cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Ladrones (1)
Suspense |
12.01.20
  • 4
  • 1
  • 89
Sinopsis

A veces, más que joyas, se roba la inocencia de los niños.

Mañana papá nos va a llevar a la feria. Yo me voy a subir en la barca vikinga... Papá no es tan malo ¿verdad?... Todos los días nos trae golosinas...

-Si no es tan malo ¿por qué pegaba a mamá? Mamá se divorció porque papá la maltrataba... Además, a mamá no le gusta que nos compre tantas chuches... Lo hace para ganarse nuestra confianza... Yo le tengo miedo...

Rodeados de juguetes y sentados en el suelo, los dos hermanitos expresaban sus dudas. Este fin de semana estaban obligados a pasarlo con su padre. Paquito tenía ocho años. Irene dos más.

-¿Papá es policía? --preguntó Paquito.

-No, papá no es policía.

-Pues si no es policía, es bandido --aseguró convencido el niño.

-¿Lo dices porque tiene la cabeza rapada y parece un gorila? --preguntó Irene con un hilo de voz, como si temniera que la oyera su padre. Luego esbozó una sonrisita cuando su hermano se echó a reír por lo de gorila.

-Lo digo porque papá tiene una pistola en su cuarto.

 

-¿Una pistola?  Será de juguete... Siempre te está comprando metralletas y tanques de guerra.

Quedaron en silencio al escuchar ruidos en la planta baja. Alguien había entrado en la casa. Lo revolvían todo con violencia. Eran dos voces de hombres que decían palabrotas. Parecían muy enfadados. El miedo se reflejó en las inocentes miradas de los niños. Papá les había dicho que no abrieran la puerta a nadie ni salieran de la casa hasta que él volviera. Los dos hermanitos se cogieron de las manos y se acurrucaron bajo la cama. Paquito se llevó un dedo a los labios para decirle a su hermana que guardara silencio. Los ruidos aumentaron. Los ladrones rebuscaban por toda la casa.

-Voy a traer la pistola --dijo el niño con un susurro. Y gateó por el suelo enmoquetado. Un minuto después volvió empuñando una brillante pistola negra.

La niña se asustó más aún. Era una pistola de verdad, de esas que mata a la gente. Resultaba muy pesada para lo pequeña que era. Y muy fría. Sintió un estremecimiento de terror. Cogió el móvil y apretó las teclas, nerviosa.

-Voy a llamar a la policía. Pero no sé el número... Llamaré a mamá.

(continúa en Ladrones 2)

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Escribo para intentar ser mejor persona cada día.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta