cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

38 min
Las crónicas de Arkalia: Los orígenes del universo - Capítulo 10: La Bestia
Ciencia Ficción |
11.06.19
  • 4
  • 1
  • 225
Sinopsis

En el año 3512, las civilizaciones humanas de los sistemas SOL, Alfa Centauri y Terra, formaban lo que el universo conocería desde ese momento como el Segundo Imperio Terrano; naciones humanas de diversos mundos, unidos por un único propósito: El dominio de todos y todo cuanto existe en la galaxia; y guiados por una única brújula: La ambición sin límites. Especies, mundos y sistemas completos caían a su implacable paso de conquista... Hasta que llegaron al sector ARK, ahí, en los oscuros confines inexplorados de la galaxia, tras siglos luz de vacío galáctico, aguardando en el exilio, un elemento imprevisto en la gran ecuación universal aparecería para cambiarlo todo, la humanidad estaba a punto de conocer a la raza creadora

IMPORTANTE: Si no has leido los capítulos anteriores, te recomiendo a título personal leer desde el primero para lograr una mejor comprensión del panorama actual y de la historia; si eres un amante de la ciencia ficción, la acción y la fantasia; prometo no decepcionarte.

 

CAPÍTULO 10:

LA BESTIA.

 

Se encontraba cabizbajo y con los ojos cerrados, tal y como le habían ordenado permanecer; era un tipo enorme, robusto y de apariencia sumamente ruda; debía pasar los dos metros de estatura con facilidad, su ancho cuello casi no podía verse, debido al pesado grillete magnético de duranio que tenía alrededor de este, sus gruesos y fibrosos brazos parecían más los de un guerrero fulgoriano que los de un humano, su cabellera era inexistente, llevaba la barba al ras en su enorme y cuadrada barbilla; no abriría la boca ni aunque le apuntaran con un fusil laser en medio de los ojos; las misteriosas audio-cartas que había recibido en prisión durante las últimas semanas le prometían su libertad si obedecía ciegamente lo que se le ordenaba… Callarse. Tenía la típica ropa color naranja de prisionero, portaba en las muñecas y tobillos otros enormes y gruesos grilletes magnéticos similares al que tenía en el cuello; porque en el fondo, muy en el fondo, todo el mundo era consciente de las atrocidades que era capaz de cometer, todo el mundo conocía muy bien su oscuro y horrendo pasado, era, sin dudas… Un verdadero monstruo.

Sus ojos permanecían cerrados, sus pies descalzos permanecieron firmes sobre el frio y fino suelo de mármoleum, su concentración era máxima; los incontables insultos, blasfemias y amenazas provenientes de la enfurecida multitud a sus espaldas simplemente rebotaban en su mente; seguramente gente dolida y familiares o amigos de algunas de sus víctimas, daba igual… Solo debía controlarse, controlar sus instintos, pero sobretodo… Guardar absoluto silencio.

Se encontraba en medio de la decimosexta sala suprema de justicia, en el corazón de Terra Prime; una elegantísima sala que más que un juzgado parecía un verdadero santuario a la justicia, de serios tonos blancos y negros, con trazos dorados; el acusado se encontraba de pie, sobre una superficie circular de marmoleum blanco con bordes dorados, el resto del suelo daba la impresión de un enorme y lustroso tablero de ajedrez; la mueblería era en su totalidad de la más fina madera, traída de las colonias más lejanas de próxima centauri; los altísimos y blancos muros, adornados en su totalidad por enormes y finas cortinas blancas y negras, así como por gigantescos cuadros de ángeles y arcángeles con gruesos marcos en pan de oro; el alto techo, con una gigantesca y hermosa cúpula central de un fino pero resistente material similar al cristal; y para finalizar, el altísimo estrado del juez y el jurado, hechos en su totalidad de la más fina y labrada madera, con chapas y grapas doradas en los bordes y esquinas, daba una imponente impresión de superioridad absoluta a las autoridades que dirigirían el juicio, quienes tenían a su respaldo, una gigantesca estatua de mármol, de unos quince metros de altura aproximadamente, que representaba a la mujer de ojos vendados con la balanza en una mano y la espada en la otra, símbolo supremo de la justicia, adoptada por el imperio hace siglos de la cultura en el sistema SOL. 

De pronto, se oyó el sonido de unas enormes campanas por todo lo alto, la bulliciosa multitud guardó silencio absoluto; un oficial de elegantes prendas se ubicó frente al estrado principal mirando hacia el acusado y la multitud; luego, con voz firme y castrense:

“!Atención!... Se dará inicio al juicio del acusado Gerard Crox Legrass, por el cargo de: Asesinato del oficial Jonas Merlotti; se advierte que este es un juicio de clase R, por lo cual está terminantemente prohibido el uso de cualquier dispositivo eléctrico, bajo pena efectiva de no menos de cinco años de prisión… Hacen su ingreso los honorables miembros del jurado”

En ese momento, un grupo de doce personas hacen su ingreso a la sala por la puerta posterior, todos vestidos con elegantes túnicas y máscaras blancas de porcelanato con rostros angelicales; era un espectáculo entre ceremonial y escalofriante, lentamente se van ubicando en el estrado a la derecha de la sala.

“¡Atención!” – Vuelve a exponer el oficial- “Hace su ingreso a la sala, el excelentísimo Juez sin rostro de la decimosexta sala suprema de justicia imperial” La puerta posterior vuelve a abrirse, la multitud, los oficiales de seguridad y los abogados colocan con fuerza su puño en el corazón en señal de solemne respeto. Ingresa a la sala un hombre bastante alto, de paso firme y castrense, sosteniendo un martillo de acero en su mano derecha, estaba vestido con un elegantísimo sastre militar negro con gris, portaba además una capa con capucha color negra, y en su rostro, ostentaba una máscara dorada que representaba a un anciano de barba, similar a las utilizadas en el teatro griego.

El sepulcral silencio imperaba en la decimosexta sala suprema de justicia ante la presencia del supremo juez sin rostro, no era de más, la palabra de un supremo juez era prácticamente la representación de la palabra misma del emperador; sus órdenes y designios no podían ser negados o contradichos, prácticamente tenían el poder para apresar, sancionar y hasta ejecutar bajo su criterio y voluntad, eran sin dudas, las máximas autoridades de justicia en los miles de sistemas gobernados por el Imperio Terrano.

  • (Juez sin rostro): - La máscara modificaba su voz, haciéndola más grave y profunda- Se da inicio a la sesión de justicia: La fiscalía imperial de Terra Prime contra el acusado Gerard Crox Legrass, por el cargo de asesinato premeditado a la persona antes conocida como Jonas Merlotti; abogados, pasen al frente. – Inmediatamente los dos abogados pasaron a ubicarse frente al estrado del juez-
  • (Abogado1): Su señoría, soy el Fiscal encargado del caso, el Sr. Oliver D´Saure.
  • (Abogado2): Su señoría, soy el abogado defensor, el Sr. Franz McField.
  • (Juez sin rostro): - Desactivando el micrófono- Señores, quiero las cosas directas, puntuales y precisas, guardemos la compostura y actuemos como los profesionales que somos, ¿Entendido?
  • (Fiscal): Por supuesto su señoría.
  • (Defensor): Así será, su señoría.
  • (Juez sin rostro): - Asiente lentamente- Bien, pueden regresar a sus lugares.

Los abogados regresaron a sus respectivos lugares, el abogado defensor a la derecha de la sala, y el fiscal a la izquierda de esta; la multitud permanecía atenta y en silencio; el acusado permanecía de pie, inmutable, aun cabizbajo y con los ojos cerrados; entonces, la mirada del supremo Juez sin rostro se posó sobre el acusado.

  • (Juez sin rosto): - Mirando al acusado- Señor Crox, levante la mirada y abra los ojos; el juicio que decidirá el resto de su vida está por comenzar.
  • (Defensor): - Levantando la mano- Su señoría.
  • (Juez sin rostro): ¿Su cliente tiene algún problema?
  • (Defensor): A decir verdad, sí su señoría…  Solicito permiso para acercarme.

El supremo juez sin rostro apaga nuevamente el micrófono y hace una señal con la mano al abogado defensor para que se acerque; este, se acerca rápidamente al estrado mayor portando un documento en sus manos.

  • (Defensor): Su señoría, tenga esto por favor.
  • (Juez sin rostro): - Abre el documento- Ya veo… Aquí dice que su cliente fue atacado en prisión horas antes de venir hacia acá… Informe médico, hemorragia conjuntival, fotofobia, daño en la segunda y tercera vértebra cervical, poli traumas en tórax y espalda.
  • (Defensor): Así es su señoría, mi cliente no tolera la intensa luz de esta sala, además tiene daños a nivel del cuello y la laringe; sin mencionar sus niveles de radiación antes de salir, eran prácticamente mortales.
  • (Juez sin rostro): - Volviendo a encender el micrófono- Señor Crox, ¿Puede usted oírme? ¿Puede usted entenderme?
  • (Crox): - Asiente lentamente con la cabeza- …
  • (Defensor): Mi cliente puede oírlo a la perfección su señoría, sus oídos están intactos.
  • (Juez sin rostro): Bien, tras haber presentado este informe médico sobre la condición actual del acusado, con eso bastará… Puede regresar a su lugar abogado.
  • (Defensor): - Haciendo una venia con el puño sobre el pecho- Muchas gracias su señoría. – Se retira a su lugar-
  • (Juez sin rostro): Señor Crox, ¿Tiene algo que decir antes de dar inicio a este juicio?... Puede hacerlo a través de su abogado si así lo requiere.
  • (Crox): - Niega con la cabeza- …
  • (Juez sin rostro): - Da un par de fuertes golpes con su martillo de acero- Entonces así será, damos inicio a la exposición de la fiscalía; señor fiscal, pase al frente a exponer su caso.

El fiscal pasó al frente de la sala, y tras saludar muy cordialmente a las autoridades presentes, así como a la audiencia, empezó lo que sería su magistral exposición del caso. Comenzó dando una descripción de casi quince minutos sobre los antecedentes criminales del señor Crox, detallando en los casos más crueles, violentos y sangrientos; luego dio paso a explicar los latentes peligros de dejar suelto en la sociedad a un criminal como el acusado, dando ejemplo de anteriores casos en los que un claro criminal era dejado en libertad por tecnicismos, solo para luego poder mencionar las atrocidades cometidas días después por el liberado, argumentando en tono firme y solemne…

“Señores del jurado… Por favor, no vean esto como un simple juicio, porque más que un juicio es una oportunidad, ¡Esta es nuestra oportunidad! ¡Es la oportunidad del pueblo de Terra Prime para hacer lo correcto!... La galaxia entera… Trillones de personas nos están observando en este preciso momento, es hora de decirle al universo, que NO TOLERAREMOS UN ACTO MÁS, ayúdenme a grítales ¡NO MÁS! Al crimen, ¡NO MÁS! A la crueldad, al robo, al asesinato, pero sobretodo… A la impunidad. Señores del jurado… Si dejamos en libertad a este hombre, si es que aún se le puede llamar así… Todas… Todas las atrocidades que cometa, toda la sangre que derrame a partir de ahora… Quedará en nuestras manos”

La exquisita y elegante exposición del fiscal duró aproximadamente cuarenta minutos, fue dura, directa, apasionante, implacable e inmaculada, finalmente en sus últimas palabras…

“Su señoría, honorables miembros del jurado, pueblo de Terra Prime, habiendo expuesto lo citado minutos anteriores, terminaré mi exposición con un último argumento… Muchos de nosotros, y me incluyo, nos llenamos la boca con palabras día a día, diciéndonos frente al espejo que trabajamos muy duro, día a día, para dejar un mejor mundo a nuestros hijos, un mundo más justo, un mundo más seguro… Dejemos de llenarnos la boca con palabras, ¡Es hora de demostrarlo con hechos, con decisiones! – Señala directamente al acusado- ¡Tomemos la decisión correcta! Coloquemos a este hombre en donde pertenece, con los criminales de su propia calaña, lejos de nuestros hogares, lejos de nuestros hijos… ¿Queremos construir un mundo más seguro para los que amamos? Pues eso inicia aquí y ahora. Es todo, gracias”

La magistral exposición culminó entre aplausos, fotos y la figura del fiscal retornando a su respectiva posición; sería sin dudas un duelo entre titanes, la valla había sido colocada en una posición muy alta para su contraparte; había llegado la hora de la defensa de exponer su caso.

El supremo juez sin rostro indica al abogado defensor que había llegado su turno de exponer el caso. Ahora, la figura de un hombre joven y rubio en un elegantísimo traje color gris ocupa el medio del gran salón, sus ojos reflejaban confianza y serenidad.

“Su señoría, honorables miembros del jurado, pueblo de Terra Prime aquí presente; ante todo me gustaría agradecer por su tiempo y diligencia al estar reunidos en esta sala de justicia; JUSTICIA, esa palabra tiene un especial significado el día de hoy; quiero mencionar que las palabras del señor Fiscal durante su exposición fueron sin dudas bastante profundas, y seguramente del agrado de la mayoría; personalmente diré que me impactaron; sin embargo, mi parte favorita del discurso anteriormente expuesto fue la final; un mundo más justo para nuestros hijos… Un hermoso sueño sin dudas, para el que todos trabajamos muy duro tal y como lo expuso la fiscalía. Díganme señores, ¿Qué futuro habrá para el mundo, para nuestros hijos, si no respetamos las leyes?... LEYES, que sirvieron y sirven de cimento para soportar las bases de esta gran nación y de este glorioso imperio. LEYES que nosotros, nuestros padres y los padres de estos crearon, leyes que sirven de manera protocolar y categórica para garantizar lo que llamamos JUSTICIA”

“Ahora, mi cliente, el señor Crox, ¿Violo esas leyes en el pasado?... Sí, efectivamente lo hizo. Fue acusado, detenido, juzgado y encontrado culpable de horribles crímenes es verdad; la fiscalía pasó la mitad de su discurso mencionando las horribles cosas que mi cliente hizo en el pasado, Pero… ¿Saben qué?... Este juicio NO ESTA para juzgar su pasado, estamos aquí reunidos para juzgar la culpabilidad o no de mi cliente en el asesinato del Sr. Jonas Merlotti, puntualmente eso. Podrán decir que sus antecedentes lo condenan, podrán decir que es un horrible ser humano, ¿Pero saben otra cosa? Mi cliente recibió todo el peso de la ley y CUMPLIÓ SU CONDENA, pagó sus penas con creces, el señor Crox –Señala al prisionero- fue enviado al mismísimo infierno a morir, la estación prisión de Corius IV, un campo de la muerte, un lugar… Con sobrevivencia de 0% en los últimos cien años, obligado a trabajar de manera horrible e inhumana recibiendo torturas, quemaduras y radiación a límites letales hasta el final de sus trágicos días; él viene de ese oscuro lugar, un infierno, donde ha permanecido trabajando arduamente día a día para el imperio los últimos diez años; ¡Bajo UNA PROMESA!, una única promesa que se encuentra en nuestras propias leyes… Libertad”

La defensa prosiguió explicando de manera magistral los múltiples daños recibidos, los intentos de asesinato y los informes médicos de los últimos años, donde se describía la serie de brutalidades a las que había sido sometido el cuerpo del acusado, para finalizar…

“Para finalizar, no entraré en temas subjetivos ni suposiciones tal y como lo hizo la fiscalía, - Levanta un documento en su mano- les leeré el informe de los investigadores y los peritos en el caso del asesinato del Señor Merlotti, dice así: El día 22 de Julio a las 19:30 horas los internos del sector 14A abandonaron las instalaciones de la planta de reciclaje de dicho sector al finalizar su turno laboral, TODOS MENOS EL SEÑOR GERARD CROX, quien por las cámaras de seguridad se corrobora se encontraba en los servicios higiénicos a dicha hora. A las 19:32 horas, ocurrió una baja de electricidad en todo el sector 14A, los últimos instantes filman al Señor Merlotti patrullando la zona del puente en la planta de reciclaje. A las 19:39 horas las cámaras de seguridad vuelven a funcionar, no se encuentra al Señor Merlotti a la vista de ninguna de las siete cámaras de seguridad, luego, lo identifican (Muerto) en el interior de uno de los tanques de residuos químicos bajo el puente. A las 19:40 horas las cámaras de seguridad filman al Sr. Crox, salir de los servicios higiénicos, marcar su salida y dirigirse al área de las celdas. CONCLUSIÓN DE LA INVESTIGACIÓN: Tanto los investigares como los peritos de laboratorio NO HAN ENCONTRADO pruebas sustanciales de pelea, agresión o presencia de una segunda persona en el área del puente de la planta de reciclaje a dicha hora, se asume, que el fallecido cayó al tanque de residuos al encontrarse en total oscuridad y al encontrar residuos de alcohol en sus restos durante la necropsia de ley realizada por los peritos de laboratorio, a lo que se presume un accidente laboral”

“Esto señores, son datos objetivos de expertos; no son suposiciones, ni prejuicios, ni subjetividades, ¡Son hechos!... Muchos pensarán que mi cliente merecía pasar por el infierno en Corius IV al que se le envió a morir, Y… ¿Quién sabe?... Probablemente sí lo merecía, pero eso ya no importa ahora… Merecido o inmerecido, el hombre PAGÓ SUS CULPAS, realizó los trabajos forzados tal y como lo estipulaba la ley de conscripción 142352-Beta08, diez años de trabajos forzados en la superficie de un planeta Clase R y… Recibes el indulto del emperador; ¡ESA PROMESA!, esa ÚNICA promesa hecha ley, fue lo que mantuvo a este hombre vivo y de pie los últimos diez años, y ahora… ¿Queremos mandarlo de regreso al infierno por “suposiciones” por “quizases” sin pruebas?...  ¿Por sus antecedentes criminales, los cuales ya pagó?... ¿Ignoraremos las leyes… O las cumpliremos?... Excelentísimo Juez, honorables miembros del jurado, pueblo de Terra prime, yo no voy a levantar el grito de protesta ante los crimines cometidos en el universo, ni les diré que mi cliente es una mansa paloma, no lo haré; solo les pediré con humildad una cosa muy simple… Cumplamos nuestras leyes, ya que, sin ellas, el futuro del que tanto hablamos, no existe”.

Ante la sorpresa de muchos se oyeron algunos aplausos entre la multitud al finalizar el discurso de la defensa; la media hora de discurso del abogado defensor se resumía en: “No tienen pruebas de su culpabilidad, y tengo el testimonio de los peritos y los investigadores de mi lado, cumplamos lo que dice la ley”.

El supremo juez sin rostro indica que la parte del interrogatorio al acusado hecha por los abogados deberá ser anulada debido a las condiciones médicas del acusado en cuestión; sin embargo, dará la oportunidad a la fiscalía de realizar preguntas a la defensa.

  • (Juez sin rostro): Señor fiscal, ¿Desea Ud realizar el interrogatorio correspondiente a la defensa en representación del acusado?
  • (Fiscal): Sí, su señoría.
  • (Juez sin rostro): Proceda entonces.
  • (Fiscal): Señor abogado de la defensa, ¿Hace exactamente quince años, el dos de marzo; su defendido atacó, agredió y ejecutó fríamente a un trabajador de una planta de residuos, lanzándolo desde un segundo piso a al interior de una máquina trituradora? ¿Es cierto eso?... ¿No le parece… Algo similar a este caso?
  • (Defensa): Mi cliente sostuvo que se trató de una pelea, sus huellas estaban en la escena del crimen donde además existían indicios de violencia; caso muy diferente al actual.
  • (Fiscal): ¿Pelea?... La víctima media 1,68m ¿Cuánto mide su defendido tres metros? – Sonríe sarcásticamente-
  • (Defensa): Solo expongo objetivamente lo que mi defendido declaró hace quince años. ¿Por qué son tan importantes sus antecedentes? ¿Acaso la fiscalía no tiene más de dónde morder?
  • (Fiscal): ¿Niega acaso que su cliente asesinó a ese hombre?
  • (Defensa): ¡Objeción su señoría! Irrelevante.
  • (Juez sin rostro): No ha lugar… Conteste la pregunta.
  • (Defensa): No puedo asegurar si se trató de un asesinato premeditado o un accidente, pero si puedo asegurar que mi cliente fue encontrado culpable de asesinato aquella vez, con pruebas que lo señalaban a diferencia del caso actual, y que, además, pagó las penas que la ley le impuso.
  • (Fiscal): Ahora… Quiere que creamos, que la única persona, que el ÚNICO testigo que declararía en contra de su libertad, que el Señor Jonas Merlotti, quien había caminado por el puente de esa planta MILES de veces… ¿De repente solo se cayó?... ¿Justo en el tanque de residuos químicos? ¡Es más!... Por una baranda triple hecha de acero, de más de metro treinta de altura, ¿Eso le pide al pueblo de Terra Prime que crea?
  • (Defensa): Señor fiscal, ¿Desea que le lea el reporte de los investigadores y los peritos nuevamente?... No le pido a nadie que crea o suponga cosas, les pido que creamos en los hechos, y que no envíen a un hombre a su muerte sin una sola prueba.
  • (Fiscal): - Levantando la voz- ¡Eran los únicos que estaban ahí en ese preciso momento!... Testigo y acusado, ¡¿Quién más pudo ser?!
  • (Defensa): ¡Objeción su señoría!... Circunstancial.
  • (Juez sin rostro): - Señala a la defensa- Ha lugar.
  • (Fiscal): Señores… Es un asesino consumado, ¡Ha asesinado a decenas!... ¡Hombres, mujeres, niños!... ¡Por Dios!
  • (Defensa): - Levantando la voz- ¡Y pagó el castigo por cada uno de esos actos según lo dicta la ley!
  • (Fiscal): - Señalando al acusado- ¡No!, claro que no… ¡Es un monstruo! – La multitud comienza a enervarse-
  • (Juez sin rostro): - Golpea dos veces con el martillo- ¡Señores orden!... Tanto la fiscalía como la defensa han expuesto el caso respectivamente, ahora… Esta corte pasará a deliberar.

Tanto el supremo juez sin rostro como los miembros del jurado se ponen de pie y proceden a retirarse a deliberar por la puerta posterior; los abogados toman asiento en sus respectivos lugares, la batalla legal estaba en su fase final.

Gerard Crox Legrass, o como le llamaban en los oscuros y peligrosos sistemas de la periferia imperial Terrana: “Crox, La Bestia”, permanecía de pie e inmutable en medio de la sala de justicia, aún cabizbajo y con los ojos cerrados; no debía decir una sola palabra, no debía mover un solo músculo de no ser en extremo necesario, eso era lo que le decían las misteriosas audio-cartas que le entregaban mensualmente, la desconocida persona que las grababa, había demostrado tener una conexión y un poder casi absoluto en la prisión, prometía libertad, a un solo precio… Obediencia ciega; la última de estas, ordenaba el asesinato del guardia Jonas Merlotti al detalle, quien hasta ese momento ni el mismo Gerard Crox sabía que atestiguaría contra él.

Los minutos parecían eternos, por unos instantes y en medio del incesante murmullo de la audiencia, Gerard volvió mentalmente a su antigua vida, invadido por los recuerdos… Había pasado los últimos diez años recolectando Viranium en la agresiva y letal superficie de Corius IV, cuya estación/colonia minera de la MTR-Minerals Company destruida hace casi doscientos años en un ataque Fullgoriano, ahora se había convertido en una Estación/Prisión del imperio de categoría 4 (Campos de muerte); todos los “tripulantes” a excepción de los guardias y el alcaide, eran prisioneros condenados a muerte, pero no prisioneros cualquiera, eran lo peor de lo peor, la más sucia escoria entre la escoria de todo el universo terrano, solo lo más bajo, insano, enfermizo e inmundo de la sub-sociedad terrana era enviado a morir a una prisión minera imperial como Corius IV, cuya esperanza de vida a los diez años era del 0% hasta la fecha; sin embargo, la excepción de esta hasta ahora inmutable regla de muerte segura había surgido, y se llamaba Gerard Crox, había sobrevivido por diez malditos años a la recolección de minerales en la mortal superficie de aquel lejano, volcánico y olvidado planeta categoría R; ahora, una antigua ley de conscripción y trabajos forzados casi olvidada pero aún vigente estaba a punto de liberarlo de todo cargo, podía sentirlo, cada vez más… Su libertad estaba cerca.

El incesante bullicio de la multitud guarda silencio, un ambiente casi sepulcral se apodera de la opulenta sala de justicia; como por arte de magia el silencio absoluto sacó a Crox de sus recuerdos; el supremo juez sin rostro y los jurados regresan a sus respectivos lugares; la tensión podía sentirse en el aire… Tanto el público presente como la prensa de miles de sistemas imperiales se encontraban a la máxima expectativa.

  • (Juez sin rostro): - Da un par de golpes con su martillo de acero- Se retoma el juicio, esta corte ha deliberado. – Suspira levemente- El décimo sexto juzgado supremo de Terra Prime, en representación de su majestad imperial y por la voluntad general del pueblo Terrano, declara al acusado Gerard Crox Legrass por los cargos de: Asesinatos en segundo y tercer grado, extorción, robo, robo agravado, destrucción de la propiedad pública, violencia pública, secuestro, crímenes contra la humanidad; y bajo las penas de: Ocho cadenas perpetuas y seis penas de muerte… Absuelto de todos los cargos. – La indignación de la fiscalía y la audiencia eran notorias- Bajo lo sustentado en la Ley 142352-Beta08, ley de Conscripción y trabajos forzados, el hasta ahora acusado, Gerard Crox Legrass ha cumplido el periodo estipulado de diez años de trabajos forzados en la mortal superficie de Corius IV, habiendo servido al imperio en la peligrosa labor y al no encontrarse pruebas contundentes que lo acusen directamente de resientes crímenes ni del asesinato del Sr. Merlotti, su deuda con la sociedad ha sido saldada, sus crímenes contra la humanidad y otras especies han sido perdonados; Señor Crox, la sociedad y el imperio le han dado una nueva oportunidad, no la desperdicie… Y que el Dios en el que crea, se apiade de su alma. – Da un nuevo golpe con su martillo de acero- Esta corte ha concluido, pueden retirarse.

Estaba hecho; la frenética multitud y la prensa enloquecen mientras los miembros del jurado y el Juez Supremo se retiraban de sus respectivos puestos; los agudos oídos de Gerard Crox llegaban a oír la indignación, los gritos y el llanto de la efervescente multitud que era contenida por los guardias imperiales; la parte fácil había pasado, ahora… Tocaba la difícil parte de pagar el favor hecho por sus misteriosos “Benefactores”, así se hacían llamar; siente como sus pesados grilletes magnéticos se abren y caen al suelo, un alivio muy esperado… “!Mierda!... Ya era hora” – Pensaba-, da un profundo suspiro, finalmente levanta la mirada y abre los ojos; sus ojos eran verdes, rodeados por unas escleras totalmente rojas e inyectadas de sangre, esto, al igual que la pérdida de su cabello y lo grueso de su piel, eran a causa de las inmensas cantidades de radiación que había tenido que soportar durante años en la mortal superficie de Corius IV; nota a alguien de pie a su derecha, era su abogado defensor.

  • (Crox): - Con voz gruesa y algo ronca- ¿Ya puedo irme?
  • (Defensor): - Sonríe- Por supuesto, eres ahora un hombre libre y... Mis merecidos honorarios ya han sido pagados. – Se acerca el Fiscal-
  • (Fiscal): - En tono sarcástico- ¡Hey Franz!... Dime, ¿Cómo duermes por las noches?
  • (Defensor): - Sonríe burlonamente- Mi querido Oliver. ¿Qué cómo duermo?... Pues, plácidamente, en una cama King Size y rodeado por dos hermosas mujeres, ¿Y tú?
  • (Fiscal): Con la conciencia tranquila… ¡Y tú! Monstruo – Mirando a Crox- Veo que sabias hablar después de todo… Ya veras, volverás a tu jaula en menos de un mes, no escaparas de la justicia. – Se aleja-
  • (Defensa): - Sonríe- No le hagas caso, es un mal perdedor.
  • (Crox): Bien, me largo de aquí.
  • (Defensor): Espere un segundo señor Crox… Hay alguien que quiere verle antes. – Indica con un gesto hacia la puerta lateral, donde un misterioso hombre de lentes rojos y gabardina negra se encontraba de pie-
  • (Crox): ¿Quién demonios es?
  • (Defensores): Digamos que… Es uno de los interesados en su libertad Sr. Crox, y además... Quien paga mis generosamente altos honorarios.
  • (Crox): - Suspira profundamente- Entiendo.

El enorme ex-prisionero caminaba lentamente hacia la salida de la puerta lateral, alejado de la bulliciosa multitud y la hostigante prensa, entre incesantes gritos, insultos y amenazas de todo tipo. En el umbral, lo esperaba aquel misterioso hombre; da un par de pasos más, examino a aquel hombre de pies a cabeza; sin duda tenía algo que ver con las misteriosas audio-cartas de prisión; era de tez blanca, estatura media, usaba unos extraños lentes rojos de lunas circulares, un sombrero negro de ala ancha, una gabardina de cuero negro que cubría su cuerpo casi por completo y unos guantes del mismo material; portaba un elegante bastón en una de sus manos y un portafolios negro en la otra; pero lo más extraño de todo, aparentaba tener más de cincuenta años.

Era muy extraño ver a alguien con una apariencia tan avanzada, más del 99.9% de la población terrana era sometida a un proceso que detenía su edad aparente entre los 18 y 25 años; solo algunas pocas y casi extintas religiones prohibían el uso de esa tecnología en sus devotos, el común denominador de la gente pensaría que aquel hombre de gabardina negra pertenecería a alguna de esas extrañas religiones, estaban muy equivocados.

  • (Crox): - Pasando junto al misterioso hombre- ¿Eres tú el que firma con la B?
  • (Hombre misterioso): - Asiente con la cabeza- La “B” de benefactor, sígueme.
  • (Crox): - Caminando junto al hombre- ¿A dónde vamos?
  • (Hombre misterioso): Aquí no, vamos al transbordador. – Indica con un gesto un elegante y pequeño transbordador negro aislado del resto-
  • (Crox): Te sigo.

La puerta lateral de la sala de justicia, desembocaba a una especie de bahía de transbordadores exclusiva para altos funcionarios del imperio y visitas importantes; Crox camina junto al misterioso hombre en silencio rumbo al lujoso transbordador indicado, al llegar, la puerta de este se abre automáticamente, ingresan.

  • (Piloto): - Se pone de pie- ¡Señor!... Cabina magnetizada, señor.
  • (Hombre misterioso): Bien, ahora nadie puede oírnos señor Crox, hablemos. – Sonríe levemente-
  • (Crox): ¿Quién eres?
  • (Hombre misterioso): Agente especial Cromwell, Sección 101 – Servicio secreto de inteligencia Terrana.
  • (Crox): ¿Sección 101?… Eso es un mito.
  • (Hombre misterioso): No nos importa lo que creas; a partir de ahora trabajaras para nosotros.
  • (Crox): Ja… ¿Y si me niego?
  • (Cromwell): Pues… Te mandaríamos de vuela a prisión, pero… ¿Por qué te negarías?
  • (Crox): El negarme o no depende del trabajo… ¿Qué quieren que haga?
  • (Cromwell): - Sonríe con cierta malicia- ¿Qué más harías muchacho?... Lo que mejor sabes hacer, asesinar… Solo que, ahora asesinaras a los enemigos del imperio, ya sabes… A los tipos malos.
  • (Crox): ¿En serio?
  • (Cromwell): Además, recibirías un muy generoso sueldo por matar que es lo tuyo, y lo más importante… Los asesinatos serían legales.
  • (Crox): Si de verdad existen y son la sección 101, deben tener cientos de asesinos profesionales, ¿Por qué yo?
  • (Cromwell): No te mentiré chico, eres especial, tenemos el completo de tu expediente médico; durante los últimos años has recibido ocho puñaladas en órganos vitales, catorce huesos rotos, has sido expuesto a radiación superando seis veces la dosis letal en múltiples ocasiones, fuiste infectado por el brote de la plaga Broxleana en prisión, donde los otros 2172 tripulantes de tu sección murieron de forma horrible… Todos, menos tú; es más… Tus últimas radioimágenes médicas no muestran un solo hueso roto, ni un solo órgano que no esté intacto, a excepción de tu insignificante hemorragia ocular, tu cuerpo está en perfecto estado.
  • (Crox): Tuve suerte.
  • (Cromwell): - Cortante- ¡La suerte no existe!... Con tu ayuda, el entrenamiento, las modificaciones y el equipamiento adecuado, seremos imparables.
  • (Crox): Bien… Me interesa, quiero ver más.
  • (Cromwell): Sabia decisión muchacho.
  • (Crox): - Sonríe levemente- Así que ahora jugaré con los chicos buenos ¿No?; Je… interesante.
  • (Cromwell): Así es muchacho, bienvenido al club de los chicos buenos. - Sonríe con malicia y brillo en los ojos-

El moderno transbordador abandona velozmente la órbita de Terra Prime, el panorama en su conjunto era verdaderamente gris y poco acogedor, observar Terra Prime desde la órbita era ver un inmenso, grisáceo y contaminado cielo, cubrir un atestado manto de rascacielos metalizados que a lo lejos daban la impresión de infinitas agujas de metal clavadas en grisáceo planeta, un planeta en constante sufrimiento, enfermo, moribundo y en el cual ya no cabía un solo alfiler más; la enorme cantidad de viejos satélites, decrepitas estaciones y vehículos espaciales de todas las clases era totalmente abrumadora, ciento de miles de vehículos entraban y salían de Terra Prime a cada minuto; enormes cúmulos de basura espacial flotaban a lo largo de todo el camino te dirijas a donde te dirijas, algunas naves carroñeras buscaban entre los túmulos de basura espacial dispersándola aún más.

Al abandonar el pandemónium orbital de Terra Prime, el agente Cromwell ordena al piloto verificar la ausencia de sensores o naves cercanas; luego, fijar rumbo a velocidad máxima hacia la estación UE-505, una estación exclusiva del Servicio Secreto Imperial, la cual naturalmente no aparecía en ningún mapa de navegación. El viaje duraría alrededor de dos días, el agente Cromwell ordena al piloto iniciar el modo hibernación en la cabina del transbordador, la temperatura y condiciones de la cabina disminuirían, así como los niveles de oxígeno; incrementando el dióxido de carbono y liberando una sustancia inducidora del sueño profundo, un método Terrano similar a la criogenia, utilizado por el imperio para los viajes de mediana distancia.

 

Dos días después… En algún lugar del espacio.

Estación espacial: UE-505 (Ubicación desconocida)

Unidad Ejecutora del Servicio Secreto Imperial Terrano

 

El pequeño transbordador se encontraba en la amplia y moderna bahía de transbordadores de la estación espacial; la puerta lateral del vehículo se abre, dos oficiales del servicio secreto esperaban a la salida de esta; la figura del agente especial Cromwell aparece sonriente en el umbral de aquella puerta, con un gesto de su mano saluda a los oficiales que esperaban abajo; estos, tenían un uniforme similar al de Cromwell, pero en color beige.

  • (Cromwell): Muchachos, que gusto verlos. – Sonríe-
  • (Agente1): Señor, el gusto es nuestro. ¿Trajo al objetivo con usted?
  • (Cromwell): Sí, claro… Está durmiendo plácidamente como un angelito – Señala al interior del transbordador-, le inyecte dos dosis de Droxalpan durante el viaje, no despertará en al menos ocho horas más.
  • (Agente2): ¿Cuáles son sus órdenes, señor?
  • (Cromwell): Despierten al piloto, y lleven a nuestro gigantesco amigo a la cámara de seguridad 23B, que esté totalmente amoblada con comodidades; el individuo es de prioridad Alfa1, no debe sentirse un prisionero, lo necesitamos con vida a cualquier costo; sus genes esconden en su interior un sinfín de tesoros y secretos que garantizarán la supremacía final de nuestro imperio. ¿Está claro?
  • (Agentes1y2): - Al unísono- ¡Señor, sí señor!
  • (Cromwell): Bien, notifíquenme apenas despierte.
  • (Agente1): Señor, el alto mando solicitó que se le informase minutos antes de su llegada, lo esperan en la Holo-cubierta número dos.
  • (Cromwell): ¿Tan pronto?... Voy inmediatamente. – Se aleja-

Recibir una llamada del alto mando era equivalente a recibir una llamada del emperador en persona; la mente de Cromwell comenzaba a divagar, había pasado despierto los dos días que había durado el camino de regreso a la estación 505, su entrenamiento especial y modificaciones genéticas del “PROCESO DE POTENCIACIÓN” habían llevado su cuerpo a límites sobrehumanos, le habían permitido soportar sin problemas el inductor del sueño y las adversas condiciones durante el viaje; había empleado todo ese tiempo en pensar sobre el informe que debería darle al alto mando, pero jamás se imaginó que sería tan pronto. Finalmente, ingresa a la Holo-cubierta dos.

El elegante y pequeño salón estaba iluminado por una tenue luz amarillenta, con pulidas paredes negras en grandes bloques rectangulares cual enormes espejos, y una finísima alfombra roja cubría todo el piso de aquel pequeño salón; el agente especial Cromwell se ubica justo al medio, coloca su maletín horizontalmente sobre el alfombrado piso, y finalmente coloca su gorro, lentes y bastón sobre su portafolios a modo de mesa, nuevamente se pone de pie.

La luz de la pequeña habitación comienza a disminuir lentamente hasta hacerse casi imperceptible; cinco de los grandes y brillantes bloques negros frente a él comienzan a iluminarse a modo de pantallas; en ellos, aparecen cinco grandes siluetas de hombres, sumidas en la oscuridad.

La silueta ubicada en medio de las cinco inicia la conversación.

  • (Silueta central): - Con voz profunda y modificada- Agente especial Cromwell, bienvenido.
  • (Cromwell): - Colocando su puño sobre el corazón en venia de respeto- Señor Director, miembros del alto mando, me honran con esta reunión; ¿En que puede serviros esta humilde herramienta de la humanidad?
  • (Director): Nos informan que el elemento principal del proyecto “Prometeus” se encuentra en estos momentos en vuestras instalaciones.
  • (Cromwell): - Cabizbajo a modo de respeto- Acaba de llegar hace unos minutos, aún duerme; está sano y salvo en nuestras instalaciones, señores del Alto mando.
  • (Alto mando1): Dinos… ¿Es lo que esperabas?
  • (Cromwell): A decir verdad señores… Es mucho más de lo que esperábamos; este nuevo individuo sin duda abrirá las puertas a la creación de agentes realmente invencibles; su fuerza, resistencia, regeneración, reflejos, son… Son sencillamente increíbles, estoy convencido que sobrevivirá al “Proceso de potenciación” al menos dos o tres veces… Quizá más; el solo imaginarlo es… Tan emocionante como escalofriante.
  • (Alto mando2): Cromwell, eres de nuestros mejores agentes; comparado contigo… ¿Cuántas veces más poderoso esperan que pueda llegar a ser este nuevo sujeto?
  • (Cromwell): No lo sé con exactitud, las pruebas de mañana lo dirán… De momento. solo puedo decir que… Muchas.
  • (Alto mando3): Bah!... No nos enfoquemos en el sujeto, dinos… ¿Es replicable?
  • (Cromwell): Una vez que desentrañemos los secretos de su ADN, podremos comenzar a aplicar las modificaciones en los agentes más resistentes; en resumen, sí… Será replicable, los supersoldados pronto serán una realidad, solo necesitamos algo de tiempo.
  • (Alto mando4): - Tajante- Tiempo del cual no disponemos Agente.
  • (Cromwell): Perdón mis señores… Yo… he seguido sus designios al pie de la letra, si tal vez lo hubie…
  • (Director): - Interrumpiendo- Agente, perdone la rudeza del Almirante; ha hecho usted un gran trabajo para su imperio, y es de los mejores agentes que tenemos a nuestro servicio; sin embargo, la situación actual se ha tornado un poco incierta y peligrosa.
  • (Cromwell): Señor… No lo entiendo.
  • (Director): Permítame explicarle agente. Hace alrededor de un par de años enviamos un convoy de exploración militar hacia la región conocida como “El vacío”; el agente especial Mirkovich fue de encubierto a dicha misión a bordo del A.T Drakarius III.
  • (Cromwell): Supimos que el Agente especial Mirkovich había sido reclutado a una misión de Categoría 1A, al no volver en tanto tiempo pensamos que había desaparecido en el cumplimiento de su deber.
  • (Director): Recibimos información encriptada de él recientemente; finalmente, hemos ubicado a la civilización del vacío, la civilización primigenia.
  • (Cromwell): ¿La civilización primigenia?... ¿A qué se refiere?
  • (Director): La civilización original, los creadores de todo lo que conocemos; seres de tecnología y poder superiores a cualquier cosa con la que nos hayamos cruzado anteriormente.
  • (Cromwell): Pero Señores… No comprendo, están… ¿Están seguros de…?
  • (Alto mando1): Completamente. Los informes reportan que la nave de mando, el A.T Drakarius III se encontró con un artefacto en forma de esfera, artificial y operativo, de naturaleza alienígena en lo profundo del vacío, el material era extremadamente resistente y… Desconocido.
  • (Alto mando2): Un material coincidente con el contenido de los Oopart (Extrañas y antiguas esferas), encontradas en La Tierra, Centauri y Terra Prime; la antigüedad de estas esferas es de más de tres mil millones de años.
  • (Cromwell): Eso… ¡Es imposible!... Es anterior a la aparición de la vida en nuestra galaxia.
  • (Alto mando4): Los materiales en el interior de los Oopart y de la esfera encontrada por la Drakarius III coinciden en un 99,7% agente, no hay duda.
  • (Director): Así es agente Cromwell, hemos encontrado a la civilización que sembró la vida en nuestra galaxia, hemos encontrado a la raza creadora.
  • (Cromwell): - Impactado- Es… Increíble.
  • (Director): Han sido avistados por las más antiguas de nuestras civilizaciones hace miles de años; los antiguos habitantes de Terra prime los conocen como “Aureos”, en Alfa Centauri como “Inmaculados” y en La Tierra como “Ángeles”; se hacen llamar: “Arkalianos”, las imágenes encriptadas enviadas por el agente Mirkovich sobre el físico de estos seres, encajan casi a la perfección con las leyendas.
  • (Cromwell): Yo… Entiendo la situación actual, y comprendo los peligros que esto puede significar para el imperio, señores del Alto mando; sin embargo… - Pensativo-
  • (Director): Continúe Agente.
  • (Cromwell): Sin embargo… - Con decisión en la mirada- Donde hay riesgos, siempre hay oportunidades; sabemos de su existencia, pero… Si son tan tecnológicamente avanzados y tan poderosos como suponemos, entonces ¿Por qué no se han rebelado al resto de la galaxia hasta ahora? ¿Por qué no nos han atacado o intentado conquistar?
  • (Alto mando4): Las respuestas a esa pregunta son infinitas Agente, y todas y cada una de ellas serían solo especulaciones sin bases reales.
  • (Director): Es verdad, lo único que tenemos en claro son tres cosas; primero, somos los primeros en encontrar a la civilización del vacío; segundo, el obtener tecnología avanzada de miles de millones de años nos daría la supremacía absoluta en la galaxia; tercero, sean cuales sean sus intenciones, SON UNA AMENAZA LATENTE PARA EL IMPERIO.
  • (Alto mando1): Un gran peligro… Y una gran recompensa.
  • (Alto mando4): ¿Entiende ahora Agente la gran necesidad que proyectos como el “Prometeus” tiene para nosotros bajo estas circunstancias?
  • (Cromwell): - Asiente lentamente- Entiendo la inmensa responsabilidad que en estos momentos tengo en mis manos, señores del Alta mando; yo… No les fallaré, ¡Lo juro!
  • (Director): Sabemos que no lo harás Agente Cromwell, ni nosotros le fallaremos al imperio.
  • (Cromwell): Las decisiones que se tomen en las siguientes horas serán cruciales para el curso de la futura historia de la humanidad; debemos ser asertivos y en extremo cautos.
  • (Alto mando1): Finalmente, los hombres se enfrentarán a los Dioses.
  • (Alto mando3): Es el destino... La confrontación será inevitable.
  • (Director): No saquemos conclusiones aceleradas señores… De momento ganaremos tiempo y obtendremos mayor información sobre estos "Arkalianos" y sus intenciones, al menos hasta la culminación de los proyectos “Prometeus” y “Mandrágora”, serán decisivos.
  • (Cromwell): Os lo agradezco inmensamente señores, trabajaremos noche y día sin descanso en el proyecto “Prometeus”, ¡No os fallaré!.
  • (Director): Obtendremos la victoria a como dé lugar señores, no habrá sacrificio lo suficientemente grande para ello, ¡Ganaremos!... No importa el precio. Eso es todo Agente, puede retirarse. ¡Por la eterna gloria de la humanidad!
  • (Todos): - Colocando sus puños sobre el corazón- ¡Por la eterna gloria de la humanidad!

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • La seriedad y el oscurantismo de los humanos se hace ver a cada capitulo donde aparecen. ¡Me encantan! xD acaso seran estos los antagonistas de la historia?? nunca se supo que le pidio Thomas a Nik =(
  • En el año 3512, las civilizaciones humanas de los sistemas SOL, Alfa Centauri y Terra, formaban lo que el universo conocería desde ese momento como el Segundo Imperio Terrano; naciones humanas de diversos mundos, unidos por un único propósito: El dominio de todos y todo cuanto existe en la galaxia; y guiados por una única brújula: La ambición sin límites. Especies, mundos y sistemas completos caían a su implacable paso de conquista... Hasta que llegaron al sector ARK, ahí, en los oscuros confines inexplorados de la galaxia, tras siglos luz de vacío galáctico, aguardando en el exilio, un elemento imprevisto en la gran ecuación universal aparecería para cambiarlo todo, la humanidad estaba a punto de conocer a la raza creadora

    En el año 3512, las civilizaciones humanas de los sistemas SOL, Alfa Centauri y Terra, formaban lo que el universo conocería desde ese momento como el Segundo Imperio Terrano; naciones humanas de diversos mundos, unidos por un único propósito: El dominio de todos y todo cuanto existe en la galaxia; y guiados por una única brújula: La ambición sin límites. Especies, mundos y sistemas completos caían a su implacable paso de conquista... Hasta que llegaron al sector ARK, ahí, en los oscuros confines inexplorados de la galaxia, tras siglos luz de vacío galáctico, aguardando en el exilio, un elemento imprevisto en la gran ecuación universal aparecería para cambiarlo todo, la humanidad estaba a punto de conocer a la raza creadora

    En el año 3512, las civilizaciones humanas de los sistemas SOL, Alfa Centauri y Terra, formaban lo que el universo conocería desde ese momento como el Segundo Imperio Terrano; naciones humanas de diversos mundos, unidos por un único propósito: El dominio de todos y todo cuanto existe en la galaxia; y guiados por una única brújula: La ambición sin límites. Especies, mundos y sistemas completos caían a su implacable paso de conquista... Hasta que llegaron al sector ARK, ahí, en los oscuros confines inexplorados de la galaxia, tras siglos luz de vacío galáctico, aguardando en el exilio, un elemento imprevisto en la gran ecuación universal aparecería para cambiarlo todo, la humanidad estaba a punto de conocer a la raza creadora

    En el año 3512, las civilizaciones humanas de los sistemas SOL, Alfa Centauri y Terra, formaban lo que el universo conocería desde ese momento como el Segundo Imperio Terrano; naciones humanas de diversos mundos, unidos por un único propósito: El dominio de todos y todo cuanto existe en la galaxia; y guiados por una única brújula: La ambición sin límites. Especies, mundos y sistemas completos caían a su implacable paso de conquista... Hasta que llegaron al sector ARK, ahí, en los oscuros confines inexplorados de la galaxia, tras siglos luz de vacío galáctico, aguardando en el exilio, un elemento imprevisto en la gran ecuación universal aparecería para cambiarlo todo, la humanidad estaba a punto de conocer a la raza creadora

    En el año 3512, las civilizaciones humanas de los sistemas SOL, Alfa Centauri y Terra, formaban lo que el universo conocería desde ese momento como el Segundo Imperio Terrano; naciones humanas de diversos mundos, unidos por un único propósito: El dominio de todos y todo cuanto existe en la galaxia; y guiados por una única brújula: La ambición sin límites. Especies, mundos y sistemas completos caían a su implacable paso de conquista... Hasta que llegaron al sector ARK, ahí, en los oscuros confines inexplorados de la galaxia, tras siglos luz de vacío galáctico, aguardando en el exilio, un elemento imprevisto en la gran ecuación universal aparecería para cambiarlo todo, la humanidad estaba a punto de conocer a la raza creadora

    En el año 3512, las civilizaciones humanas de los sistemas SOL, Alfa Centauri y Terra, formaban lo que el universo conocería desde ese momento como el Segundo Imperio Terrano; naciones humanas de diversos mundos, unidos por un único propósito: El dominio de todos y todo cuanto existe en la galaxia; y guiados por una única brújula: La ambición sin límites. Especies, mundos y sistemas completos caían a su implacable paso de conquista... Hasta que llegaron al sector ARK, ahí, en los oscuros confines inexplorados de la galaxia, tras siglos luz de vacío galáctico, aguardando en el exilio, un elemento imprevisto en la gran ecuación universal aparecería para cambiarlo todo, la humanidad estaba a punto de conocer a la raza creadora.

    En el año 3512, las civilizaciones humanas de los sistemas SOL, Alfa Centauri y Terra, formaban lo que el universo conocería desde ese momento como el Segundo Imperio Terrano; naciones humanas de diversos mundos, unidos por un único propósito: El dominio de todos y todo cuanto existe en la galaxia; y guiados por una única brújula: La ambición sin límites. Especies, mundos y sistemas completos caían a su implacable paso de conquista... Hasta que llegaron al sector ARK, ahí, en los oscuros confines inexplorados de la galaxia, tras siglos luz de vacío galáctico, aguardando en el exilio, un elemento imprevisto en la gran ecuación universal aparecería para cambiarlo todo, la humanidad estaba a punto de conocer a la raza creadora.

    En el año 3512, las civilizaciones humanas de los sistemas SOL, Alfa Centauri y Terra, formaban lo que el universo conocería desde ese momento como el Segundo Imperio Terrano; unidos por un único propósito: El dominio de todos y todo cuanto existe en la galaxia; y guiados por una única brújula: La ambición sin límites. Especies, mundos y sistemas completos caían a su implacable paso de conquista; hasta que llegaron al sector ARK, ahí, en los oscuros confines inexplorados de la galaxia, tras siglos luz de vacío galáctico, aguardando en el exilio, un elemento imprevisto en la gran ecuación universal aparecería para cambiarlo todo, la humanidad estaba a punto de conocer a la raza creadora.

    En el año 3512, las civilizaciones humanas de los sistemas SOL, Alfa Centauri y Terra, formaban lo que el universo conocería desde ese momento como el Segundo Imperio Terrano; unidos por un único propósito: El dominio de todos y todo cuanto existe en la galaxia; y guiados por una única brújula: La ambición sin límites. Especies, mundos y sistemas completos caían a su implacable paso de conquista; hasta que llegaron al sector ARK, ahí, en los oscuros confines inexplorados de la galaxia, tras siglos luz de vacío galáctico, aguardando en el exilio, un elemento imprevisto en la gran ecuación universal aparecería para cambiarlo todo, la humanidad estaba a punto de conocer a la raza creadora

    En el año 3512, las civilizaciones humanas de los sistemas SOL, Alfa Centauri y Terra, formaban lo que el universo conocería desde ese momento como el Segundo Imperio Terrano; unidos por un único propósito: El dominio de todos y todo cuanto existe en la galaxia; y guiados por una única brújula: La ambición sin límites. Especies, mundos y sistemas completos caían a su implacable paso de conquista; hasta que llegaron al sector ARK, ahí, en los oscuros confines inexplorados de la galaxia, tras siglos luz de vacío galáctico, aguardando en el exilio, un elemento imprevisto en la gran ecuación universal aparecería para cambiarlo todo, la humanidad estaba a punto de conocer a la raza creadora.

  • 14
  • 4.59
  • 54

Estimados lectores. No tengo mucho que decir sobre mi, pero si sobre mis relatos; bueno, mi relato, ya que es un único relato programado para ser publicado en 21 capítulos aprox el primer tomo; serán 3 tomos en total, publicaré uno cada semana en mis posibilidades, y terminaré de publicarlos así nadie los lea, jejeje. Cierto... Si te gustaron no olvides por favor comentar y calificar, y si deseas info adicional o tienes alguna sugerencia para los siguientes capítulos, no dudes en hacérmelo saber. Espero me acompañes en esta aventura hasta el final, nos vemos en las estrellas.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta