cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
La trampa
Amor |
05.05.17
  • 4
  • 6
  • 1430
Sinopsis

No podía apartar la mirada. Nunca había estado tan atrapada como lo estaba ahora. Nunca había estado tan asustada. Ni tan emocionada. El pecho le ardía y el corazón le latía con tanta fuerza que tuvo que levantar una mano y ponérsela sobre el corazón para calmarse. Sentía como la adrenalina le sostenía el cuerpo mientras le temblaban las piernas.

Estaba justo ahí, dónde siempre había querido tenerlo, cerca.

Lo miró pasarse una mano por el pelo y retirárselo de la cara, lo miró sonreírle y le devolvió la sonrisa como si nunca se hubiera ido, como si siguiera viendo esa sonrisa cada día. Escuchó su propia risa mezclándose con la de él a pesar de que ambos estaban serios. Y esa risa la transportó a otro recuerdo.

No podía dejar de mirarlo, sus ojos marrones se mezclaban con los suyos, tenía una sonrisa colgando de los labios, con las comisuras ligeramente alzadas. El sol iluminaba la parte de atrás de su cuerpo dándole un aspecto angelical. Lo miró inclinarse y quedarse a escasos centímetros de su cara aún con la sonrisa vacilante. Ella alzó la mano y le cubrió la mejilla y su sonrisa desapareció. Lo miró con el ceño fruncido y los ojos entrecerrados, él suspiró y se acercó un poco más, sus labios se rozaron con dulzura como si de una caricia se tratara, después ella abrió los suyos y lo besó con fuerza mientras él le respondía con desesperación. Cuando se separaron ambos hablaron a la vez.

—Te quiero —dijo ella.

—No puedo seguir con esto —dijo él.

Parpadeó y lo miró sin verlo. Como si nunca lo hubiera visto, parpadeó de nuevo y regresó a aquella calle que se lo había devuelto gastándole una broma, como si se estuviera burlando de ella, como si le recordara que aunque creyera haberlo olvidado, nunca lo haría.

Dio un paso y se acercó, otro más y levantó la mirada para encontrarse con sus ojos. Y después sintió como le caían las lágrimas impidiendole verlo con claridad, mojándole las mejillas, los labios, la barbilla, los hombros, el pecho, los brazos, todo. Se estaba ahogando. Abrió la boca y gritó.

Se despertó.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta