse en lo que sucede "en el mientras tanto". Ella sabe esperar. Soledad. Es su juego.

  • 72
  • 4.49
  • 309

Soy águila. De las que vuelan alto. De las que ven sin proponérselo. Tengo maestros de los que no acepto palabras. Tengo lapices que dicen lo que siento. Cuando vuelo mi vuelo, cuando respiro mi cielo.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta