cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

10 min
Las crónicas de Arkalia: Los orígenes del universo - Capítulo 0: Prólogo
Ciencia Ficción |
10.01.19
  • 4
  • 6
  • 250
Sinopsis

En el año 3512, las civilizaciones humanas de los sistemas SOL, Alfa Centauri y Terra, formaban lo que el universo conocería desde ese momento como el Segundo Imperio Terrano; unidos por un único propósito: El dominio de todos y todo cuanto existe en la galaxia; y guiados por una única brújula: La ambición sin límites. Especies, mundos y sistemas completos caían a su implacable paso de conquista; hasta que llegaron al sector ARK, ahí, en los oscuros confines inexplorados de la galaxia, tras siglos luz de vacío galáctico, aguardando en el exilio, un elemento imprevisto en la gran ecuación universal aparecería para cambiarlo todo, la humanidad estaba a punto de conocer a la raza creadora.

PRÓLOGO

En el año 3512, las crecientes civilizaciones humanas de los sistemas SOL, Alfa Centauri y Terra; pese a sus muchas diferencias, carencias, sobrepoblación y antiguos conflictos militares, conformarán lo que el universo desde ese momento conocería como la Alianza Terrana Unificada, años más tarde conocida como el Segundo Imperio Terrano, un conglomerado de cientos de sistemas estelares, lo mejor y más destacado de cada civilización humana, con su capital en Terra Prime y un solo objetivo, la supremacía de la raza humana sobre todas las demás especies de la galaxia.

El segundo imperio Terrano es la fusión del primer imperio Terrano (Sistema Terra), de la civilización humana del sistema Alfa Centauri, y la civilización del sistema SOL, comenzaremos a describir a estos últimos.

- Sistema SOL: Con su planeta origen La Tierra, la joya del sistema solar, un mundo anteriormente asediado por guerras entre naciones a lo largo de toda su historia, al borde de la auto-aniquilación total más veces de las que sus orgullosos habitantes quisieran recordar; lugar de muchas guerras, desde biológicas hasta nucleares a escalas masivas; sin embargo, el sobrenombre de joya del sistema solar es de lejos justificado, ya que sin mencionar los hermosos parajes, la Tierra desde siempre fue cuna de muchas de las mentes y civilizaciones más ricas en artes, cultura y humanidades de la galaxia. Posteriormente, durante la era de la gran colonización espacial, llevo dicha cultura, arte y humanidades a lo largo y ancho de todo el sector; sus principales aportes al imperio Terrano fueron: Energía nuclear de tercer nivel a base de Xilonio (Mucho más potente y menos contaminante en comparación al plutonio), arquitectura, infinidad de deportes, la mejor gastronomía existente, y una gama infinita de todo tipo de artes.

- Sistema Alfa Centauri: Con su planeta origen Centauri-B; disciplinados, estudiosos, científicos, eruditos, académicos, podríamos describirlos con muchos términos, pero si resumiéramos a la sociedad de Centauri con solo dos palabras, estas serían: Ciencia y Tecnología; reconocidos por ser cuna de la milenaria Academia Terrana de Ciencias universales, antes llamada únicamente la Academia Universal; alma mater de las mentes científicas más prodigiosas de toda la humanidad; un mundo con una historia poco conflictiva a lo largo de todos los siglos y tecnológicamente mucho más avanzados que sus hermanos; posteriormente, durante la era de la gran colonización espacial, compartieron sus extensos conocimientos con sus hermanos de SOL y Terra (Con este último después de las guerras Centauri); sus principales aporte al imperio Terrano fueron: Medicina biológica, nano inteligencia artificial, Neo ingeniería robótica avanzada, matemáticas espaciales y astro-ciencias, tanto aplicadas como teóricas. 

- Sistema Terra: Con su planeta de origen Terra Prime, conocido como “El planeta de metal”; que gira en torno a una única, gigante e inestable estrella; si la historia de la Tierra en el sistema SOL fue conflictiva, comparada con la de Terra Prime esta habría sido solo un paseo por el campo en primavera de la mano con la persona a la que más amas en el universo rodeado de mariposas; Terra Prime, considerado el corazón y núcleo del imperio Terrano, hogar del Emperador, un mundo cubierto de rascacielos de metal en más de un 95% de su superficie, sobrepoblado al extremo de importar titánicas cantidades de agua y alimento cada día desde sus lejanas colonias para sobrevivir, dueños de una sociedad militarizada desde hace miles de años, un lugar donde se llega a castigar con la pena de muerte hasta los crímenes menores; una historia llena de tiempos oscuros, inviernos nucleares, holocaustos, genocidios, hambruna, esclavitud, corrupción e incontables guerras a lo largo de sus miles de años de cruda historia; posteriormente durante la era de la gran colonización espacial, esta civilización mostró su lado más cruento y salvaje; las guerras se incrementaron a ritmos geométricos, ahora a niveles interplanetarios, muchos mundos propios y ajenos (De otras especies) fueron devastados y destruidos por completo a causas de las inagotables guerras por recursos; sus principales aportes al imperio fueron: El territorio más amplio conquistado, el ejército conocido más poderoso del cuadrante, tecnología militar exclusiva, la más amplia y horrenda gama de armamento biológico jamás creado, sistema de gobierno (Imperio), educación castrense y el más brutal sistema penitenciario.

 

Las primeras dos civilizaciones humanas en encontrarse fueron las del Sistema SOL y Centauri; gracias al “Saludo: The sounds of earth” en el disco de oro de la Voyager 1 enviada por La Tierra en el siglo XX; encontrado, recepcionado y traducido por los habitantes de Centauri, quienes dedicaron casi un 90% de los recursos de sus mundos a contactar con sus hermanos de la Tierra, lo consiguieron gracias a su disciplina, perseverancia y avanzada tecnología en el año 2384 (Año de la tierra); para este tiempo, La tierra del sistema SOL ya había superado su larga historia de guerras y conflictos, y estaba lista para aceptar a sus hermanos de Centauri-B con los brazos abiertos; el intercambio cultural potenció enormemente a ambas civilizaciones en casi todos los aspectos, era el inicio de la prospera alianza conocida más tarde como SOL-Centauri.

Por otro lado, la historia de Terra Prime no fue tan inspiradora y alegre como la de sus hermanos de SOL y Centauri; tras muchos siglos de guerras interplanetarias tanto entre ellos como contra otras especies, los humanos del sistema Terra habían hecho de la guerra, la esclavitud, la destrucción de mundos y del robo de tecnología alienígena un rotundo, inmaculado y verdadero arte; no había otra forma de llamarlo; en sus oscuros inicios, aprovechando un conflicto interno alienígena y de la mano con el terrorismo biológico, lograron liberarse del yugo de los Corizianos, quienes los tuvieron de rodillas por más de 300 años, en ese momento, los humanos de Terra Prime explotaron en furia y dejaron ver el lado más horrible y cruento de la raza humana, destruyendo sin piedad alguna con poder nuclear desde la órbita planetaria los 15 mundos habitados por los Corizianos uno por uno, no había distinción de estatus, género o edad para la ira humana, billones de Corizianos fueron eliminados en el transcurso de meses, los mundos bombardeados hasta la extinción, los trasbordadores de civiles que escapaban eran destruidos sin parpadear, las estaciones espaciales reducidas a polvo; al destruir los tres principales mundos Corizianos ya se había ganado la guerra; pero no solo querían ganar, querían destrucción, querían exterminio. Los pocos sobrevivientes a dicho genocidio actualmente se encuentran esparcidos como esclavos a lo largo de todas las minas del sector Terrano, asimilaron la tecnología Coriziana casi a la perfección, este fue el inicio de una larga historia de destrucción, conquistas y robo tecnológico.

El encuentro entre la Alianza SOL-Centauri y el primer imperio Terrano (Terra Prime), fue como de costumbre igual a cualquier encuentro donde estuviese incluido el sistema Terra, resumido en una sola palabra “Conflictivo”; la destrucción de la estación espacial cientifica “KEVEK” en Próxima Centauri, marcaría el inicio de un conflicto que duraría casi 200 años, lo que más adelante seria conocido como las guerras Centauri, debido a que la gran mayoría de las batallas tendrían lugar en estos sistemas.

Tras casi 200 años de violentos enfrentamientos y mundos enteros arrasados por la guerra (Se detallará en el capítulo: Las Guerras Centauri), se concluyó en un… “Empate técnico”, la amplia superioridad tecnológica de SOL-Centauri, era compensada con la inmensa superioridad militar de Terra, quienes además de tener un gigantesco ejército propio, tenían también entre sus filas a los diezmados ejércitos de las civilizaciones alienígenas conquistadas durante los últimos siglos; sin embargo, y como principal dificultad para Terra, era casi imposible cubrir una logística tan basta como la necesaria para continuar una guerra a tal escala contra SOL-Centauri por más décadas; ya que ambas civilizaciones se encontraban en extremos opuestos de lo que actualmente seria el dominio Terrano, sin mencionar que aparte de los enfrentamientos contra la alianza SOL-Centauri también se encontraban en guerra con otras civilizaciones alienígenas a la par.

Finalmente, en el año 3222 (Año de la tierra), tras muchos años de diálogos y diplomacia, se firmó el tratado de paz, hermandad y alianza de Nuevo KEVEK, a bordo de la reconstruida estación espacial científica de Nuevo KEVEK en Próxima Centauri, entre el presidente del consejo de la Alianza SOL-Centauri y el Emperador Terrano Vlakarius I – “El Unificador”, hijo de Drakario III – “El Ejecutor”; muchos historiadores y cronistas se preguntan incansablemente ¿Quién habría ganado al final de haberse prolongado la guerra entre estas dos potencias?; Hasta el momento es casi imposible hacer una proyección acertada basado en las circunstancias de la época, quizá la Alianza SOL-Centauri habría terminado siendo una línea más en la lista de conquistas del primer imperio Terrano; sin embargo, otros expertos en la historia de las Guerras Centauri, opinan que definitivamente en un traspié o por cansancio, los humanos de Terra Prime habrían sucumbido a manos de sus propias especies conquistadas, quienes esperaban la menor oportunidad para dar el grito de libertad y devolverles siglos de esclavitud y crueldad; la conclusión es incierta, lo objetivo y real es que en ese preciso momento, nació la Alianza Terrana Unificada, también conocida años más tarde como el Segundo Imperio Terrano; y sí… Era imparable; por una cosa… Una sola y simple cosa, la ambición, una ambición voraz e insaciable, pura y verdadera, la principal habilidad innata en el ardiente corazón de cada ser humano de la galaxia, esta ambición haría que civilización tras civilización fueran cayendo una tras otra bajo su aplastante puño de acero. Especies alienígenas de enemigos, antaño jurados a muerte, ahora aliados unos con otros, con tal de resistir el voraz avance del segundo imperio.

El avance y la ambición sin límites del segundo imperio Terrano era implacable; los enormes cruceros, destructores y acorazados Terranos cursaban el basto dominio imperial con poder y soberanía incuestionada, pocos en el sector podían difícilmente oponerse a tal poder… Pero solo hasta que llegaron al cuadrante ARK; ahí, en los oscuros confines inexplorados de la galaxia, tras siglos luz de vacío galáctico, aguardando en el exilio, un elemento imprevisto en la gran ecuación universal aparecería para cambiarlo todo, sacudiría las bases del mismísimo imperio, la humanidad estaba a punto de conocer a la raza creadora.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Ante todo gracias por tan buenos comentarios, cosas como estas inspiran a seguir escribiendo; "Lo de densidad de agujero negro es un inmenso honor" gracias, y agradecer también la recomendación de Chus, créeme que buscaré "Nacidos de la Bruma", hay pocas cosas que disfrute más en el mundo que leer una buena y densa historia; mi segundo género favorito es Fantasía épica, incluso tengo un relato de 24 capítulos los cuales aun faltan pulir un poquito... Imagino estaré publicándolo al cerrar el Acto I de las crónicas de Arkalia; nuevamente agradecer por tan inspiradores comentarios, espero acompañen la lectura hasta el final, nos vemos en las estrellas.
    Buen prólogo Señor Keen, coincido con el comentario de Paco. La ciencia ficción es un género que disfruté especialmente con la primera trilogía de la Guerra de las Galaxias, Dune, Star Trek,...Ahora me decanto por la fantasía épica. Te recomiendo un autor que descubrí hace unos años y que propone cosas distintas: "Brandon Sanderson". su Trilogía "Nacidos de la Bruma", si te gusta este tipo de literatura, no tiene desperdicio. Saludos amigo.
    El prólogo promete, y mucho: has armado una historia compleja, bien narrada y estructurada, demostrando que posees una gran imaginación creativa y que, sin duda, sientes debilidad por la ciencia ficción. El relato tiene un gran mérito, por su densidad de agujero negro en una página dónde proliferan las efímeras estrellas fugaces. Saludos, Commander, y muchas gracias por molestarte en leer y comentar mi relato.
    En primer lugar agradecerte por tu tan generoso comentario . Te soy sincera no soy muy dada a leer ciencia ficción,pero he leído tu prólogo y primer escrito y he percibido en el mismo un entusiasmo increíble por la forma tan imaginativa en que vas llevando el desarrollo del tema.Te aseguro que casi convences que es real. Te deseo suerte y te auguro gran éxito,sobre todo con lectores jóvenes para quienes estos temas son atrayentes. Saludos.
    Hola ConAdeAnkh, ante todo gracias por tu comentario; estamos casi en las mismas, considero que mi prólogo es bastante malo, te aseguro que los capítulos posteriores son mucho mejores y más articulados; claro, sin duda alguna estaré al tanto con el proseguir de vuestra novela, espero con ansias la próxima entrega; y por favor... No olvides comentar o hacer alguna recomendación sobre los capítulos posteriores, también puedes escribir a mi correo electrónico, es de conocimiento público; nos vemos en las estrellas, éxitos.
    Buenas Comander!! ante todo agradecerte tus consejos sobre mi novella en desarrollo! Me ha sorprendido muchisimo tu primera introducción al mundo que estas imaginando, es realmente un planteamiento interesante sobre los origenes, posibles o no, de la raza humana. El mundo alienigina es inspirador y muy interesante. Seguire tu trabajo sin duda! Sobre mi novella: comparto tu opinion sobre la falta de acción en el primer capitulo y me alegra decirte que estoy trabajando en un prologo para colocarlo antes, son problemS que sugrne a lo largo del proceso de creación, disculpa jajajaja espero poder colgarlo pronto y que sigas conociendo más sobre el mundo que estoy creando. Saludos y hasta pronto!
  • En el año 3512, las civilizaciones humanas de los sistemas SOL, Alfa Centauri y Terra, formaban lo que el universo conocería desde ese momento como el Segundo Imperio Terrano; naciones humanas de diversos mundos, unidos por un único propósito: El dominio de todos y todo cuanto existe en la galaxia; y guiados por una única brújula: La ambición sin límites. Especies, mundos y sistemas completos caían a su implacable paso de conquista... Hasta que llegaron al sector ARK, ahí, en los oscuros confines inexplorados de la galaxia, tras siglos luz de vacío galáctico, aguardando en el exilio, un elemento imprevisto en la gran ecuación universal aparecería para cambiarlo todo, la humanidad estaba a punto de conocer a la raza creadora

    En el año 3512, las civilizaciones humanas de los sistemas SOL, Alfa Centauri y Terra, formaban lo que el universo conocería desde ese momento como el Segundo Imperio Terrano; naciones humanas de diversos mundos, unidos por un único propósito: El dominio de todos y todo cuanto existe en la galaxia; y guiados por una única brújula: La ambición sin límites. Especies, mundos y sistemas completos caían a su implacable paso de conquista... Hasta que llegaron al sector ARK, ahí, en los oscuros confines inexplorados de la galaxia, tras siglos luz de vacío galáctico, aguardando en el exilio, un elemento imprevisto en la gran ecuación universal aparecería para cambiarlo todo, la humanidad estaba a punto de conocer a la raza creadora.

    En el año 3512, las civilizaciones humanas de los sistemas SOL, Alfa Centauri y Terra, formaban lo que el universo conocería desde ese momento como el Segundo Imperio Terrano; naciones humanas de diversos mundos, unidos por un único propósito: El dominio de todos y todo cuanto existe en la galaxia; y guiados por una única brújula: La ambición sin límites. Especies, mundos y sistemas completos caían a su implacable paso de conquista... Hasta que llegaron al sector ARK, ahí, en los oscuros confines inexplorados de la galaxia, tras siglos luz de vacío galáctico, aguardando en el exilio, un elemento imprevisto en la gran ecuación universal aparecería para cambiarlo todo, la humanidad estaba a punto de conocer a la raza creadora.

    En el año 3512, las civilizaciones humanas de los sistemas SOL, Alfa Centauri y Terra, formaban lo que el universo conocería desde ese momento como el Segundo Imperio Terrano; unidos por un único propósito: El dominio de todos y todo cuanto existe en la galaxia; y guiados por una única brújula: La ambición sin límites. Especies, mundos y sistemas completos caían a su implacable paso de conquista; hasta que llegaron al sector ARK, ahí, en los oscuros confines inexplorados de la galaxia, tras siglos luz de vacío galáctico, aguardando en el exilio, un elemento imprevisto en la gran ecuación universal aparecería para cambiarlo todo, la humanidad estaba a punto de conocer a la raza creadora.

    En el año 3512, las civilizaciones humanas de los sistemas SOL, Alfa Centauri y Terra, formaban lo que el universo conocería desde ese momento como el Segundo Imperio Terrano; unidos por un único propósito: El dominio de todos y todo cuanto existe en la galaxia; y guiados por una única brújula: La ambición sin límites. Especies, mundos y sistemas completos caían a su implacable paso de conquista; hasta que llegaron al sector ARK, ahí, en los oscuros confines inexplorados de la galaxia, tras siglos luz de vacío galáctico, aguardando en el exilio, un elemento imprevisto en la gran ecuación universal aparecería para cambiarlo todo, la humanidad estaba a punto de conocer a la raza creadora

    En el año 3512, las civilizaciones humanas de los sistemas SOL, Alfa Centauri y Terra, formaban lo que el universo conocería desde ese momento como el Segundo Imperio Terrano; unidos por un único propósito: El dominio de todos y todo cuanto existe en la galaxia; y guiados por una única brújula: La ambición sin límites. Especies, mundos y sistemas completos caían a su implacable paso de conquista; hasta que llegaron al sector ARK, ahí, en los oscuros confines inexplorados de la galaxia, tras siglos luz de vacío galáctico, aguardando en el exilio, un elemento imprevisto en la gran ecuación universal aparecería para cambiarlo todo, la humanidad estaba a punto de conocer a la raza creadora.

    En el año 3512, las civilizaciones humanas de los sistemas SOL, Alfa Centauri y Terra, formaban lo que el universo conocería desde ese momento como el Segundo Imperio Terrano; unidos por un único propósito: El dominio de todos y todo cuanto existe en la galaxia; y guiados por una única brújula: La ambición sin límites. Especies, mundos y sistemas completos caían a su implacable paso de conquista; hasta que llegaron al sector ARK, ahí, en los oscuros confines inexplorados de la galaxia, tras siglos luz de vacío galáctico, aguardando en el exilio, un elemento imprevisto en la gran ecuación universal aparecería para cambiarlo todo, la humanidad estaba a punto de conocer a la raza creadora.

    En el año 3512, las civilizaciones humanas de los sistemas SOL, Alfa Centauri y Terra, formaban lo que el universo conocería desde ese momento como el Segundo Imperio Terrano; unidos por un único propósito: El dominio de todos y todo cuanto existe en la galaxia; y guiados por una única brújula: La ambición sin límites. Especies, mundos y sistemas completos caían a su implacable paso de conquista; hasta que llegaron al sector ARK, ahí, en los oscuros confines inexplorados de la galaxia, tras siglos luz de vacío galáctico, aguardando en el exilio, un elemento imprevisto en la gran ecuación universal aparecería para cambiarlo todo, la humanidad estaba a punto de conocer a la raza creadora.

    En el año 3512, las civilizaciones humanas de los sistemas SOL, Alfa Centauri y Terra, formaban lo que el universo conocería desde ese momento como el Segundo Imperio Terrano; unidos por un único propósito: El dominio de todos y todo cuanto existe en la galaxia; y guiados por una única brújula: La ambición sin límites. Especies, mundos y sistemas completos caían a su implacable paso de conquista; hasta que llegaron al sector ARK, ahí, en los oscuros confines inexplorados de la galaxia, tras siglos luz de vacío galáctico, aguardando en el exilio, un elemento imprevisto en la gran ecuación universal aparecería para cambiarlo todo, la humanidad estaba a punto de conocer a la raza creadora.

    En el año 3512, las civilizaciones humanas de los sistemas SOL, Alfa Centauri y Terra, formaban lo que el universo conocería desde ese momento como el Segundo Imperio Terrano; unidos por un único propósito: El dominio de todos y todo cuanto existe en la galaxia; y guiados por una única brújula: La ambición sin límites. Especies, mundos y sistemas completos caían a su implacable paso de conquista; hasta que llegaron al sector ARK, ahí, en los oscuros confines inexplorados de la galaxia, tras siglos luz de vacío galáctico, aguardando en el exilio, un elemento imprevisto en la gran ecuación universal aparecería para cambiarlo todo, la humanidad estaba a punto de conocer a la raza creadora.

Estimados lectores. No tengo mucho que decir sobre mi, pero si sobre mis relatos; bueno, mi relato, ya que es un único relato programado para ser publicado en 21 capítulos aprox el primer tomo; serán 3 tomos en total, publicaré uno cada semana en mis posibilidades, y terminaré de publicarlos así nadie los lea, jejeje. También puedes encontrarme en Wattpad bajo el mismo apodo, pero no se porque no aparecen mis relatos en el buscador, es raro,si alguien sabe, agradecería me enseñe a publicitarios adecuadamente. Cierto... Si te gustaron no olvides por favor comentar y calificar, y si deseas info adicional o tienes alguna sugerencia para los siguientes capítulos, puedes escribir a mi correo: Tiny_Tosh@hotmail.com Espero me acompañes en esta aventura hasta el final, nos vemos.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta