cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
La Vida de Helena Ginés I: La Infancia
Reales |
13.08.13
  • 4
  • 1
  • 1581
Sinopsis

La historia real de una joven española estudiante de psicología que nos cuenta lo bueno y lo malo de su vida. Impulsada por una tarea en la que tiene que escribir su autobiografía, esta chica nos revela cosas íntimas y conmovedoras. Os la entrego por partes. El primer capítulo es introductorio pero indispensable para entender el resto.

CAPÍTULO UNO

¿Quién Soy Yo?

 

Mi nombre es Helena Ginés…

Soy una chava española, radicada en Los Ángeles, tengo 19 años y estudio  Licenciatura en Psicología de la UCLA.

No soy muy alta, de hecho creo que siempre he sido más baja que mis compañeras. Mi piel es blanca, mis ojos son verdes con un tenue color de almendra, mi cabello es rubio y soy delgada. No tengo un cuerpo despampanante pero tampoco creo que esté tan mal. Cuando me visto sexy sé que atraigo miradas.

En cuanto a mi carácter no sabría cómo describirme. Creo que soy bastante complicada. Mi estado de ánimo es un desastre, en ocasiones me despierto con alegría, llena de entusiasmo, cargada de energía para alcanzar mis metas. En otras ocasiones es todo lo contrario, no quiero salir de la cama, el mundo se me antoja gris y la rutina se me vuelve pesada y aburrida.

Esos días son los días en que nadie me soporta. Ando gruñona y de mal humor y puedo responder sin pensar y reaccionar de forma desagradable. Hay momentos en que me pongo muy triste sin ninguna razón. Ando por ahí con un estado de melancolía muy cercano a la depresión. A veces no sé ni qué me pasa.

Cuando vivía en España, con mis padres, les hice la vida difícil. Estallaba por cualquier tontería, les decía palabras hirientes y pasaba días sin charlar con mi hermana. ¡Ahora los extraño tanto! No sé porque soy así. A veces pienso que hay algo malo conmigo, que no es normal que actúe de forma tan rara y trato de cambiar pero es imposible.

Como amiga soy buena amiga, me paso de tonta y hasta se han aprovechado de mí muchas veces. Como estudiante trato de ser la mejor, trato de aprender más y cumplo con mis asignaturas. Quiero ser una excelente psicóloga algún día y sé que no lograré eso siendo perezosa y descuidada.

Creo en Dios, aunque a veces pienso que Dios me ha abandonado y que se tapa los oídos cuando le rezo.

Me gusta la poesía y leer mucho. Me encantan los libros de Tolkien y el Quijote. Me encantó “Cien Años de Soledad” y “El Peregrino”. Voy a aprovechar este cuaderno para ejercitar mis habilidades como escritora, seré muy cuidadosa con la redacción y trataré de imitar a mis escritores favoritos, aunque la profesora dice que eso no es necesario, que escribamos lo que sintamos sin importar como nos salga.

Otra cosa que me gusta mucho es la música rock, soy fan de Nirvana y de Metallica, pero detesto el rap, el hip hop y el reggaetón.

En cuanto a asuntos del amor, no hay nada que ver. He decidido no volverme a enamorar. Me han hecho sufrir demasiado y he sufrido mucho dolor por esa causa.

Y bueno, así soy yo.

 

CAPÍTULO DOS

¿Cómo Es Mi Familia? Una Historia Familiar.

 

La profesora ha pedido que hablemos en este pequeño libro acerca de nuestras familias, pero son tantas cosas que no sé realmente por dónde empezar. Bueno, empezaré por el lugar donde nací.

Yo nací en Orgiva, un pequeño pueblo provinciano en Andalucía, España, en una pequeña finca ubicada en medio de cañadas y cerros.

Nunca olvidaré la finca de mis primeros años.

La finca se llamaba “El Jardín” y era el nombre más apropiado que podía tener. Era una granja preciosa atravesada por varios riachuelos y un pequeño bosque donde jugaba al escondido con mi hermana y mis amigas.

Mi padre se llama Alberto Ginés y se ganaba la vida sembrando diversas hortalizas y trasquilando las ovejas de los vecinos. No ganaba mucho realmente. Ciento cincuenta pesetas por cada oveja trasquilada, era menos de un dólar por oveja.

Mi madre se llama Helena. Por ella me dieron ese nombre. Cuando era muy pequeña me narraba la leyenda de Helena de Argos, la princesa que causó la guerra de Troya al escaparse con el príncipe Paris. Yo siempre soñaba que algún día conocería a mi  propio príncipe Paris y sería muy feliz con él.

Maaike es mi hermana. Es cinco años mayor y debo reconocer que es mucho más guapa que yo. Es más alta, su cara es muy fina, su pelo es una melena rubia y brillante y sus ojos son dos perlas azules. Siempre admiré lo bonita que es pero nunca se lo dije. Vivíamos peleando por cualquier tontería y cada cosa de ella me irritaba, así que jamás le dije que le envidiaba por su gran belleza.

Hay una historia muy divertida acerca de Maaike y creo que eso influyó para que yo estudiara psicología. Esta es la historia:

Cuando yo tenía cuatro años, y Maaike nueve, un buen día ella decidió dejar de hablar. Nadie entendía qué coño estaba pasando. Las horas pasaban y Maaike no hablaba. Aquello era una cosa demasiada rara. Maaike era una especie de huracán que nunca dejaba de hacer ruido y de pronto se había quedado en silencio.

Papá no le dio importancia pero mamá se asustó en serio y empezó a tratar de hacerle decir algo. Sus técnicas recurrían al soborno. Le ofrecía galletas de chocolate, dinero y hasta llevarla a pasear a Madrid: ¡Nada! Maaike se había vuelto repentina e inexorablemente muda.

-Ya hablará mañana –dijo papá con su simpleza de siempre.

La verdad es que Maaike no habló ni ese día ni el siguiente. Se quedaba ida, mirando hacia la nada, en completo mutismo, y mamá empezó a sospechar que algo malo le había pasado a su hija y que era necesario llevarla donde el psicólogo.

El único psicólogo en Orgiva, por ese entonces, era el padre Carlos. Era un jesuita de cabeza calva y panza redonda que aprovechaba los confesionarios como consulta terapéutica. Mamá le llevó a Maaike y el viejo cura recurrió a todos los trucos del psicoanálisis para lograr que Maaike hablara y no consiguió nada.

Finalmente una idea providencial se le ocurrió al viejo. Tocó la cabeza de Maaike con su mano enorme y dijo a gritos: “¡Libre del hechizo mágico!”. De inmediato Maaike lanzó un suspiro de alivio y gruñó de mal humor: “al fiiiiiinnnn”.

Resultó que había estado jugando en la escuela a los hechizos mágicos y le habían encantado con un hechizo de silencio. Como nadie la había liberado se había visto obligada a seguir callada hasta que la liberaran en la escuela, pero mamá no la había llevado a la escuela creyendo que estaba enferma.

Fue una historia tan divertida que la recordamos cada navidad entre risas.

Creo que nunca hubo tanta paz en la casa como ese par de días en que Maaike estuvo “hechizada”.

En mi familia también están mi tío Angus, hermano de mi papá, que vivía a pocos kilómetros de la granja, su esposa, que es una señora muy gordita y bajita que se llama Ana y su hijo único es Esteban.

CONTINUARÁ

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta