cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
La Venganza de los Lobos-hombre.
Fantasía |
28.11.19
  • 5
  • 3
  • 94
Sinopsis

Tres días antes de que llegase la luna llena Auruan el líder de la manada de lobos hombre dirigió el ataque contra un pequeño poblado compuesto por diez casuchas y un templo del dios Acul, el de los agricultores.

El ataque fue ejecutado con matutinidad y alevosía, los indefensos campesinos no es esperaban el ataque y los quince lobos hombre en su forma de lobo se dividieron en tres grupos de cinco, dos entraron rápidamente al pueblo y el tercero buscó a los hombres y mujeres que estaban dirigiéndose a sus tierras de cultivo.

El primer grupo atacó directamente el pequeño templo de madera que tenías las puertas abiertas de par en par pues era día de dar la chapa a los pobres aldeanos.

Los dirigentes del culto a Acul junto con los dirigentes del culto de Zaca, el dios de la caza habían comenzado una campaña contra los lobos hombre y ofrecían recompensas de quince monedas de plata por cabeza de lobo.

Junco “el espigado”, un joven lobo hombre saltó hacia el sacerdote y le arrancó varios dedos de un mordisco.

Mientras el hombre se dio la vuelta y trataba de escapar, Auruan saltó y le dio un mordisco en la cabeza y mantuvo al malvado humano apresado entre sus dientes mientras otros lobo hombres mordían por todas partes a su enemigo.

Tras acabar con el hombre comenzaron a destrozar a mordiscos telas y otras cosas fáciles de romper dentro del templo.

El otro grupo que se adentró en la aldea atacó a todos los hombres y mujeres que se fueron encontrando por las calles acabando con diez, aunque algunos consiguieron encerrarse en sus casas y sobrevivieron a la que fue llamada por los lobos hombre “La batalla del despertar de la furia”.

El tercer grupo dio caza a seis personas que estaban trabajando sus tierras.

Los humanos apenas lo recordaron como un ataque en un pueblo perdido de las afueras del burgo de Ovientar.

Los humanos supervivientes y atemorizados permanecieron en sus casas hasta que los lobos se fueron y varios minutos más tarde salieron armados de sus casas juntándose todos para protegerse mutuamente y comprobar los daños.

Tras verificar las bajas y los daños en el templo decidieron marchar todos juntos hasta Ovientar para informar y pedir soldados para proteger el pueblo.

Tres días después salió la luna llena y los lobos hombre se transformaron en hombres, el único día que los lobos dejaban de ser lobos y se volvían hombres era este, el de la luna llena.

Dado que el pueblo estaba alejado de Ovientar, no habían vuelto todavía los humanos y, los lobos hombre que habían venido en gran número pudieron rapiñar ropas y otras cosas útiles para realizar el plan que tenían en mente, esto solo había sido el primer paso en la campaña de venganza que pensaban llevar a cabo los lobos hombres contra los humanos que los estaban masacrando.

La siguiente luna llena, y en las primeras horas de la noche, los lobos hombre se acercaron vestidos con ropas humanas a la entrada de Ovientar donde un par de confiados guardias charlaban frente a un fuego que había cerca de la entrada norte de la ciudad.

Auruan seguido de sus hombres se dirigió sin mirar a los guardias hacia el interior del pueblo, entonces los guardias intentaron darles el alto, pero varios lobos hombre en forma de hombre cogieron a cada uno de ellos y con su descomunal fuerza les arrancaron todas las extremidades mientras gritaban de dolor.

Ovientar era una gran ciudad, pero estaba en mitad de la nada, no tenía ningún reino enemigo en sus proximidades y los bandidos hace años que no hacían acto de presencia en la zona, era una de las zonas más seguras del reino de Iurleantor.

Y digo era porque esa noche todo cambio en los anales de la historia, desde entonces fue recordada como la matanza de Ovientar.

Cuando los primeros treinta lobos hombre habían entrado vestidos para acercarse a los guardias y les habían destrozado, emergieron desde los bosques otros casi doscientos lobos hombre desnudos, puesto que no tenían ropas para todos.

Los que ya habían entrado estaban destrozando las grandes puertas de madera con su enorme fuerza y las armas que habían arrebatado a los cadáveres de los guardas.

Los impactos de las dos espadas contra la puerta comenzaron a despertar a los vecinos de las inmediaciones e hicieron que otros guardias del pueblo se diesen cuenta de que pasaba algo y mandasen a investigar a un grupo de quince guardias.

El grupo de guardias no tardó en ser masacrado, desnudos hombres daban enormes saltos y golpeaban con puños de descomunal fuerza que partían costillas, brazos y todo lo que consiguiesen impactar.

También perecieron algunos infelices ciudadanos que habían osado asomar la nariz fuera de sus casas.

Auruan ordenó a sus hombres que fuesen directamente a los templos de los malvados sacerdotes y a pesar de que estos habían cerrado sus puertas y no eran fáciles de derribar, los lobos hombre con ayuda de su gran fuerza, consiguieron destrozar una par de ventanas en cada templo y en ellas arrojaron las lámparas de iluminación de las calles que habían descolgado de varias farolas y ahora generaban pequeños incendios dentro de los templos.

Los lobos hombre no tenían demasiada prisa, esperarían a que los sacerdotes saliesen o se quemasen dentro, lo único que querían era garantizar su muerte y si era dolorosa, pues mejor que mejor.

Un pequeño ejército venía desde las afueras del pueblo donde estaba el fuerte del ejército, pero los lobos hombre frenaban su avance lanzándoles objetos varios, trozos de madera sacados de los puestos del mercado del pueblo, fruta que gracias a la fuerza con la que era lanzada conseguía incluso herir a los hombres aunque no de gravedad e incluso a unos pobres humanos les cayó encima un carromato que habían lanzado cinco lobos hombre.

Estos sí que salieron mal parados, pues dos de ellos quedaron atrapados bajo el pesado carro y otro se partió la nariz del impacto aunque al menos no le cayó encima el carromato.

De uno de los templos salieron cinco sacerdotes armados con dagas que trataron de escapar pero fueron abatidos rápidamente por la manada y mordidos repetidas veces para que muriesen sufriendo.

Del otro templo no salió nadie y la manada esperó hasta que el templo ardió completamente consiguiendo el objetivo que se habían fijado.

Entonces y ya de buena mañana, transformados en lobos escaparon a gran velocidad mientras aullaban para atemorizar a los habitantes de Ovientar y que recordasen que los lobos hombre se defenderían si eran atacados.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 104
  • 4.55
  • 261

Vimara significa "Famoso en la Batalla", como el señor de la guerra y caudillo gallego que reconquistó Oporto a los moros. Desde pequeño me han gustado la fantasía y la ciencia ficción. Ya de niño me inventaba mis historias y ahora quiero escribirlas. Propicios días/noches.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta