cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

6 min
Las sombras
Terror |
20.04.17
  • 5
  • 6
  • 153
Sinopsis

Un extraño caso que sucede de uno entre billones.

El psiquiatra Hernán fue llamado urgentemente a media noche por el manicomio. Un nuevo y desquiciado paciente fue detenido. Sin dudarlo, se puso lo necesario y emprendió su viaje.

Atravesó las fantasmagóricas calles en donde ninguna valiente alma por pasear en tan tenebrosa noche, asfixiada por la bruma nocturna. Se adelanto varias veredas hasta quedar en un edificio cuyas fachadas eran de piedra. Luego se aproximo a una pequeña y estrecha puerta de hierro, cubierta de orificios de oxido y remaches de acero. Varias veces toco la puerta, aun cuando podía sentir el frio que impregnaba el espeso hierro el cual producía punzantes dolores en sus manos, pero paro hasta oír una voz saliente de la rendija.


-¿Quien es?- respondió una voz gruesa y avispada-, estamos ocupados con un paciente...

-Soy Hernán, el psiquiatra, déjeme entrar.

-Ha llegado en el momento perfecto, rápido, diríjase a la camilla en el segundo piso- dijo mientras abría la puerta con un leve crujido.

-Hernán corrió tras la camilla del paciente sin saber con lo que se toparía. El paciente padecía de una mezcla de males innumerable: su piel, achicharrada como un pollo rostizado; la respiración, corta y brusca, como un estruendo que resonaba constantemente alrededor de la habitación; de la piel brotaban chorros de sangre, bañando las sabanas con un nuevo color. Pero de alguna manera el paciente conservaba sus cinco sentidos intactos, quizás mas activos que el propio psiquiatra.

 

-Déjeme escapar, quiteme las correas o ellos vendrán por mi- decía con un tono adolorido y a su vez grueso-. Si continuo aquí me asesinaran.

-¿Quienes?

-Ellos -apunto con el dedo indice a unas sombras en la esquina de la habitación.

 

Hernán empezó a reflexionar sobre la situación del paciente. No tenia idea de como un ser humano podía sobrevivir en aquel estado, y aun mas cuando sabia que el estaba totalmente consciente de la concurrencia. Ademas observo minuciosamente que cada vez que el paciente abría sus pesadas y oscuras pestañas y miraba a oscuridad un ataque de pánico se apoderaba de sí, y provocaba que se estampara violentamente contra su cama, ademas de chillar como animal a cada golpe.

 

-¿Acaso usted no siente dolor?

El paciente esbozo una leve sonrisa.

-No, déjeme preguntarle ¿por que cree que deseo escapar?- dijo el paciente.

-Es un simple ataque de shock tras el incidente..

 

-!Estúpido! Ustedes los sabelotodos tienden a confiar siempre en la razón -grito el paciente con aire desasosegado-. Trate de mirar mas allá de las estrellas, de los universos, atraviese esa gruesa capa de lógica que todos tenemos, olvídese de la razón. Mas allá de nuestra capacidad mental yacen secretos imperceptibles para nuestros cinco sentidos, uno debe de abrirse ante todo conocimiento hasta ascender su mente a lo metafísico. Nuestra mente no es mas que un obstáculo, un órgano rudimentario desarrollado para simios. Acaso cree que el ser humano siempre tuvo estos cinco sentidos desde su aparición... No, reemplazamos nuestras antiguas percepciones con otras mas inútiles, pero fue hasta hoy que pude alcanzar lo imposible.

 

-¿Me esta diciendo que trascendió su mente como nadie antes pudo jamas?

-Sí, de hecho puedo percibir figuras que sobresalen, se agrandan y se desperdigan por todas partes, de hecho usted esta rodeado de todas ellas pero usted no se percata por su ignorancia.

 

Hernán miro al paciente con semblante de curiosidad. Dio media vuelta y salio por la puerta para dirigirse al salón de receso del personal. Allí encontró a su amigo el Dr. Santos a quien comenzo a entablar una amistosa y profesional conversación.

 

-¿Y como te ha ido hoy Hernán?

-En resumen, me han despertado para atender un serio caso de demencia y tal vez esquizofrenia en un paciente que dice tener dotes sobrehumanos.

-Ah, ese paciente- respondió Santos rascándose suavemente la nariz-. Me dijeron que se paseaba por las veredas a estas horas como si nada pero cuando intentaron atraparle, ataco a varios guardias y se necesito mas de cinco para contenerle.

-La verdad, Hernán, es que no se como puede sobrevivir en tal estado... Sera que habrá hecho un pacto con satanás- al iniciar su respuesta comenzó con cierta postura de duda pero una vez dicha la palabra satanás se estremeció ligeramente.

-¿Crees en satanás?- se dirigió burlescamente a Santos- Creo que no eres un medico de verdad.

-Creer en el no te convierte en un pseudomédico, ¿sabes?

Fuertes gritos de auxilio invadieron la sala de receso. Hernán saco la cabeza por la puerta y escucho que provenían de la sala del desquiciado paciente. Dejo a su amigo atrás y corrió a la puerta del paciente. Abrió la puerta con gran brío pero solo pudo  ver  una silueta luminosa y  rojiza con forma humanoide en un principio debido la extensa sombra que impregnaba la habitacion. La temperatura empezo a incrementarse; el empezo a sudar.

 Pero una vez que se disipo la sombra y silueta lo único que pudo ver fue la sopa humana encima de la cama del paciente. Los órganos revoloteaban en la sangre y esta misma  se escurría como cascadas y lagos con una geografía de largas cordilleras de piel y grasa humana. Hernán se tapo los ojos y vomito en el cesto de basura mas cercano. El paciente ya no estaba, lo único que quedaba era el cóctel humano que emitía un inmenso calor similar a un horno industrial de magma.

La mente de Hernán nunca jamas pudo olvidar el suceso que provoco su inmediata renuncia. Y hoy día no es mas que un simple hombre huraño y alcohólico que vaga por los lóbregos pasillos de su pequeña residencia, esperando su gran ansiada muerte.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muy buenooo
    Pon de titulo “Las sombras” nada mas, “acosadoras” sobra. Faltan acentos. Me gusto, esta buena ;) Revisa los dialogos, no me suena a conversacion natural. Dilos en voz alta y talvez entiendas a lo que me refiero. Al final dices que el hombre ya no estaba y que solo habia un “coctel humano”, no entiendo. A el no le paso nada para volverse alcoholico, talvez si hubiera perdido un hijo o a su esposa, o algo le hubiera pasado a el.
    Edítalo y déjalo esta bárbaro. Es original y bien escrito. Abzo
    Vaya, se me han pasado por alto todos esos detalles. Igual, gracias por comentar, tomare a consideración lo que me has dicho para el próximo relato.
    Por último jajaja vuelvo a opinar xq me gustó mucho. El título y la sinopsis le quita intriga. No me digas mucho cosa q me atrape más. X ej el título x decir algo puede ser "sombras" o el psiquiatra o la mailla etc sólo son ideas q no dan muchas pistas y la sinopsis la borraria. Es mo humilde opinión. Yo trato de que me comenten y de esa manera debido cosas q el lector ve y nos personajes no. Abrazos
    Me encantó! 5*. Una opinión humilde si es q suma. Al final el cierre dicen los q saben no usar el nunca el siempre y demás. El personaje me lo creo y tal vez yo no me sienta en la necesidad de volcarme al alcohol ante esa situación , más aún, la deseperacion del psiquiatra me parece que se debe transmitir con imágenes que a mi me lleven como lector a concluirá su desgarradora situación emocional. Espero q se entienda mi comentario y que sume. Me encanta como escribes y usas los recursos. Pasaría un poco la nomas. Abrazo y felicitaciones
  • Una hora, cuenta regresiva.

    La nave GEA esta apunto de toparse con el futuro.

    El estrecho camino llega a su fin.

    Un enamorado pronto descubrirá los pensamientos mas íntimos de su amada.

    Un extraño caso que sucede de uno entre billones.

    Con su nave puntiaguda, el astronauta deberá enfrentarse a las adversidades.

    Un recuerdo acosador que no abandona.

  • 10
  • 4.64
  • -

Un aficionado común.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta