cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

8 min
LAS GAVIOTAS
Infantiles |
11.06.19
  • 3
  • 1
  • 81
Sinopsis

A La gaviota Coral le daba miedo volar.

 

 

LAS GAVIOTAS

 

Jávea 3 de Junio del 2019

 

Autora Laureana Guardiola Catalá

 

A la gaviota Bonita la gustaba volar, alto muy alto,tenia curiosidad de saber, aquella inmensidad de azul claro precioso de donde provenía… pero por mas que volara. nunca conseguía llegar al final.

Al atardecer, bajaba y revoloteaba, junto con las demás al rededor de las barcas de pesca, que desechaban el pescado no apto para la venta. Antes de entrar a puerto.

No era muy experta, y lograba pillar pocos bocados, las demás mas mayores o mas entrenadas pillaban casi toda la comida. Pero un día la Gris. Le ayudo a coger comida, cuando quedaron hartas volaron hacia la gran mole del Cabo de San Antonio.

Se posaron en un saliente de las rocas.

Desde allí vieron como las ultimas barcas, de pesca, y los barcos de recreo, entraban en el puerto, dejando un rastro de espuma, largos, muy largos, detrás de ellos.

Que bonito le pareció a Linda.

Parece como si peinaran el mar_ Le dijo a Gris.

¿Donde vives_ pregunto este.

Pues… no lo se, hace poco vivía con mis padres, allá lejos, muy lejos, en el otro cabo De La Nao, cuando eche a volar ya no recre se mas.

Yo vivo aquí mismo, en aquella grieta resguardado del viento y la lluvia.

Que es la luvia.

Pronto lo veras,llega ya, el invierno , y veras que muchos días no sale el sol, y llueve.

Podías vivir aquí con migo, y tu pones huevos y tenemos pichones, entre los dos.

Bueno, ¿Que son pichones.

Ya veras te lo iré diciendo poco a poco.

Era cierto a los pocos días, empezó a caer agua de aquel cielo azul. Que se puso gris, y tenebroso.

Las gaviotas todas se refugiaron en sus grietas de las rocas, y solo salían a comer los días que hacia buen tiempo,otras volaron lejos, y las mas se fueron al otro lado de la bahía en el otro cabo.

Normalmente encubaban los huevos.

Linda tenia tres huevos que cuidaba con esmero, sentía una gran ilusión de hacerlo.

Gris, la ayudaba en todo, a encubar, y muchas veces le traía comida, cuando veía que ella no quería dejar sus tres huevecitos al cuidado suyo.

Linda a los pocos días de encubar los huevos sintió la necesidad de, poner otro. Era raro porque hacia mas de diez días, que estaba con los tres que había puesto,anteriormente uno cada día.

Aquella noche Gris llego y se puso a su lado, hacia frio y caían unas gotitas de agua como congeladas, el mar allá en lo hondo estaba con grandes olas, que al chocar contra las rocas, hacían espuma con grandes crestas blancas. El cielo tormentoso con nubarrones negros que relampagueaban, y tronaban con mucho estrépito.

Sintió miedo, y con la necesidad de poner aquel huevo, se acerco mas a Gris, que le acaricio su cabecita con su pico, a ella casi sin querer, se le salio el huevecito, que era pequeño, deformado, casi no tenia corteza, esta, era muy fina y reblandecida.

Lo cubrió amorosamente, con su parte de plumaje mas suave y caliente, y se durmió junto a Gris, que la acompañaba y le daba calor.

Al día siguiente salio el sol pero un sol, pálido y que casi no calentaba.

Gris, salio a comer, y cuando regreso,al rato le dijo que fuera a buscar comida, y volara un rato.

Linda estaba muy desmejorada, su plumaje, blanco y hermoso, estaba amarillento, y en muchos sitios pelado.

Tienes que volar y alimentarte, busca en el puerto, los moluscos, o caza peces, el mar esta calmado.

Cuando regreso ya mas repuesta, Gris le pregunto.

Lo he puesto esta noche ¿porque lo has apartado?

Porque ese no sirve, nacería mucho después, que los otros si es que nace,no podemos ocuparnos de estos tres y encubar al otro.

Ese dejalo aparte que no nazca.

No, no, Gris, yo quiero que nazca. Yo lo cuidare y veras que hermoso va a ser.

Empezó como una competición, Gris apartaba el huevo del nido y Linda lo ponía de nuevo, siempre en el mejor sitio, que tenia bajo su cuerpo.

Pasaron los días, y Linda se negó a dejar el nido, no quería que Gris apartara aquel huevecito, y no naciera el pollito.

Gris le traía comida, y la obrigava a volar todos los días .

El tiempo mejoro y ya el sol calentaba mas. De pronto un día, Linda vio que uno de los huevos, eclosionaba y un pollito mojado y sin plumas, se habrio paso entre los trozos de la corteza. Que ilusión le hizo a Linda, ver aquel pollito.

Cuando llego gris con comida, le dio el mejor bocado a su pollito

Al ida siguiente nació el otro, y al otro el tercero.

Gris no podía traer tanta comida , para todos, y mando a Linda, saliera del nido, y dejara aquel huevo, que seguro el pollo había muerto ya, si es que se formo algo de aquel huevo raquítico.

Linda se negó a ello y de nuevo vino la discusión entre ellos.

Los otros tres pollos eran voraces comiendo , y estaban hermosos con su principio de plumaje.

Cuando por fin nació el otro pollito, chiquirritico y feo, le faltaba una pata. Solo tenia una cosa bonita. Un pico grande de color coral, vistoso y hermoso.

Gris se negó a darle de comer, entonces Linda salio a buscar comida.

Casi no podía volar, de estar tanto tiempo quieta en el nido , y de comer poco estaba débil , pero a los pocos días se repuso, ya traía comida para sus poyuelos,

Siempre los mejores bocados eran para Coral, que fue como llamaron a aquel poyuelo, desgarbado y enclenque.

Ha finales de septiembre, los tres pollos ya eran grandes, y salían a volar y buscarse el sustento, un día no volvieron, al nido.

Linda y Gris, discutían por Coral, que era miedosa y no quería salir del nido.

Una noche de tormenta Gris se enfado, porque no quería a Coral con ellos en el nido, y salio a la orilla de la abertura, donde el precipicio hacia el mar se veía tenebroso.

Un rayo lo fulmino, y fue a dar al mar profundo .

Linda quedo muy triste por la muerte de su compañero.

Tienes que volar Coral, y procurarte tu sustento, ademas que es muy bonito hacerlo, se ve la inmensidad del mar, y la del cielo infinito, y parece que formes parte de ellos, y se divisan islas y continentes, el mundo es hermoso y grande. Para disfrutar de el.

Coral salia a la entrada del nido, y miraba el mar, y el cielo, le daba pánico, y se refugiaba allá en lo mas hondo del nido, resguardada de lo desconocido.

Linda le decía, _Venga, solo un vuelo por aquí cerca, yo lo hago a tu lado.

Pero Coral no podía, tenia miedo, ademas como solo tenia una pata, se arrastraba.

Linda la miro un tanto temerosa, y si no podía volar nunca, valerse por si misma, ella no podía hacerse cargo de ella eternamente.

Coral había mejorado mucho, tenia un plumaje blanco y hermoso brillante, y aquel pico rojo, contrastando, lastima le faltaba una pata, pero aquello no era impedimento, para no volar.

Un día despues de rogarle mucho que volara, emprendió el vuelo, y se fue lejos muy lejos, olvidándose de Coral, ella tenia que vivir de nuevo, y Coral aprender a vivir por su propio esfuerzo.

Coral salio a la entrada de la grieta, y batía las alas, un día una ráfaga de viento la derribo, y no tuvo mas remedio que volar, fue un vuelo corto, pronto regreso, al nido asustada, pero era tan bonito volar. Así voló de nuevo en varias ocasiones, el hambre la hizo bajar, cuando llegaban las barcas, y pudo comer.

Así cada día volaba cada vez mas alto.

Un día sintió la necesidad, de saber que había mas allá, y voló y voló alto, muy alto, hasta que diviso un pedazo de tierra , si era Ibiza, le dijeron.

Buscaría un sitio cómodo para anidar, y pasaría el invierno en aquella pequeña isla llamada  Ibiza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Me considero una aficionada, siempre me gusto inventar historias, mi familia decía que yo misma me creía mis cuentos y se reían. Pero ahora que ya estoy casi al final del camino, en ese rincón de mis sueños, logro ser feliz.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta