cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

10 min
LAS CASAS ENCANTADAS
Terror |
13.02.20
  • 4
  • 8
  • 707
Sinopsis

Aunque pueden existir fenómenos paranormales de conocimiento como la telepatía, también existen los físicos que suceden en ciertas casas llamadas encantadas. Y por supuesto dedico este relato que no es exactamente de terror sino más bien de divulgación a los simpáticos autores de esta página, en especial a Serena y a la guapísima TASH.

Hacía unos escasos meses que el joven matrimonio Fernández había ido a vivir en una antigua y solariega casa que estaba ubicada en Alella, que es un pueblo interior de la zona EL MARESME famoso por su vino, y que a su vez no estaba demasiado lejos del mar.

Alicia que así se llamaba la cónyuge era una mujer bajita, morena y con el cabello corto, la cual hacía mucho tiempo que ostentaba el cargo de directora de una escuela pública de aquella localidad, mientras que su marido Pablo era un administrativo de una inmoviliaria.

Sin embargo a pesar de que la pareja había iniciado una nueva etapa en su vida matrimonial en aquel bello pueblo la relación entre ellos dejaba bastante que desear.

Alicia que era una fémina excesivamente detallista siempre se quejaba de que su marido fuera un sujeto negligente con las pequeñas cosas del hogar. Por esta razón ella no le perdonaba ningún descuido, y no cesaba de reprocharle cualquier pequeño resbalón que él pudiera cometer. Daba la sensación de que Alicia pretendiese cambiar la manera de ser de su marido  para que asumiera su propia personalidad; es decir lo quería dominar. Y según su punto de vista Pablo era un manazas que nunca fregaba bien la vajilla después de las comidas, y cuando barría una habitación siempre le echaba en cara que se había dejado rincones polvorientos.

- Es que no los he visto - se justificaba Pablo.

-Ya. Es que tu nunca ves nada. No tienes la cabeza por la labor, porque tu siempre vas a la tuya - le respondía ella con acritud.

Hasta que un día Pablo se hartó de tantas regañinas.

- ¡Pues nada, hija! Si yo hago las cosas tan mal, y tu crees que eres tan perfecta, pues barre tu la casa - le respondió él ofuscado.

- ¡Vaya...! Eso quisieras tu.

- Estoy hasta las narices de que me trates como a un alumno de tu colegio, como si tu fueses la "señorita" y yo el chico tonto de la clase.

- Que cosas dices...

- Es la verdad. ¿Qué quieres demostrar? ¿Que aquí quien manda  eres tu, y que yo me tengo que poner a llorar cada vez que me regañes por estupideces? Si realmente me quisieras no te meterías tanto conmigo - protestó Pablo-. Además tengo todo el derecho del mundo a equivocarme.

La tensión entre la pareja llegó a un grado máximo, y Alicia adoptando una falsa actitud estoica le contestó a su marido sin pensarlo demasiado:

- Mira. Si no estás contento conmigo, lo mejor es que nos separemos.

Pablo no respondió, dio media vuelta y se dirigió a la sala de estar a leer un libro.

Mas Alicia aunque aparentase indiferencia ante su marido, en su fuero interno tenía un volcán en erupción. Su mente estaba tan alterada que tanto los pensamientos como las emociones encontradas se sucedían aleatoriamente sin poderlo remediar.  Esto significaba que la estabilidad conyugal en la que se había apoyado hasta entonces estaba a punto de irse a pique y esto a la maestra nacional la descentraba por completo.

Al día siguiente de aquella discusión, cuando Alicia entró en la cocina para prepararse un café antes de ir a la escuela, de súbito los vasos que estaban sobre la mesa de mármol empezaron a moverse inexplicablemente por sí solos; algunos de ellos estallaron en cien pedazos, el taburete que estaba en un rincón de la estancia se desplazó como si una mano invisible lo arrastrara hasta Alicia, y posteriormente el mueble cayó al suelo.

La mujer que sentía un escalofrío que se había agazapado en su vientre, salió despavorida de la cocina hacia el comedor; pero allí la lámpara que colgaba del techo empezó a bambolearse de un lado a otro alocadamente.

Seguidamente Alicia desconcertada, y sin saber muy bien a dónde ir se encaminó hacia el sótano como si buscase un refugio. ¿Es que acaso aquella casa estaba encantada? ¿Habían fantasmas en ella? Parecía que sí. Pero allí, en aquel polvoriento recinto en el que habían algunos trastos viejos Alicia también oyó unos fuertes golpes en las paredes, y misteriosos pasos en el suelo. Asimismo la puerta del lugar empezó a abrirse y cerrarse sin ninguna razón aparente.

Cuando Alicia le contó a su marido lo que había visto en la vivienda, éste no dabá crédito de sus palabras

- Tiene que haber una explicación lógica para todo lo que me cuentas, y que por ahora no hemos dado con ella - le dijo él.

No obstante a pesar de aquellos raros incidentes Alicia consiguió relajarse, y cuando por la noche se fue a dormir, al entrar en un estado de duermevela sucedió algo que nunca pudo olvidar y que acrecentó el terror que sentía por aquella casa que ahora la veía como algo que había dejado de pertenecerle.

Alicia vio que en la habitación había la figura de un hombre alto que vestía un traje pasado de moda, el cual se acercó con sigilo a la directora de escuela, y la agarró por los hombros. Ella se quedó estupefacta sin saber cómo reaccionar. Seguidamente dicha figura se desvaneció en el aire como por arte de magia.

Cuando yo recibí a Alicia en mi consulta de parapsicólogo y ella me explicó todo lo que había sucedido en aquella casa me centré en la historia de la misma. ¿Sabía Alicia algo de quienes habían vivido allí antes que la maestra y su marido? ¿Qué secretos escondían aquellas paredes?

- Por lo que sé, esta vivienda a principios del siglo XX había sido una casa de prostitución - respondió la consultante muy seria.

- Entendido. En esta casa hay POLTERGEIST que etimológicamente quiere decir en holandés "duendes" que perturban a quienes viven en ella - dije yo-.Pero que en realidad estos "duendes" no son en modo alguno fantasmas; almas en pena que ronden por la casa, sino que son simples impregnaciones; huellas psicoenergéticas de la gente que visitaba la mansión cuando era un lupanar.

- ¿Cómo? - expresó la mujer asombrada.

- Sí. Los clientes, cuando estaban en la  casa con las mujeres daban rienda suelta a sus reprimidas pasiones eróticas, a sus fantasías de todo tipo dando lugar a que se condensase una fuerte impronta que ha perdurado hasta hoy en día. Pero que tu a consecuencia de la tensión emocional por la que estás pasando debido a la crisis matrimonial, el poder de tu mente se ha desbocado y has removido sin querer estas huellas psíquicas de aquel ayer.

- No me lo puedo creer - dijo ella.

- Estas cosas, aunque no pasan a menudo de vez en cuando suceden. Esperemos unos días a ver qué pasa, y si vuelven a importunar los "duendes" ya buscaremos otra solución. De momento trata de no darle vueltas al asunto - le recomendé con una sonrisa tranquilizadora.

- ¿Y dices que no son almas en pena? - inquirió la maestra no del todo convencida.

- Normalmente en estos casos no lo son. Pero hay sitios donde han sucedido hechos muy graves, en los que sí que pueden haber espectros de alguien fallecido que se resista en abandonar este mundo.

Por lo que pude averiguar, Alicia se reconcilió con su marido Pablo y por eso mismo recuperó su equilibrio emocional que constituyó una barrera para que los "duendes" dejaran de asustarla para siempre.

Otro tanto se podría decir de algunas antiguas viviendas del tradicional barrio Mayor de Gracia que en el pasado era como un pueblo autosuficiente dentro de la misma ciudad, en las que han pasado muchas generaciones de una misma familia, y en las cuales por supuesto han habido un sinfin de altibajos vitales dejando improntas de "fantasmas" de parientes, que en un momento dado un adolescente o alguien bastante sensible y con la mente alterada ha dado vida o han visto como Alicia en el caserón de Alella a dichas figuras espectrales.

Recientemente he tenido noticia de que en el castillo de Medina del Campo que es una población de la provincia de Valladolid y que fue donde murió la reina Isabel la Católica, y que hoy en día es un museo, también se producen fenómenos POLTERGEIST como por ejemplo extraños ruidos que se oyen sin saber de dode vienen, voces misteriosas que planean por las estancias, puertas que se cierran solas, por lo que quienes trabajan en el museo sienten un miedo que casi les paraliza en su labor.

Por supuesto que ha ido un grupo de investigadores al castillo-museo con una sofisticada tecnología para dilucidar la naturaleza de aquellos singulares fenómenos. Han hecho una serie de psicofonías en el lugar para grabar en unas sensibles cintas magnéticas cualquier rastro fantasmagórico que pueda haber allí.

Pero estos raros fenómenos no tienen nada que ver con el espectro de la reina Isabel. La historia no se detiene cuando ella murió, sino que ésta siguió sin parar como la corriente de un río. Estos ruidos,y estas voces, son improntas más recientes. Vienen nada m´ñas y nada menos que de los años 40 del siglo XX cuando el castillo fue tomado por los franquistas y lo convirtieron en un cuartel que servía para reprimir, interrogar con violencia a los sujetos que eran contrarios de aquel Régimen.

En estos casos de "duendes" impresiona el lugar en el que se producen, y las circunstancias que los envuelven, pero ¿qué pasa si cambiamos de contexto?

Se han hecho psicofonías en discotecas que son sitios donde imperan un ambiente frívolo cuando no había nadie, y también se han grabado fragmentos de música, voces, murmullos, sin que esto signifique que en estos locales hayan habido muertes ni que hayan fantasmas. Pues aunque en muchas ocasiones dichas psicofonías sí que pueden captar voces de gente fallecida que provienen de otra dimensión espaciotemporal como yo he podido escuchar, sucede que no siempre es así ya que en estos locales perviven unas ondas sonoras que fluctuan en el aire las cules impregnan estas potentes cintas magnéticas.

De todas formas, yo recomiendo a los amables lectores que antes de ir a dormir que inspeccionen a fondo su vivienda por lo que pueda estar escondido en ella.


 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Es un relato que lo has llevado muy sutilmente a una a que el lector termine con preguntas . Me ha gustado
    Esos fenómenos paranormales me fascinan, me intrigan y, además, no me causan miedo alguno; mucha energía tiene que quedar en los múltiples habitantes de una casa a lo largo del tiempo. Por mi parte, todo bien, aunque sufra el agotamiento de la astenia y ansiedad de una primavera adelantada. Ten tb. en cuenta que por aquí se llevan los horarios europeos; los kioskos, panaderías, periódicos abren a las 5, en los trabajos se entra a las 7 o antes, comemos a las 12,30 o sacamos a los perros a las 6 o antes y yo, con mi corazón tropical lo llevo como puedo... Abrazotes, k fdez
    Hola Francesc. Me fascinan los relatos sobre misterios, sitios encantados y todo lo paranormal. Claro que creo que es una historia verdadera. Hay mucho misterio por descubrir. Enhorabuena por el relato. Ahora seguiré leyendo algunos más de los que has publicado. Saludos
    Uau Francesc, me ha encantado tu relato y estoy totalmente de acuerdo contigo con las energías que quedan en lugares poco sanos. Una amiga me comentó que vendió su piso a un hombre que montó un prostíbulo y cuando lo tuvo que dejar por impago, se llenó de okupas que destrozaron el piso. Nunca compraría un piso ni regalo si supiera que antes había una cárcel en su lugar. Saludos
    Los mayores fantasmas habitan en nuestro cerebro. Pienso que son la consecuencia de la educación impuesta a la que hemos sido sometidos desde la infancia. Interesante relato.
    No hay lugares dode existan mas fantasmas que en nosotros mismos un saludo
    Muy interesante. No conocía la diferencia entre huella psicoenergética y lo que llamas almas en pena, atrapadas en este mundo. Pero te aseguro que si algo como lo que le ocurre a la profesora exigente me pasara a mí, saldría corriendo sin entrar a razonar cual de ambas me estaba visitando. Un abrazo, Francesc, agradezco la dedicatoria!
    Es interesante en extremo, y está muy bien explicado... espero más narraciones sobre este tema... y algo detallado sobre el castillo de Pratdip... un saludo desde Argentina...
  • Una visión sobre los grupos utópicos que se denominan hijos del antisistema.

    Lo que sucedía en esta institución y no trascendía a la opinión pública.

    La familia es un grupo humano mucho más complejo y difícil de lo que se da a entender.

    Es FANTASÍA, pero no he encontrado el distintivo en la columna de los géneros.

    Un colectivo de gente espera la llegada de un vehículo de transporte pero éste tarda en llegar. No es un relato convencional, aunque también hay algo de amor. Lo escribí cuando tenía veinte años.

    Los Diarios suelen ser la trastienda del ser humano.

    La naturaleza humana, dentro de cada cultura es bastante similar entre sí.

He realizado estudios de psicologgía profunda y metapsíquica:; he publicado relastod en algunas revistas; y hace años que colboro y llevo tertulias literarias.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta