cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

5 min
La torre de marfil
Suspense |
24.08.16
  • 5
  • 1
  • 360
Sinopsis

Textos Entre Tinieblas: La Torre de Marfil http://textosentretinieblas.blogspot.com/2015/03/la-torre-de-marfil.html?spref=tw

   Como cada mañana, nada más despertarse, Don Jacinto contempló durante unos instantes la fotografía de su difunta esposa que reposaba sobre la mesita de noche; y tras reunir las energías suficientes, se calzó los pies con sus viejas zapatillas, se puso en pie y se refugió bajo un grueso batín de cuadros escoceses. 

   Tras unos minutos de trajín en la cocina, se sirvió un sencillo desayuno que consistía en un pedazo de pan, un par de lonchas de embutido y un vaso de leche, que más tarde le ayudaría a ingerir la medicación matutina. 

   –¡Me cago en diez! –exclamó con la boca llena –¡Este pan no sabe a nada! –y tras conseguir ingerir el contenido de su boca, añadió –¡Es que no hay derecho! ¡Estos del gobierno se han empeñado en prologar nuestra existencia a base de rebajar nuestra calidad de vida! 

   Como aquel arranque de mal humor formaba parte de su vida cotidiana, terminó de desayunar con desgana y se dirigió hacia la terraza de la vivienda; ya que disfrutar de las vistas solía calmarle los ánimos de igual manera que el mejor de los fármacos. 

   El mayor atractivo del paisaje consistía, según Don Jacinto, en un gran edificio ubicado en las afueras de la ciudad, que sobresalía del resto edificios al igual que los campanarios de las iglesias cercanas. Una mole construida con materiales cálidos, que a diferencia de aquellos templos religiosos, el anciano no conocía el motivo por el cual había sido edificada. 

 

   A pesar de la permanente incógnita, la visión de aquel edificio solía proporcionarle cierto bienestar. Aunque aquel día resultó ser muy diferente a todos los demás, pues en aquel momento sintió la imperiosa necesidad de conocer su cometido; así que no tardó en regresar al calor de su hogar, para realizar los preparativos oportunos para personarse en aquel extraño lugar. 

   Necesitó tomar el transporte de línea y caminar varias manzanas para situarse frente al misterioso edificio, que, desde sus inmediaciones, no resultaba ni tan bello ni tan cálido como siempre le había parecido desde la distancia. Frustrado, al no hallar indicio alguno de lo que podría albergar en su interior, se introdujo en él por la puerta principal. 

   De repente se encontró en una amplia recepción de blancas paredes y mobiliario de idéntico color. Camuflada entre tanta blancura, una joven recepcionista se dejó ver al ir a atenderle. 

   –¿En qué podemos ayudarle? –le preguntó con voz serena. 

   La presencia de la mujer hizo desaparecer todo el ímpetu de Don Jacinto, haciendo inapropiada cualquier pregunta descortés; por lo que al pobre anciano no le quedó más remedio que improvisar. 

   –Me preguntaba si sería posible subir a la azotea para contemplar las vistas. Seguro que son esplendidas. 

   La mujer no pareció sorprendida por tan singular petición, al contrario, mostró una amplia sonrisa antes de volver a hablar. 

   –Con gusto le complaceremos. Pero primero acompáñeme hasta el mostrador, pues deberá rellenar un formulario. Mientras tanto, llamaré a un empleado para que le haga de guía. 

   Apenas pudo leer el formulario antes de tener que completarlo, pues no tardó en aparecer un hombre de rasgos refinados y vestido completamente de blanco, que le condujo hasta un ascensor que los llevaría directamente a la azotea. 

   Una vez en el exterior, mientras el anciano contemplaba las vistas con regocijo, unos operarios colocaron a escasos metros un par de tumbonas y una mesa plegable, que posteriormente cubrieron con múltiples delicias gustativas. 

   –¿Desea algo de comer? –le preguntó el refinado guía. 

   –No, muchas gracias –respondió Don Jacinto. 

   –¿Un poco de vino o champán, quizá? –insistió su estirado acompañante. 

   –Un vasito de vino, por favor –aceptó el anciano, sorprendido por todo el despliegue de atenciones recibidas. 

   Sin previo aviso comenzó a sonar una suave y dulce melodía a través del conjunto de altavoces que habían dispuesto los operarios por toda la azotea, la cual comenzó a inquietar al pobre anciano. 

   –Creo que ya va siendo hora de marcharse –anunció Don Jacinto, esperando que su guía no pusiera ningún reparo. 

   –Por supuesto. Túmbese un rato si lo desea, pues calculo que en unos minutos ya se habrá marchado –le sugirió su acompañante, señalando con un dedo la tumbona más cercana. 

   El anciano, confuso por la extraña sugerencia, dejó su copa de vino sobre uno de los posavasos que había sobre la mesa, en los que rezaba el siguiente mensaje: “Centro de eutanasia Torre de Marfil. Decida con nosotros cuándo y cómo abandonar este mundo” 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Un inesperado final. Muy buen relato, me ha gustado mucho. De sabor un poco amargo pero de construcción muy buena, como la torre. Un abrazo y hasta pronto.
  • Pido disculpas si alguien se siente ofendido con este relato. Mi intención es muy distinta, pues sólo pretendo satisfacer la curiosidad del lector desde el máximo respeto. Dicho esto, le invito a que se ponga comod@ y comparta sus impresiones tras leer este relato.

    Textos Entre Tinieblas: La Torre de Marfil http://textosentretinieblas.blogspot.com/2015/03/la-torre-de-marfil.html?spref=tw

    Si la historia está para contarla, e aquí mi pequeño granito de arena.

    Un poco de terror cotidiano...

    ADVERTENCIA: Si logras meterte en el pellejo del Gran Genio del Mal, necesitarás darte un buen baño con esponja.

    Como San Juan está a la vuelta de la esquina, y Nubis me comentó algo así como: ¡Publica algo ya, Gilimamón! o así sonó en mi mente, aquí os dejo este pequeño vacile ;)

    Leyenda de mi localidad natal, adaptada por un servidor.

    Por asuntos comerciales tuve que eliminar de esta página mis mejores relatos, pero por fortuna aún están disponibles en mi blog textosentretinieblas.blogspot.com . Disculpen las molestias.

    En plena década de los 80´s los aparatos eléctricos dejaron de funcionar causando una gran conmoción a la humanidad. Treinta años después del desastre, los habitantes de Cinco Fuegos deciden poner fin a su precaria situación con la ayuda de un misterioso objeto; un extraño reloj que les podría teletransportar a un mundo paralelo, el nuestro. No obstante, pronto comprenden que abandonar el único mundo que conocen no es la mejor solución y optan por urdir un nuevo plan. Mientras tanto, en la ciudad más cercana al poblado habita un despiadado clan de saqueadores, que no cesan en buscar nuevos lugares donde hacer sus fechorías bajo las ordenes de Héctor Blaster, su implacable líder. En el mundo donde el suministro eléctrico funciona con normalidad Miguel lleva una vida apacible, sin saber que alguien le vigila desde hace varios meses; hasta que conoce a Sonia, la joven que le cambiará la vida para siempre. Este es el Capítulo 1. Si quieres leer el resto, adquiérelo ya en http://www.amazon.es/gp/product/B00ISCTLHU por sólo 2,99€

Escribo porque me gusta hacerlo y porque cuando comencé a ejecer la escritura me redescubrí a mi mismo. Así que le estoy en deuda a la escritura, por lo que le pago en negro sobre blanco muy gustosamente.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta