cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
La Ventana Indiscreta, TusRelatos y PseudoCaulfield.blogspot.com
Reflexiones |
27.09.16
  • 4
  • 7
  • 1301
Sinopsis

Te has tirado alguna vez un pedo delante de gente que no conoces de nada? No? Pues entonces no lo vas a entender aunque me esfuerce. Pero si lo has hecho, entonces sabes cómo me siento yo colgando en el blog y en TusRelatos mis reflexiones privadas. Cosas que son más reales que cualquier otra tontería que pueda explicarle a alguien a lo largo de mi día.

Llevo varios días de reclusión hogareña oc(k)upando el espacio que hay desde mi cama al sofá.

Tengo una tortícolis aguda que me mantiene con el cuello tieso como un suricata. Con ese falso, y a ratos ridículo, aspecto de que todo a tu alrededor te produce un interés repentino y desconfiado.

Una mierda cruel y desesperante como el ego de un humorista de chiringuito. Un rabioso soplamocos de la vida para borrarte la estúpida sonrisa de teenager que tienes en la cara y recordarte que de viejóvenes está el mundo lleno. Y paro ya, que me embalo por senderos de autocompasión que sé que te aburren soberanamente.


En mi primera mañana de reclusión pensé que sería divertido observar mi barrio desde mi triste balcón en las alturas. Al más puro estilo James Stewart en La Ventana Indiscreta, pero sin la angelical  e intermitente visión de una Grace Kelly en su mejor momento pre-principado.

Desde mi piso tengo una interesante vista de toda la calle, el parque con skatepark de al lado y el pipicán del descampado de enfrente. Vale, no es gran cosa, pero menos da una piedra.

Me hice un té drenante para la retención de líquidos y me senté en el balcón con el albornoz de felpa a modo de elegante batín Hitchcockiano. Camuflándome detrás del ficus de plástico, vi a un par de adolescentes campaneros fumarse un porro debajo de uno de los pinos del skatepark, a varias grupiviejas paseando sus perretes consentidos, a madres con toda su prole corriendo como gallinas en el corral para coger el autobús y a un par de vecinos que me saludaban con semblante de sospecha intentando localizar mi cara a través de las ramas del ficus.

No había pasado una hora cuando lo dejé y me puse a ver la tele, por supuesto. Pero cuando ya llevaba unas siete horas de televisión y mi cerebro amenazaba con tirarse a la vía en señal de protesta, me puse a reflexionar sobre el anonimato mientras dormitaba en absoluta tiesez sobre la alfombra peluda del comedor.

Es alucinante la de cosas que podemos llegar a hacer cuando somos (o creemos que somos) anónimos. Yo por ejemplo, esa misma mañana espiando a mis paisanos cuando creía que nadie repararía en mi presencia. O en el blog, donde quemo mis penas a lo bonzo y sin miramientos. Y por supuesto en TusRelatos.com, donde sé de sobra que escritolectores de aquí y de allá leen mis relatos con absoluta indiferencia. Aunque en las cosas que subo sólo haya verdades enteras de mi microcosmos particular. De esas que no le cuentas a -casi- nadie; pero pasadas por harina lírica. Que siempre le da más sabor y grasa saturada al tema.

Te has tirado alguna vez un pedo delante de gente que no conoces de nada? No? Pues entonces no lo vas a entender aunque me esfuerce. Pero si lo has hecho, entonces sabes cómo me siento yo colgando en el blog y en TusRelatos mis reflexiones privadas. Cosas que son más reales que cualquier otra tontería que pueda explicarle a alguien a lo largo de mi día.

A ti, que estás leyendo esto y que teóricamente no me conoces de nada y no sabes nada de mi (al margen de lo que puedas destilar de estas frases), quiero que sepas que conoces mucho más de mis vísceras que las personas con las que trabajo y que me ven cada día. Sabes algo más que las personas con las que me acuesto y me levanto. Y definitivamente sabes más de mi que las personas que me importan de verdad en esta vida de relleno social que llevamos. Sabes más que ellos porque tenía que escoger entre no decir nada en absoluto o vomitárselo todo a extraños. Y me he aferrado a la segunda opción como si me fuera la vida en ello (porque lo cierto es que sí me va).

Siento haberte puesto en esta situación, pero yo me conformo con que te guste la gramática de una frase, con que un párrafo te haga reflexionar sobre los pedos en público o con que sonrías de rasqui durante una milésima de segundo (atrevido por mi parte, lo sé, pero te juro que esa idea me devuelve las ganas).

Esto es todo lo que me puedo comprometer a darte de momento. Y créeme que es mucho más de lo que suelo ofrecer en general a todo el que me rodea. Con esto no pretendo que te sientas afortunado/a de leerme o conseguir más estrellitas amarillas o darte pena o caerte virtualmente bien. Sólo quería decirte que me alegro de que estés aquí. Que si no tuviera la certeza de que estás, probablemente estaría pagando ayuda profesional o tirándome de alguna azotea en hora punta.

Así que seas quien seas y vengas de donde vengas, muchas gracias desconocido/a.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • VV.AA. muchísimas gracias por el comentario y la valoración. Me alucina cuando alguien llama a tu puerta de esta forma tan etérea; aun soy medio virgen por aquí... Siempre fui más de realidad que de ficción, aunque sé que a veces la línea entre ambas es fina y yo suelo hacer de la hipérbole mi bandera ;) Un saludo!
    Después de un tiempo he observado que de los escritores que andan por aquí los más interesantes son los que no son anónimos, aquellos de los que se pueden averiguar algunos datos. Hay varios ejemplos que no voy a dar por respeto a las personas. No me gusta mucho la idea de la escritura como terapia, pero si te sirve bienvenida sea. El problema es que no es lo mismo lo que uno quiere decir que lo que otro quiere escuchar. La ficción va un paso por delante de la realidad. Para hacer autobiografía y que interese a los demás hay que tener mucho vivido. La verdad es que para fabular, también, si lo pienso bien. Saludos.
    Muchas gracias a todos por comentar y valorar... y hacer así patente que sí, que estás ahí y que Los Dientes Manchados de Pitt sonríen para mi :)
    A mí lo que me sienta verdaderamente mal es aguantarme; tanto los pedos como los escritos así que los suelto... y que sea lo que el entorno crea.
    Te leo, estoy aquí, sonrío
    El resto... son los amigos de plástico de mi alma plástica ; fría, seca, indiferente, igual a las demás. Pocos pueden decir con seguridad que me conocen...
    De verdad... ojalá conociera personas a mi alrededor que pensaran como tú, o como muchos en TR.com. Es realmente agobiante que no entiendan lo que dices, o pensar que decir algo será inútil porque el que te va oír ni mierda le importa... O pensar que eres un ser humano oculto dentro de un cuerpo que habla cosas simples a personas simples porque no crees que entiendan tu verdadera personalidad. quizá ando Buscando ese alguien , con quien compartir mi filosofía y mi perspectiva global de la vida xD, cuando lo haga.... ahí diré entonces que tengo un Amigo verdadero. (y si es mujer... pues la mujer de mi vida xD)
  • Mira te voy a decir una cosa, a ti. Sí, sí, a ti. No mires a otro relato porque estoy hablando contigo y que me dejen con la palabra en los dedos me pone de una ostia muy mala.

    Ais... la palabrita de los cojones. Especiales. Un minuto de silencio para reflexionar sobre ella, por favor.

    ¿Dónde?

    Me pongo sexy y te guiño un ojo al otro lado de la barra más lasciva de la ciudad.

    El caso es que he conocido a alguien que me gusta. No "me gusta" en el sentido romántico o amistoso o sexual o interesado de la palabra. No le pongamos ninguna etiqueta. Es un "gustar" de esos de cuando éramos pequeños. Y si no sabes de lo que hablo será mejor que vayas a comprarte una infancia y no des el coñazo por aquí.

    Estoy explicando esto y te veo asentir convencido en tu casa. Lo sé, lo sé. Todos tenemos un IT en nuestra vida. Es ese amigobarraconocido que te obliga a escuchar lo que él o ella escucha. Tú de entrada te alegras, porque así estás al día, pero lo cierto es que cuando te pregunta tu opinión sobre un grupo o te pide una recomendación, te pones a sudar el Guadiana en abril.

    La pregunta que en resumen tengo en mente desde hace días pero me da sociopatía preguntar es: ¿para imaginar hay que saber pensar… y viceversa?

    El otro día, en uno de los lugares más remotos y sucios del planeta que habitamos, vi un cartel que rezaba: "To be old and wise you must first be young and stupid". Tócate los cojones.

    Te has tirado alguna vez un pedo delante de gente que no conoces de nada? No? Pues entonces no lo vas a entender aunque me esfuerce. Pero si lo has hecho, entonces sabes cómo me siento yo colgando en el blog y en TusRelatos mis reflexiones privadas. Cosas que son más reales que cualquier otra tontería que pueda explicarle a alguien a lo largo de mi día.

    Habéis tenido alguna vez la romántica idea de que por alguna parte en la superficie terrestre anda un ser igual o muy extremadamente parecido a vosotros? Alguien que os entiende y os complementa? Yo sí. Tuve esa infantiloide sensación durante muchos años hasta que, por carambolas de la vida, en mi tierna adolescencia conocí a esa persona.

  • 14
  • 4.53
  • 215

Rollerskate Skinny

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta