cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
LAS GOLONDRINAS
Reales |
13.11.17
  • 4
  • 3
  • 356
Sinopsis

El cesto quedó bailoteando unos segundos después que entró la pelota de papel que Raúl había hecho con el magazine del domingo. Afuera las golondrinas revoloteaban sobre el cableado eléctrico.

 – Éste periódico para lo único que sirve es para limpiar excremento–.  Dijo Raúl frunciendo el ceño y agregó enfurecido. – Las noticias de ahora sólo hablan basura.

Habiendo dicho esto tomó el control remoto y encendió la tele; en la pantalla apareció el Canal Trece, presentaban “Los tres chiflados”.

 – ¿Qué estás viendo? – Le preguntó su esposa al salir de la cocina con la bolsa del domicilio de medicamentos que le acababa de traer el mensajero de la botica.

– ¿No ves? Viendo la realidad del país–.  Le respondió y soltó una carcajada.

Frenando su petulancia, Raúl permanece inmóvil frente al televisor riéndose por cada una de las estupideces de estos intrépidos personajes.

– Eso lo dices porque aún sigues enojado por la pérdida de las elecciones; aun así sigues empeñado en seguir con esa maricada.  – Le dice su esposa entrando nuevamente a la cocina.

– ¡Qué va! Lo que pasa es que tú no entiendes como son las cosas en la política. Aquí todos sabemos que con el pueblo se puede esperar cualquier cosa e incluso la traición. La verdad, no puedo creer que publiquen que yo no estaba preparado para ganar estas elecciones;  si llevo muchos años haciendo gestiones de todo tipo en el municipio para las poblaciones más vulnerables. Para que me vengan a salir con esto. ¡No… que vaina! 

– Toma, come un poco – le interrumpió la mujer – te preparé tu filete favorito; vamos come, de lo contrario se te reventará la úlcera que traes – le continuo diciendo mientras le colocaba la comida en la mesa. – Ah, y no olvides tomarte las pastillas para la presión arterial después que comas. Aquí te las dejo al lado del jugo.

– No gracias, guárdalo para mañana en el desayuno. Tú sabes cómo me gusta la comida calentada de un día para otro. Además, se me ha quitado el apetito, ahora saldré a caminar un rato. En cuanto a las pastillas, cuando regrese me las tomo, ya estoy cansado de tragar tanta pepa, parezco un pavo.

Afuera, ya era el tiempo en que las golondrinas se posaban por las noches  en el cableando eléctrico. Raúl salió vestido de jean azul, camiseta blanca con un águila en la parte de adelante que tenía unas letras negras debajo que decía “Air Force”. En su mente seguía la idea del por qué el pueblo lo había traicionado. Parado en la acera de la calle piensa su próxima pisada, mira hacia arriba y ve aquellas peculiares aves, luego se percata que no venga algún vehículo por lo menos a unos veinte metros de distancia de ambos lados del carril para poder pasar; baja la mirada y se da cuenta que el asfalto está todo invadido de excrementos de ave; de hecho, Raúl logra percibir aquel olor nauseabundo y se tapa las fosas nasales con su pañuelo. Luego atraviesa la calle, precavido de que una de estas aves no lo cagara. En eso, tuvo la sensación de haber vivido esa experiencia ya, e incluso recuerda que más adelante uno de estos plumíferos  animales lo adornaría con una de sus deposiciones; así que cambió su trayectoria. Al estar del otro lado, ya seguro de las aves, siente un caliente en su hombro derecho. – ¡Carajo!–. Dijo enfurecido. – ¡Eche!, verdad que esto también pasaría–.  Agregó mientras se limpiaba con desagrado la camiseta con el pañuelo, al hacerlo volvió su mirada hacia el cableado eléctrico, las golondrinas lo miraban con ojos avasallantes. « ¡Ring, ring!» tocaron a la puerta, era el mensajero de la botica. Raúl se había quedado dormido leyendo el magazine del domingo. Al despertar lo observó, leyó y con furia lo arrugó hasta hacer una pelota de papel, que luego tiraría al cesto de basura.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 46
  • 4.62
  • 178

KARLOZ MAGNUS es el seudónimo utilizado por Carlos Mario Mesa Mejía, quien nació el 26 de agosto de 1986 en Montería-Córdoba, Colombia. Estudió sus estudios escolares en la Normal Superior de Montería, luego estudió un pre-grado en Licenciatura en Educación Básica Humanidades Lengua Castellana en la Universidad de Córdoba - Colombia y después de esto realizó con la Fundación Universitaria Católica del Norte sus estudios de Maestría en Educación. Actualmente se desempeña como Tutor Docente y a escribir un poco de literatura en sus tiempos libres.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta