cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

13 min
La venganza del elfo obeso
Fantasía |
11.12.13
  • 4
  • 7
  • 2634
Sinopsis

Un elfo obeso es despreciado sistematicamente por su pueblo y decide irse con los enemigos de los elfos, los humanos para por un lado vivir mejor y por otro poder vengarse algún día.

Tordor había nacido con mucho peso y a lo largo de los años no hizo otra cosa que incrementarlo. En su pueblo Mirabur los otros niños y sobre todo las niñas elfas se burlaban de él por éste motivo, el primer elfo gordo que se conocía. Ni el maestro del pueblo había encontrado ninguna referencia en textos antiguos.

Así Tordor creció en un ambiente hostil y para colmo de males, todos los trabajos que había por esa zona requerían gran esfuerzo físico. Al ser un pueblo pequeño había pocos puestos de trabajo rentables. Uno era el recolector de alimentos y madera, que recogía frutas, iba a pescar, cazar y hacía las veces de leñador. Otro era el de soldado, para luchar contra los humanos que había al este y que a veces entraban en la zona para llevarse recursos naturales. Y el último era el de ayudante de herrero.

Tordor quería ser constructor de casas o de barcos, pero ni el pueblo era lo suficientemente grande y los propios aldeanos se hacían sus propias casas ni estaba próximo al mar. Por ello Tordor se hizo carpintero e inventor. No era un trabajo que le reportase demasiados beneficios, de vez en cuando vendía algún mueble, alguna puerta o escudos para los soldados del pueblo, pero con todo eso apenas ganaba lo suficiente para comer y como tenía poco dinero compraba la comida más barata, que encima tenía más grasa y le hacía estar todavía más gordo.

Cuando cumplió cien años trató de buscarse una esposa, pero ni en su pueblo ni en los cuatro pueblos que había cerca ninguna elfa le quiso y esto apenó a Tordor, pero nada pudo hacer.

A sus ciento cinco años había fabricado una ballesta que mostró al jefe de la milicia local, los virotes que lanzaba la ballesta tenían mucha fuerza y no requería apenas entrenamiento para poder usar el arma en buenas condiciones, pero llegaba menos que el arco que usaban los elfos y encima estos estaban bien instruidos en su manejo, por lo tanto el arma les pareció inútil y le dieron unas palmaditas en la espalda invitándole a que inventara cosas más útiles.

Veinte años después y ya a una edad en la que se consideraba adulto decidió trasladarse al Berikut, la capital de esta región, que tenía el mayor puerto del continente en el que estaban. Allí llegaban elfos de todas partes, de otras colonias y sobre todo de la isla natal de los elfos, Chandurien.

Allí Tordor pudo por fin ganar algo de dinero como constructor, construyó algunos edificios como el nuevo ayuntamiento de Berikut, los cuarteles de la milicia y un edificio de viviendas que arrendaba a bajo precio.

También se atrevió a construir unos barcos de transporte de mercancías, no eran ni los más rápidos ni los más bonitos, pero con su estilo de construcción eran la mitad de baratos que el resto y eso le sirvió para realizar unas cuantas ventas a muchos hijos segundos, terceros y otros que apenas heredaban nada de sus padres.

Pero haber conseguido fortuna no le ayudo a conseguir esposa, ninguna mujer elfa se le quería acercar y esto hizo que Tordor empezase a forjar la idea de irse a tierras de los humanos, pese a que los elfos no eran partidarios de que su raza se mezclase con los humanos.

A Tordor no le querían demasiado los elfos, cuando le pagaban le miraban de forma despectiva y cuando las mujeres le hablaban no podían disimular sus miradas de asco.

Un día cuando vendió todos los barcos que tenía y consiguió sacar una buena cantidad por el edificio de viviendas se fue de Berikut con un carro tirado por dos caballos grandes. En él llevaba algunos prototipos de ballesta, mucha comida, muchas monedas de plata y oro y unos cuantos barriles de agua y vino.

Tras dos meses de marcha hacia el este por fin abandonó los dominios elfos en ese continente y llegó a la tierra de los humanos, allí tardó un par de días más en descubrir humanos que se alejaron a informar a sus líderes.

Varias horas más tarde aparecieron una decena de guerreros que cortaron el paso al carro y le hicieron señas para que bajase, lo cual hizo Tordor con una ballesta cargada en una mano y otra en la espalda.

Tordor les hizo la seña de que parasen con la mano y tras esto metió su mano en el bolsillo y sacó cinco monedas de plata y las arrojó hacia el que parecía el líder del grupo que no tardó en agacharse y recogerlas.

Tordor se volvió a subir al carro y trató de continuar pero un par de hombres suponiendo que tenían más monedas desenvainaron sus espadas de baja calidad y se acercaron corriendo, el primero se llevó un virotazo en la cabeza y el segundo se lo llevó en la espalda mientras huía.

Tras este incidente Tordor recargo ambas ballestas y tranquilamente les hizo señas a los hombres para que se apartasen de su camino.

Al día siguiente llegó a un pequeño pueblo y tras sacar un pergamino escrito intentó mediante gestos buscar a alguien que supiera escribir, pero ese pueblo era demasiado pequeño para que hubiese alguien de esas características.

Así que siguiendo la indicación de uno de los humanos que le había señalado un camino y luego había hecho signo hacia la izquierda, continuó viaje tras darle a ese hombre una moneda. En cinco días llegó a un pueblo relativamente grande donde por fin encontró lo que quería, un noble que sabía leer y escribir. Tras darle veinte monedas de oro el noble le enseño poco a poco el lenguaje de los humanos y también señalaba cosas y decía su nombre.

Tras ocho meses de aprendizaje Tordor consiguió comunicarse relativamente bien con los humanos y tras negociar con el noble que se llamaba Kelvin compró unas enormes tierras de aproximadamente doscientas hectáreas por quinientas monedas de plata y allí reunió a decenas de trabajadores y se puso manos a la obra a explotar las tierras y a construir un castillo que tras cinco años de trabajos fue tres veces más grande que el de Kelvin.

Compró varios esclavos que le servían para trabajar los cultivos, ayudar en las construcciones y en la herrería. Los esclavos los vendían ya castrados pero las esclavas eran aptas para tener hijos así que las hacía cuatro o cinco hijos a cada una y así consiguió en cien años unos mil hijos semielfos y cerca de cinco mil nietos que trabajan en sus terrenos o luchaban como mercenarios del ejército de Tordor para los señores humanos.

Pero Tordor ya tenía ansias de venganza y no tardó muchos años en reunir a sus descendientes en su castillo que había sido ampliado a diez veces su tamaño y en los otros castillos que había levantado en nuevos terrenos que había comprado, todos hacia el oeste, su reino ahora hacía frontera con los elfos. Les explicó que su idea era expulsar a los elfos de este continente en menos de veinte años y se puso a trabajar con sus descendientes más inteligentes en la estrategia que llevarían a cabo.

Las huestes de Tordor tenían a tres mil semielfos equipados con armadura pesada, escudo, espada y larga lanza, cinco mil humanos equipados con ballestas, dos mil humanos con arco y quince mil humanos armados con espada y escudo.

Con tamaña fuerza de combate los pueblos elfos solían ser abandonados, lo que permitía a Tordor obtener un botín sin esfuerzo y los pocos pueblos que se dignaban a defenderse eran masacrados gracias a la enorme superioridad numérica de la hueste de Tordor.

Cuando llegaron a Mirabur el pueblo donde nació, Tordor mismo fue hasta allí para ver personalmente cómo era capturado. Como él esperaba su pueblo trató de defenderse. Tras acercarse con una bandera blanca en son de paz Tordor les preguntó si sus padres estaban allí y si querían salir antes de que empezase la batalla, los elfos dijeron que su padre había muerto en una escaramuza hace unas semanas y que su madre no quería verlo, pero le dijeron que su hermana pequeña estaba en el pueblo y que no la matase.

Tras pocos minutos la aldea fue captura y Tordor conoció a su hermana Arrigona de tres años de edad y fue enviada a su castillo principal Talavin, donde fue criada por una de sus hijas.

En menos de diez años las tropas de Tordor habían conquistado todo el territorio elfo en ese continente a excepción de Berikut que estaba bajo asedio. Tordor envió un mensajero para que un representante del consejo de sabios saliese a parlamentar.

Salió Elgus, hijo de Eltor, el noble más antiguo de esa colonia. Tras quince minutos Elgus aceptó la oferta de Tordor, se les permitiría irse a todos y cada elfo se llevaría treinta monedas de plata, lo que supuso un gasto para Tordor de nueve mil monedas, pero que le permitió librarse de los elfos del continente sin seguir la lucha, que lo agotaba enormemente.

Tras asentarse en Berikut Tordor ordenó construir una flota de guerra según los planos que había realizado y en menos de veinte años el imperio de Tordor tenía trescientas naves de guerra que protegían de invasiones por mar sus territorios.

Tordor ofreció a los reyes humanos del este que se convirtieran en sus vasallos y tres aceptaron y se convirtieron en virreyes, Tandar, virrey de Yenda, Dumbor, Virrey de Talaka y Tronken, virrey de Galateica. Los otros diez reyezuelos humanos que se opusieron fueron erradicados en menos de veinte años y ya nadie recuerda sus nombres.

Tordor casó a tres de sus hijas con Tandar, Dumbor y Tronken y así aseguró con mayor control las dinastías de sus virreyes, cuyos hijos vivieron una cuarta parte que los elfos normales pues solo tenían un cuarto de elfo, pero gracias a eso vivirían más de quinientos años.

Los conservacionistas elfos hervían la sangre de Tordor, por lo que tenía ganas de conquistar también Chandurien, pero sabía que todavía no tenía el ejército necesario para tal fin y que simplemente esperando seguirían saliéndole más y más descendientes y seguiría subyagando reinos humanos con los que haría el mayor ejército jamás visto.

No tardó ni cuarenta años más en salir del continente de Arrukum y puso sus ojos en el norte, Zanday, el enorme continente. En cincuenta años lo había controlado totalmente, tardó cuarenta en controlar la zona habitada por humanos y diez más en echar a los elfos coloniales.

Tras la campaña de Arrukum fue a Berikut que actualmente tenía sesenta y cinco mil habitantes y ordenó a sus generales que tomasen el continente de Akaclaura al sur y las islas Marchitas y Malgavares al este.

En menos de diez años habían controlado prácticamente todos los territorios descubiertos por hombres o elfos a excepción del continente de Mirgun que estaba muy lejos al sureste, de Chandurien y de algunas islas sin demasiada importancia.

Entonces llegó a él un emisario de los elfos, Elgus denuevo, que trató de llegar a un pacto de no agresión durante cincuenta años con el imperio de Tordor, pacto que Tordor aceptó a cambio de que no le obstaculizasen en la conquista de Mirgun y de las islas que faltaban, cosa que Elgus aceptó.

Tordor envió a quince mil semielfos y cien mil humanos a la conquista de Mirgun y de las demás islas que faltaban por tener amo y señor, y lo hizo de tal forma que los espías elfos pudieron ver claramente como la mayoría de los barcos salían desde Berikut y otros puertos militares y se regocijaron pensando que Tordor había enviado al grueso de su ejército.

Los elfos trataron de invadir Arrukum, empezando por Berikut, pero allí les esperaba Tordor con su quince virreyes, tres de Arrukum que eran hijos de sus hijas y los demás humanos de otros continentes casados con otras de sus hijas. Y junto a todos ellos estaban sus ejércitos principales, treinta mil semielfos y quinientos mil humanos venidos de todos los confines del planeta.

El intento de invasión fue catastrófico para los elfos, de ochenta mil elfos que desembarcaron apenas regresaron dos mil, fueron masacrados gracias a las defensas que había ideado Tordor, los elfos no hacían otra cosa que caer en trampas y ser acorralados y llenados de virotes que penetraban en sus armaduras pesadas con total facilidad.

No tardó ni tres años Tordor en tener una enorme flota lista para embarcar a su ejército, no quería ni esperar a su otro ejército que estaba conquistando Mirgun y las islas.

La flota rodeó Chandurien y desembarcó por todas partes, los pueblos caían uno detrás de otro y solo sobrevivían los escasos pueblos que se rendían, Jaton al sur, Eivigon al norte y Zeridul al este.

Los escasos supervivientes elfos estaban abaluartados en una ciudad en el centro de la isla, Wenbear, allí resistían quince mil elfos y Tordor pidió que saliese un representante y ofreció un trato irrechazable, Arrigona se convertiría en la reina de los elfos que podrían vivir en casi toda Chandurien sin tener que obedecerle a él, Tordor el conquistador.

Y los orgullosos elfos aceptaron y coronaron a Arrigona, pues no les quedaba otra.

Tordor en su magnificencia ofreció a los elfos de Jaton, Eivignon y Zeridul casarse con sus descendientes y reforzar así su linaje, y no pocos de esos elfos aceptaron y tuvieron unas vidas plácidas como nobles en los territorios de Tordor.

Y así fue como Tordor se convirtió en el primer emperador, y al final murió de viejo a los dos mil seis años, no sin antes evitar cuatro intentos de asesinado, una revuelta por parte de uno de sus nietos y la invasión de los orcos del polo norte, a los que para no variar conquistó a través de sus ejércitos, pues Tordor ya no quiso moverse de las comodidades de Berikut, pues moverse mucho le disgustaba enormemente.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Tienes un mala personalidad VIMARA, jajaja pero amé este relato.
    yo soy mas de legolas, esta tremendo el muy cabron... cuantos sueños humedos me a provocado. pero muy bueno y divertido. XD
    De plata dice... Efrit no se que has consumido para fliparte tanto pero dejalo. jajaja. Ese o algo sonaba más factible, pero no creo que vuelva a tu comunidad autónoma.
    Muy bueno me gusta como la intro de una historia mas amplia. Le tenia en cuenta desde que lo mencionaste pero luchando con la hidra de la incoformidad lo habia postergado. La verdad siempre me han gustado el argumento de "superacion"
    Yupiii! Visita 1001 no me das un premio de plata o algo jaja
    Yo no sé hacer discursos filosóficos.. jaja, soy demasiado lineal. De pequeño se metían conmigo por el peso y mi nombre .... ahora que mido 1,88 aunque pese más de 90 quilos ya nadie se mete conmigo y aparte ya me resbala bastante lo que piensen los demás. Eso sí, come fruta, come verdura (ahí lo llevo mal) y haz ejercicio para vivir más y mejor.
    Tu relato es muy ameno. Siempre es bueno leer una historia sencilla escrita con estilo sencillo y no un tratado de metafisica disfrazada de narrativa que muchas veces nos venden en el mundo de las letras. Le ha ido bien al pobre obeso solitario lo cual nos da una luz de esperanza a todos los que vemos con desesperación como aumenta el diámetro de la cintura. Un saludo
  • Una raza extraña con sus problemas de alimentación.

    ¿Te han comentado alguna vez que tus personajes son demasiado planos y no evolucionan?. Esto puedes responder si quieres.

    Pelea con un dragón.

    Pues termino el relato por el momento. Tengo otros proyectos en mente.. jaja.

    Un agricultor que llega hasta el espacio, pasando por transformarse en vampiro. Dado que estoy de exámenes y no tengo mucho tiempo para escribir, pondré una cosa que tenía en la recamara que a pesar de no estar pulida, creo que está para regular.

    Un recuerdo de algunos malos de series que me gustaron especialmente en mi infancia.

    Explicación de por qué empieza el año el 1 de enero. Y la vergüenza ajena que me da que en nuestro país no nos cuenten nada en el colegio.

    Es un relato de CIFI HUMORISTICO. La homosexualidad nos guste o no es NATURAL, porque anda que no hay animales homosexuales en la naturaleza, algunos hasta se cambian de sexo a lo largo de su vida. Bueno esto son disertaciones que nada tiene que ver con el relato.

    Unos padres envían a un niño a un campamento de verano y allí tiene una pesadilla.

    Varios pilotos son dispersados por la galaxia a la espera de que algún convoy enemigo cruce su zona.

  • 105
  • 4.55
  • 258

Vimara significa "Famoso en la Batalla", como el señor de la guerra y caudillo gallego que reconquistó Oporto a los moros. Desde pequeño me han gustado la fantasía y la ciencia ficción. Ya de niño me inventaba mis historias y ahora quiero escribirlas. Propicios días/noches.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta