cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

1 min
La venganza...
Drama |
09.01.15
  • 4
  • 5
  • 3393
Sinopsis

Un niño tenía la mirada fija en un árbol; estaba volando una cometa y un cambio de viento la llevó hasta ahí.  

Aterrado, veía cómo la cometa desaparecía entre sus ramas; ramas de un tronco con una herida abierta, una herida provocada por unas letras mal hechas. Unas letras mal hechas con las que el niño había puesto su nombre... Ese mismo día, antes de volar su cometa.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Toda la furia de la madre naturaleza en un sutil micro. Genial, Lalo.
    Gracias Miguel Angel! Saludos
    No soy partidario de la ley del Talión... ¡Pero esta es poética! Muy bueno.
    Gracias Mikel... Saludos!
    La madre tierra un día se vengará por todo lo que le hemos hecho... Un microrelato de 10.
  • Ella, al ver que era el mismo sillón de su primera vez sintió como se sonrojaba y le contesto -Es un sillón muy bonito, aquí muchas veces vimos la televisión, si fuera mío le aseguro que tampoco lo quisiera tirar...

    El no podía creer lo que estaba escuchando, sintió como todo se puso blanco, tuvieron que sostenerlo cuando casi se desvanece, quien lo estaba interrogando le exigía que diera su declaración, su versión de los hechos, él solo lo volteó a ver, con una mirada hueca, sin vida, conectada a una mente completamente vacía...

    Ahora te veo venir, compartiendo la misma acera en vidas tan distintas, vienes caminando con dos niñas, supongo que son tus hijas, una tiene tu misma sonrisa, la otra tus bellos ojos, es como si el caprichoso tiempo se detuviera un momento, el suficiente para dar cuenta de todos los detalles, del brazo de el en tu talle, en tu mirada fija en las niñas, en la sonrisa de todos, como en una complicidad de algo que solo ustedes saben...

    Que maravilloso es leer tu cuerpo con mis manos como si fueras braille en un hermoso manto, sentir entre mis dedos las caricias de tu sedoso cabello, la sensación me obliga a repasarlo de nuevo. Sentir tu frente, lisa, como movimientos casi imperceptibles con el paso de mi mano, tu cejas, suaves como plumón de ave...

    Veo como se cierran las puertas tras de ti, veo como un San Pedro pasado de peso, tras el volante del desvalijado carruaje, acaba de cerrar sin reparo ante mí, las puertas del cielo eterno...

    Un microrrelato

    Es mejor decir adiós, porque antes respiraba con tu cuerpo el mismo aire, que ahora no me deja respirar.

    Inmersa entre cartas de Tarot, inciensos, santos, busca incesante al amor... Ha probado de todo, limpias, baños con productos de lo mas extraño, Santos colgados, algunos boca abajo, pulseras tejidas con piedras, con huesos, collares de mil colores y hasta ese día nada le ha funcionado, siempre por el mismo brujo guiada, ella siempre atenta al barajear de las cartas, los Arcanos van tomando su lugar, desfilando en esas entrenadas manos, preparándose a revelar su suerte... una vez mas.

    Ojos Tristes la llamaban por la tristeza que reflejaba su mirada, era una delgada mujer, de tez blanca y cabello castaño, acostumbraba ir por la calle callada, con nadie hablaba, perdió a sus padres desde muy chica, después a sus abuelos, parecía destinada a quedarse sola en ese pueblo donde todos la conocían... O por lo menos creían conocerla, nadie se imaginaba hasta donde llegaba realmente la tragedia en su vida.

    Puedo soportar el saber que a mi lado ya no estas, el tener que guardar la comida que por costumbre cocino de más, el seguir dejando sin usar el lado de la cama en el que ya no estas, el esperar el final de las novelas que te gustaban más, el continuar regando unas plantas, platicándoles en voz baja, como siempre lo hacías, cuando me decías, que así era la forma como en realidad crecían.

  • 144
  • 4.62
  • 3

Un ser como muchos, con sus defectos como tantos. Bloguero, con cuentos, pensamientos y reflexiones de la vida desde un punto de vista muy particular..

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta